La sequía se combate con más agua


Por Alberto Vizcarra Osuna

 

El título que encabeza este texto podría ser una perogrullada, pero las expresiones lógicas y obvias apremian cuando existen camarillas maliciosas interesadas en promover y alentar la confusión. Los episodios de sequía son recurrentes y cíclicos. Toman mayor acento en las regiones semidesérticas, como Sonora y otras. Estos eventos no son fatalidades, sino desafíos a la inteligencia humana y a las instituciones que gobiernan.

 

La historia de uno de los principales afluentes hídricos de Sonora, el Río Yaqui, está muy marcada por estos periodos de sequía. Algunos de ellos ocurrieron mucho antes de que se levantaran las estructuras y presas que regulan las aguas de este río. Cala hondo en la memoria la sequía del 2003, cuando las tres presas que integran el sistema de la Cuenca del Río Yaqui, se observaron secas y el Valle del Yaqui se quedó sin cultivar. Se tuvo que establecer una batería de bombas sobre el vaso del la presa Álvaro Obregón para bombear agua y atender los requerimientos de consumo humano del municipio de Cajeme.

 

En el verano de ese año, algunos de quienes en los últimos siete años integramos el Movimiento Ciudadano por el Agua, reposicionamos la discusión en torno a los grandes proyectos de infraestructura hidráulica que México se trazó desde los años sesenta, precisamente para hacerle frente al lacerante problema de la sequía en el norte del país y a las frecuentes inundaciones en el sureste. Con modificaciones técnicas sustantivas replanteamos el Plan Hidráulico del Noroeste (PLHINO), y el entonces gobernador del estado, Eduardo Bours Castelo se comprometió con el proyecto que representa aportarle ingentes volúmenes de agua a Nayarit, Sinaloa y Sonora.

 

Al gobernador Bours Castelo, no le asustaban los desafíos y mostró una predisposición a pensar en grande. Su compromiso con el impulso del PLHINO, no fue menor. En uno de sus encuentros con Felipe Calderón, lo trató de comprometer con este gran proyecto y el entonces presidente exhibió la mediocridad que caracterizó a su sexenio: se le hizo muy caro.

 

Como resultado de esta mediocridad y del empoderamiento de grupos privados en el manejo de las aguas nacionales, la política de gestión de más agua sufrió un revés en Sonora y posteriormente el mismo gobierno de Calderón, hermanado con el delincuente de Guillermo Padrés, hicieron todo y de todo para imponer el absurdo de repartir el agua que no alcanza con la operación ilegal del Acueducto Independencia. La antítesis del PLHINO.

 

Con el gobierno de Claudia Pavlovich Arellano, se retoma con determinación la política de gestión de más agua. En marzo pasado, la gobernadora presentó una iniciativa con carácter de decreto al Congreso del Estado, la cual fue aprobada por unanimidad y establece que la política de gestión de más agua con la tecnología de la desalación debe de ser considerada una prioridad de estado. La iniciativa también sostiene que las primeras ciudades a ser beneficiadas con la desalación de agua de mar son Guaymas-Empalme y Hermosillo.

 

Infiere la misma iniciativa que el Acueducto Independencia es una obra que le quita agua a otras zonas que la necesitan para su consumo y para la actividad agrícola, además de reconocer que sobre esta obra existen proceso judiciales en contra de su operación y resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que están en vías de cumplimiento por instancias federales.

 

Es evidente que el fortalecimiento de la política de gestión de más agua es lo que nos dará también la fuerza para que los procesos judiciales caminen en dirección a la cancelación del Acueducto Independencia. Quienes en tiempos recientes se han dado a la tarea de pretender debilitar esta política, atienden más a sus agendas electorales que a la solución de este grave problema. Se empeñan en rehacer el escenario de división que se vivió durante el gobierno corrupto de Padrés y le escatiman el reconocimiento y el apoyo a la política de más agua que sostiene la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano.

 

 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *