Que el “Zurdo” sigue siendo Delegado, pero ya no manda en la SCT



Los accidentes registrados durante el pasado fin de semana -y en los cuales perdieron la vida cinco personas en un período de 20 horas-, ha sido una de las rachas más trágicas que hemos sufrido en el tramo carretero de Hermosillo a Guaymas.

Con este tipo de accidentes, nos viene a la mente la razón por la cual a esta vialidad se le conoció como “la carretera de la muerte”; aunque años atrás era porque solamente tenía un carril de ida y otro de venida.

Ahora, a pesar de que hay una carretera de doble carril y con miras a convertirse en autopista, las condiciones son pésimas y sumamente inseguras para los automovilistas y sus familias.

Las innumerables desviaciones y la negligencia de las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), son situaciones que sufren miles de sonorenses y turistas que cruzan por nuestro Estado.

Resulta necesario decirles que, independientemente de que muchos accidentes son provocados por las distracciones de los automovilistas, no debemos descartar que la mayoría de los tramos de la carretera se encuentran destrozados porque están en período de rehabilitación -o cambiando de materiales de asfalto a cemento hidráulico-.

Y como lo hemos dicho en comentarios anteriores: qué bueno que se están haciendo estas reparaciones...

Pero es necesario que le pongan el acelerador para terminar lo más pronto posible.

El delegado de la SCT en Sonora, Javier Hernández Armenta, al no querer contratar más empresas para concluir con los trabajos, ha dependido exclusivamente de las constructoras que obedecen a sus intereses y donde se dice -en el gremio de la construcción- que también son de su propiedad, ya que es dueño de un buen número de acciones.

De hecho, recuerdo que -en una de sus primeras apariciones públicas como nuevo titular de la dependencia en Sonora- informó que las obras quedarían terminadas a más tardar para el primer semestre del 2018; pero en una entrevista radiofónica que le escuché esta semana con María del Socorro Rodríguez, se extendió un poco más y dijo que será hasta que termine el mandato del presidente Enrique Peña Nieto.

En pocas palabras, pues, la carretera quedará lista hasta diciembre del próximo año.

Si bien nos va.

Porque si llueve, de seguro se vuelven a atrasar.

A últimas fechas, aparte de permitir que la Constructora Gluyas tenga actualmente sus oficinas en la Delegación Estatal de la SCT, también ha habido situaciones polémicas a cargo del titular de esta dependencia en Sonora.

Provoca curiosidad que el “Zurdo”, acostumbrado a mantener la rectoría de todo lo que hace como político de carrera, ahora se encuentre delegando funciones a personas que -me dicen- no cuentan con la capacidad para desempeñar determinadas funciones.

Una señora con amplia trayectoria en acciones partidistas en los barrios al sur de Hermosillo, cuenta con el apoyo y la aprobación de Hernández Armenta para hacer y deshacer lo que ella quiera.

Se dice, incluso, que muchas de las decisiones que se toman en el Centro Regional de la SCT (o Delegación, pues), vienen por parte de esta dama y no del titular, pues éste -“El Zurdo”- ha pasado a segundo término.

Aunque me informan que oficialmente la señora no cuenta con plaza o base como trabajadora, ella se hace cargo del Programa de Empleo Temporal (PET), el cual ha sido saqueado -tradicionalmente- por los Delegados de la SCT en turno.

Y créame que en el caso del “Zurdo”, no es la excepción.

Aunque ya no mande al 100%.

Bueno, amigos. Por esta semana es todo.

Seguimos el lunes.

Facebook Eugenio Madero Samaniego
 
 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *