Afianzan cultura de la legalidad

Samuel Valenzuela Ortega 


En torno a la inseguridad pública y a las exigencias ciudadanas por revertirla, concurren toda una variedad de factores que van desde la percepción social y condiciones de origen que la propician, hasta las estrategias de instancias de gobierno para enfrentarla y la credibilidad y confianza ciudadana en esas tareas.
Durante seis años, en Sonora se hizo un gobierno a contracorriente de lo que debería ser una política pública prácticamente inercial para arraigar la cultura de la legalidad en la sociedad y más bien se prohijó desde el mismo sector oficial la cultura de la impunidad y que bastaba meter inteligencia a actos ilegales para eludir riesgos judiciales.
A la vez, las instancias de procuración de justicia, léase la Procuraduría y la Secretaría de Seguridad Pública, entraron en un dramático proceso de omisiones y relajamiento, al ser utilizadas como instancias electorales e instrumentos de presión política contra segmentos de oposición, complementándose lo anterior con el histórico bache en el área de la impartición de justicia con un Poder Judicial de tapete y de pinicuchi ante el Poder Ejecutivo.
Aún recordamos los severos diagnósticos en dichas áreas expuestos al asumir sus encargos el procurador Rodolfo Montes de Oca y el de Seguridad Pública, Adolfo García Morales, así como el alcalde de Hermosillo, Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez, con graves carencias materiales y un personal desestimulado, sin liderazgo y al garete.
Lo ocurrido a partir de entonces y que se aplica a todos los municipios de Sonora, demuestra que el combate a la inseguridad pública y a los delincuentes es una tarea de largo plazo, multisectorial y que si bien la sociedad reclama resultados inmediatos, éstos tienden a ser un producto que se consolida gradualmente como efecto de una combinación virtuosa entre la efectividad y presencia de las acciones judiciales, y las tareas de prevención que se despliegan prácticamente desde todas las dependencias de gobierno, en coordinación con ayuntamientos y la federación.
No ha sido sencillo revertir los nefastos efectos de las conductas sociópatas y las incompetencias de Guillermo Padrés, Carlos Navarro, Ernesto Munro, entre otros, así como tampoco revertir esos acto-reflejos de segmentos de la sociedad dados a la imitación y dispuestos a aprovechar las coyunturas de la impunidad para incurrir comportamientos ilícitos.
Un gobierno honesto y transparente; el encarcelamiento del mismo exgobernador por sus raterías; responsables de la procuraduría y de seguridad pública honorables y dedicados; equipamiento y capacitación, así como fortalecimiento a la dignidad de los cuerpos policiacos; reforzamiento de la capacidad de respuesta de corporaciones municipales; más efectivo el trabajo de inteligencia; restitución de la decencia en el Poder Judicial y campañas de prevención por parte de la Secretaría de Educación, de Salud, del Instituto Sonorense de la Juventud, del Instituto Sonorense de la Mujer, y alternativas mejores y mayores de empleo, comienzan a reflejarse en los indicadores y mediciones sobre el índice delictivo en Sonora.
Por supuesto que hay quienes niegan y se aferran a que son insuficientes los esfuerzos desplegados o que estos no han sido bien aplicados, pero los hechos hablan por sí mismos, porque que mayor disuasión puede ser para los roba carros el que haya una efectiva estrategia de recuperación y detención de responsables o que sea creciente la participación de la gente para desterrar a los rateros de sus colonias, saldo que seguramente será mucho mejor cuando dentro de poco estrenemos nuevas luminarias en vastas zonas urbanas ahora a oscuras.
El esfuerzo es de largo plazo y debe ser sostenido principalmente con el ejemplo y la creatividad, siempre viendo primero el interés popular, para de esa forma mandar un mensaje a la sociedad bien intencionado que se traduzca en efectividad policial y una impartición de justicia sin sesgos, como ocurre en esta primera fase del gobierno de Claudia Pavlovich.
Desde esa perspectiva la sociedad sonorense debe tener la confianza de que el trabajo se está haciendo y que si bien no faltarán los imprevistos actos delicuenciales, se cuenta con los instrumentos para perseguir y dar con los responsables y más si la participación ciudadana hace su parte desde el mismo seno familiar y desde el círculo de amigos.
Y qué mejor mensaje para la gente el que el procurador Montes de Oca se haya aplicado el examen antidoping e igual lo hayan hecho todos los Agentes del Ministerio Público, el Fiscal Anticorrupción, Odracir Espinoza, el director de la Policía Estatal Investigadora, Manuel Angel Barrios y todos los agentes de la PEI, para hacer un total de alrededor de 900 pruebas y tenemos entendido que esa esa demostración de asepsia se extenderá a la Policía Estatal de Seguridad Pública y a integrantes de cuerpos de seguridad pública de todos los ayuntamientos de la entidad.
Podríamos considerar que dicho ejercicio se enmarca en la campaña contra las adicciones puesta en marcha por la gobernadora Pavlovich que aunque le pone énfasis en el combate y prevención al consumo del cristal, cubre un amplio espectro, y predicar con el ejemplo como lo hizo nuestro amigo “El Rudy”, es un buen punto que deberá ser imitado.
En ese contexto, también el diputado David Palafox aporta lo suyo al proponer una demostración más por parte de los servidores públicos para ganarse la confianza de los ciudadanos, ya que además de su declaración patrimonial, conflicto de interés y fiscal, también propone se apliquen examen antidoping y presenten una carta de no antecedentes penales o sea en lugar de 3 de 3, que sea 5 de 5.
Como un acto de transparencia y compromiso en la lucha contra la corrupción, calificó el creativo legislador dicha propuesta, en el curso de una comparecencia ante medios de comunicación acompañado del doctor Félix Higuera, director de Salud Mental; Selene Vélez, de la Asociación Civil Amor y Convicción; la doctora María Batriz, directora de la Clínica de Rehabilitación San Gabriel y Luis Fernando Torres, subdirector del Centro de Investigaciones Parlamentarias del Estado de Sonora, así como del ex director de Sonora Ciudadana, Guillermo Noriega Esparza y Miguel Ángel Figueroa Gallegos, dirigente de la Canaco Hermosillo.
Certificar a los servidores públicos es una propuesta de origen de la gobernadora Pavlovich y la propuesta del diputado va en esa dirección, faltando sólo que sea elevada a rango de ley, con el fin de fortalecer la probidad que un servidor público debe garantizar a los ciudadanos, destacando la posibilidad de que se incluyan también exámenes psiquiátricos para determinar si un servidor público tiene las facultades mentales para un buen desempeño de su encargo.
Buena la propuesta, que de haberse aplicado al gabinete de Guillermo Padrés y a él mismo, nos hubiéramos ahorrado seis años de corruptelas e incompetencias.
Por cierto y a propósito de la necesidad de afianzar la cultura de la legalidad, vaya la irresponsabilidad de la diputada Célida López, quien en una de sus tradicionales catilinarias en el pleno de la legislatura sonorense, justificó la comisión de actos ilícitos de quienes los cometen para dar de comer a sus hijos, como es el caso de pescadores que utilizan artes de pesca prohibidos.
La legisladora del PAN urgió reformar la ley de pesca para legalizar el uso de artes de captura de especies en el Golfo de California hasta ahora prohibidas pero que son usadas por trabajadores del mar para dar de comer a sus hijos. Falta solo que proponga legalizar el abigeato “controlado” con el mismo fin o que las tiendas departamentales no persigan a farderas.
Y la flamante titular de comunicación e imagen del gobierno de Sonora, Ivonne Andrade se estrenó como representante de la gobernadora Pavlovich al presidir la reunión de la Junta Directiva de Radio Sonora, en donde la directora de ese medio de comunicación, María Elena Verduzco, presentó un informe de lo realizado en los últimos tres meses, además de plantear diversas acciones  para avanzar en el propósito de consolidar los vínculos entre los servidores del gobierno del Estado y los sonorenses.
Buena la propuesta de trabajo para el mediano plazo de que la señal de Radio Sonora alcance una cobertura del 100 por ciento del territorio sonorense, ya que actualmente anda por el 98 por ciento con 27 repetidoras y su estación central.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *