La construcción de un hospital y el oficio político de convencer

Incomprensible para el común denominador de los ciudadanos hermosillenses, la controversia iniciada por un grupo de vecinos moradores de las colonias del sector de la calle Colosio poniente, por oponerse a la construcción de una obra de alto impacto social como es lo es un hospital de especialidades en los terrenos contiguos al hospital Cruz del Norte, obra que fue anunciada por el Secretario de Salud federal, José Narro Robles, la cual tendrá una inversión cercana a los mil millones de pesos y que representa la mayor inversión en salud en  la historia en nuestro estado.

El gobierno del estado preparó una batería de obras adicionales a la  hospitalaria, destinando 400 millones de pesos en inversión para modernizar vialidades, consistentes en un paso a desnivel en la calle Colosio y Solidaridad; la ampliación del boulevard Quintero Arce y su prolongación hasta el Vado del Río, junto a la avenida Paseo Las Quintras; la prolongación del boulevard Navarrete hasta El Chanate y la construcción de un colector de aguas residuales para evitar afectaciones y encharcamientos en la zona.

Las legítimas inquietudes de los vecinos del sector Colosio fueron expresadas y resumidas en una carta enviada a la gobernadora Claudia Pavlovich en la que exponen varios puntos.

Sus inquietudes se circunscriben principalmente en la posible pérdida de plusvalía de sus propiedades, por la ubicación del nuevo hospital en el sector; el incremento de ambulantaje en la zona, el incremento de indigentes; el aumento de la inseguridad y la alteración del flujo vehicular que un hospital de tal magnitud, evidentemente acarrearía a la calle Colosio y vías alternas por la falta de vialidades adecuadas.

Mención aparte merece uno de los puntos de la referida carta que refleja mucha de la mezquindad que el ser humano pueda guardar y que dice lo siguiente: “El público al cual está destinado principalmente el hospital no es principalmente al nivel socioeconómico de la zona”.

La historia de nuestro estado nos dice que siempre las grandes obras, han encontrado oposición de sectores de la sociedad hermosillense, por citar algunos ejemplos, cuando familias acaudaladas de Hermosillo de la época de finales de los años treinta e inicios de los cuarenta, se oponían a la construcción de la Universidad de Sonora en terrenos donde actualmente se encuentra nuestra máxima casa de estudios.

Cuando el general Abelardo L. Rodríguez trazó con un lápiz en una servilleta frente a un grupo de colaboradores lo que hoy es la principal calle de nuestra ciudad, el boulevard que en honor lleva su nombre, los ricos de la época pegaron el grito en el cielo, argumentando que la obra impediría el progreso de nuestra ciudad. ¿?...

Pero hay otro pasaje de la historia que habla del buen corazón y solidaridad de la sociedad hermosillense.

Cuando México decide declarar la guerra a Alemania para entrar a la segunda guerra mundial en 1942, nuestro país envió al escuadrón de aviación militar 201 a combatir en el pacifico contra las fuerzas japonesas, varias bajas hubo del lado mexicano, por lo que en muchos estados de la república organizaron una colecta para comprar más aviones de guerra que reforzaran a nuestra fuerza aérea en la llamada “gran guerra”.

Sonora no fue la excepción y se comenzó con la colecta en nuestra ciudad entre las familias adineradas, lográndose recabar una importante suma de dinero, pero la rendición del ejército alemán en 1945, para dar por terminada prácticamente la segunda guerra mundial, hizo innecesaria la compra de más aeronaves.

En una gran muestra de solidaridad y buen corazón, las familias representativas de la sociedad hermosillense decidieron encausar los recursos recaudados para la construcción de un Hospital público que contara con el mejor equipamiento posible y los mejores doctores de la época para que habitantes de todo el estado recibieran atención medica de calidad, es así como nace hace 69 años el Hospital General del Estado.

Creo que definitivamente cualquier inquietud de los vecinos del sector Colosio poniente es legítima, es obligación del Gobierno del Estado responder a todas esas inquietudes de los inconformes y ejercer también la obligación que tiene de tomar decisiones en beneficio de una gran mayoría.

Para aquellos que están preocupados porque sus propiedades perderán plusvalía, les recuerdo que uno de los sectores de la medicina pública más abandonados, es y ha sido, la medicina psiquiátrica.

Por la calle Colosio y boulevard Quintero Arce, existe desde hace más de 40 años el hospital psiquiátrico Cruz del Norte, probablemente muchos de los vecinos de la zona ni siquiera estén enterados que existe y evidentemente ni la plusvalía de sus propiedades se ha perdido, ni existe ambulantaje ni se ven las oleadas de indigentes que tanto temen.    

El OFICIO POLÍTICO QUE HACE LA DIFERENCIA

Funcionarios del gobierno del estado acudieron a reuniones con los vecinos del sector Colosio para responder sus inconformidades y dudas sobre la construcción del hospital de especialidades, fueron dos reuniones, podría decir que una de luz y la otra de oscuridad.

Estuve presente en la realizada en el centro de capacitación de la Secretaría de Salud que encabezó la Jefa de Oficina del ejecutivo estatal, Natalia Rivera, acompañada del Secretario Ricardo Martínez de Sidur y el Subsecretario de Salud, Luis Becerra.

La verdad que me dio la impresión que cuando a los dos últimos funcionarios les fueron planteadas preguntas fuera del esquema o del libreto que traían, titubearon y dejaron muchas dudas con sus respuestas, fue evidente su carencia de oficio político y tuvo que entrar Natalia Rivera al rescate con respuestas y argumentos contundentes y muy claros o hasta de sentido común, para la tranquilidad de los inquietos vecinos.  Natalia demostró oficio y vagancia, saliendo de la reunión a banderas desplegadas.

La otra reunión realizada en la Colonia Villa de Parras, a la que acudió el Secretario de Salud, Gilberto Ungson; el Secretario del Ayuntamiento, Julio Ulloa y el Subsecretario de Obras, Sergio Celaya, los vecinos mostraron mayor resistencia a las explicaciones de los funcionarios, que evidenciaron que les hicieron falta muchas horas en el barrio para dejar satisfechos a los vecinos que ante la timorata respuesta demostraron hasta cierto grado de intransigencia.

No dudo que los funcionarios presentes en la reunión sean buenos en su labor burocrática, pero de ahí, a demostrar oficio político, les hace falta mucho ver más bax.

En estas situaciones es dónde se separan los políticos de adeveras de los del montón. 

LA CALIDAD DE LAS OBRAS DE PAVIMENTACIÓN

Las lluvias de agosto han dejado una cantidad impresionante de agua en Hermosillo, en estos primeros días del mes, casi alcanzamos la misma cantidad de agua que cae en todo el año, muchos daños se han presentado en la ciudad.

Durante muchos años los hermosillenses nos hicimos a la idea que lluvia era igual a calles destrozadas y llenas de baches, incluso las de reciente pavimentación.

Pesa a las fuertes precipitaciones, las obras de pavimentación del gobierno municipal que encabeza Manuel Ignacio Acosta no presentan daños significativos. La reforma, López del Castillo, Monteverde y muchas otras calles más no resintieron el efecto de las fuertes lluvias, lo que significa excelente calidad en las obras que se están realizando.  

NEGLIGENCIA AL CRUZAR ARROYOS Y VADOS

A propósito de temporada de lluvias, resulta lastimoso observar imágenes en redes sociales el grado de inconciencia de muchos conductores que hacen caso omiso a las indicaciones que se hacen por medios de comunicación y han osado cruzar arroyos y vados crecidos por las extraordinarias lluvias que se han presentado en varias ciudades del estado, con terribles consecuencias que lamentar como lo es la pérdida de vidas humanas.

Vimos como en Nogales un conductor de una pick up llega a la orilla de un arroyo crecido, se detiene, todavía se hecha reversa para tomar impulso, siendo arrastrado por la fuerte corriente casi de inmediato. El conductor logró salvar la vida, pero su acompañante se encuentra desaparecido.

En Hermosillo una conductora de una camioneta que viajaba con su hijo, se aventó a circular por el paso a desnivel del boulevard Luis Encinas a pesar de que se encontraba inundado, el nivel del agua rebasó a la unidad automotriz y de no ser por la valentía de elementos de la Policía Estatal Preventiva que rescataron a la mujer y a su hijo, hubieran encontrado una horrible muerte.  

GILBERTO GUTIÉRREZ TRUENA CONTRA GRUPO MÉXICO

En el marco del tercer aniversario del mayor desastre ecológico de la historia de nuestro país, el que no se anduvo por las ramas fue el dirigente del PRI en Sonora, Gilberto Gutiérrez que pidió al Grupo México no seguir haciéndose el occiso para no cumplir con remediar los daños ocasionados por el derrame de millones de litros de sustancia tóxica de la mina Buenavista del Cobre, al cauce de los ríos Bacanuchi y Sonora, a pesar de que la familia Larrea, accionista mayoritaria de la referida compañía minera, ha generado miles de millones de dólares en ganancias por la explotación de la mina en Cananea.

Bajo el sencillo principio de quien causa los daños está obligado a repararlos, Gutiérrez Sánchez señala que las acciones legales, colectivas e individuales, a la que los afectados tienen derecho, deben de ser atendidas por el Grupo México y por los tribunales, para que la justicia lo alcance en la responsabilidad que le corresponde, así como a quienes en su momento como autoridad fueron omisos en el cumplimiento de su deber legal

El claridoso dirigente priísta exigió se esclarezcan los acuerdos y cuchupos en lo oscurito entre el gobierno de Guillermo Padrés y Grupo México, porque de otra manera nadie puede explicar todavía a ciencia cierta, a dónde fueron a parar miles de millones de pesos utilizados en los primeros meses de la contingencia ambiental en supuestas acciones de remediación con una sospechosa permisividad del gobierno anterior con la empresa minera.   

RETAZOS INTERESANTES

1.-“El norte de Hermosillo está saturado con 6 hospitales, el Hospital Chávez, el hospital del IMSS, Gineco Pediatría del IMSS, el  ISSSTE, el hospital Militar y el San José, todos en la zona de mayor plusvalía de la ciudad que es el boulevard Navarrete y no ha perdido su valor”: Natalia Rivera.

2.-Grupo Larsa comunicaciones está redefiniendo su barra de noticieros, el programa en el que colaboraba, Ecos de la Noticia que conduce el buen amigo Jesús Olivas desaparece junto a otros programas más. Habrá nueva oferta informativa en Larsa con formatos más interesantes de cara al proceso electoral que arranca en septiembre, estaremos pendientes.

Le agradezco el favor de su atención, le invito a escuchar este y todos los domingos “el comentario más grillo de la radio”, mi participación en el noticiero el Komal, que conduce Cynthia García por el 90.7 de FM de 10 de la mañana a 12 del mediodía.

Podemos interactuar a través de mi cuenta de Twitter @feroropeza20  o en mi correo electrónico luiso@hmo.megared.net.mx

 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *