Problemas federales “hacen ruido” en Sonora


Diversos problemas de responsabilidad federal están “metiendo ruido” a la paz social que se vive en Sonora, pero por fortuna la mayoría de los casos está siendo atendido en diversas instancias estatales y federales para buscarles solución.
El más sonado de los problemas que tiene varios meses en la polémica, es el de la instalación y operación del gasoducto de gas natural que cruza Loma de Bácum, y al cual se opone un grupo de yaquis de esa región.
Luego de la llegada de policías federales para supervisar los daños ocasionados al gasoducto por yaquis de Loma de Bácum, el grupo indígena se opuso a la reparación, y exigieron que la tubería de ductos sea retirada y colocada a 30 kilómetros de la comunidad.
Desde este miércoles, representantes del gobierno estatal y federal iniciaron una mesa de negociación con representantes de los yaquis opositores para encontrar una solución a este problema que afecta el desarrollo del sur de Sonora al evitar el suministro de gas natural a las empresas y a la CFE.
El asesor jurídico de los yaquis de Loma de Bácum Rodrigo González Enríquez, asegura que el gasoducto es un riesgo para 10 mil habitantes al estar colocado a tres kilómetros de la comunidad, y que una explosión afectaría a habitantes instalados hasta a seis kilómetros de distancia de la tubería de gas natural.
Trascendió que el problema real no es la oposición para garantizar la seguridad de los yaquis, sino la intervención de un grupo externo denominado “Alianza de la Madre Tierra”, que asesora a los indígenas para que exijan 200 millones de pesos a la empresa “Gasoducto de Agua Prieta”, para dejar pasar la tubería de gas por sus tierras.
Esos temas y más, de seguro se analizarían en la mesa de negociación iniciada este miércoles en Hermosillo entre autoridades estatales y federales con yaquis de Loma de Bácum, y en una reunión más este jueves donde estaría presente el comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México, Jaime Martínez Veloz.
Los yaquis rebeldes a través de su asesor jurídico advierten de que lograrán una solución en forma pacífica y respetando el estado de Derecho, por lo que de antemano se descarta otro estallido de violencia en esa comunidad, pero todo puede suceder si procede el desalojo de indígenas, porque un grupo minoritario no puede decidir sobre el progreso de las mayorías, y en este caso, siete de los ocho pueblos yaquis avalan el paso del gasoducto por sus tierras.
Otro problema federal que mete ruido a la paz social es la participación de grupos en la toma de casetas de cobro en la carretera Hermosillo-Nogales y en la de Esperanza en Cajeme, en supuesta protesta por los “gasolinazos”, aunque ahora hasta reclaman que la rúa federal no tenga rutas alternas, siendo que desde hace tres décadas funciona de esa manera utilizando caminos vecinales en algunos tramos. 
Los grupos que liberaron las casetas son “El Pueblo Unido por Sonora” y “Mujeres Activas de Sonora”, los cuales exigen el libre tránsito por la carretera federal. Ya fueron desalojados hace varias semanas, pero volvieron a liberar las casetas con un amparo en sus manos, por lo que el conflicto otra vez va para largo.
Siguiendo con la carretera de Cuatro Carriles, un Juez de Distrito concedió un amparo a los ejidatarios de San José de Guaymas mediante el cual se suspenden los trabajos de modernización de esa rúa federal que atraviesa tierras federales que son reclamadas por los afectados por ser despojados de manera ilegal de 80 hectáreas en un tramo de 6 kilómetros de la vía federal en la nueva ampliación.
Por lo anterior, la SCT que dirige en Sonora Javier Hernández, y la empresa constructora Dicusa, tendrán que brindar alternativas de solución a los ejidatarios que mucho tienen que ver con muchos pesos y centavos, pues exigen 110 pesos por metro cuadrado de sus tierras invadidas para ampliar la Cuatro Carriles.
Para acabarla de amolar, la Cuatro Carriles es hora el ring hasta de productores agropecuarios contra el gobierno federal, pues los agricultores del sur protestaron a la altura del ejido Francisco Sarabia, cerca de los límites con Sinaloa, por la tardanza en la autorización del nuevo precio del trigo. 
Dice la información que en el bloqueo de la carretera internacional participaron decenas de agricultores de Navojoa, Alamos, Huatabampo y de la zona Fuerte Mayo, quienes agobiados por las deudas exigen un precio emergente de seis mil pesos por tonelada de trigo, pero que la Sagarpa y Hacienda federal los tienen con puras promesas desde hace varias semanas.
Y hasta el robo de combustible enciende los “focos rojos” de alerta en Sonora, por el daño económico que representa para Pemex, pero sobre todo por el riesgo de que la ordeña cause una explosión que se convierta en tragedia. 
Elementos del Ejército Mexicano, de la Policía Federal y del área de Seguridad Física de Pemex, descubrieron tomas clandestinas en distintos puntos de los 140 kilómetros de ducto en la región de Empalme, como parte del operativo contra el robo de combustible, deteniendo a dos “huichicoleros” o ladrones de combustible.
Por supuesto que el principal problema de índole federal que es “la piedra en el zapato” para los gobiernos estatales, es la ola de violencia del crimen organizado, aunque Sonora dista mucho de tener los escenarios violentos del sur del País, pero requiere mayor participación de la Policía Militar y de la Gendarmería, así como de otras instituciones, como Semar, para evitar que el cáncer social del narcotráfico afecte más a la entidad.
CONDENA SUILO AL PAN POR ATACAR AL MALORO
En reunión con integrantes de la Mesa Cancún, el secretario del Ayuntamiento de Hermosillo Jorge Suilo Orozco, condenó el golpeteo del PAN contra el alcalde Maloro Acosta y su administración porque se oponen a los beneficios para los hermosillenses.
El funcionario municipal consideró que el Maloro Acosta resuelve problemas de fondo en beneficio de Hermosillo, por lo que consideró que la oposición critica lo que no hicieron las pasadas administraciones panistas.
“Traen campaña mediática y en redes sociales pagadas para atacar al alcalde; la oposición panista trata de desestabilizar al gobierno municipal y al Municipio, pero trabajo mata grilla”, dijo el ex delegado del Registro Agrario Nacional y de Semarnat en Sonora.
“Se me hace cínico que el PAN lucre con el tema de la seguridad, que lucren con el trabajo que no hicieron al dejar crecer el narcotráfico en administraciones anteriores”, dijo Suilo al exhortar a los partidos de oposición a sumar esfuerzos con los tres niveles de gobierno aportando propuestas de solución.
Respecto a la campaña panista, el secretario del Ayuntamiento consideró que al ex candidato panista a la alcaldía Damián Zepeda aún no le sana la herida de la derrota propinada por el Maloro en la lucha por la alcaldía, pero los ataques son sin sustento por parte de un partido albiazul que carece de credibilidad.
Suilo Orozco advirtió que seguirá la mano dura de la policía municipal contra “macheteros” y delincuentes, porque reconocen que hay un problema de inseguridad, por lo que no bajarán la guardia y seguirán atacando con firmeza a la delincuencia. De eso y mucho más habló a los cancunes Suilo Orozco, quien sobre sus aspiraciones políticas, recordó que el político que respira, aspira. Por lo anterior, no hay que darlo por muerto. (g_navarro_ruiz@hotmail.com)

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *