La salida de “La Chispa” y los cambios de peloteros


El arranque espectacular de temporada que tuvieron los Naranjeros de Hermosillo a mediados de octubre, nos hizo recordar los buenos tiempos de este equipo convertido como la organización con más campeonatos en la historia del deporte profesional mexicano.

Lejos de amanecer -este viernes 10 de noviembre- en primer lugar en el standing (empatados con los Aguilas de Mexicali y Tomateros de Culiacán), creo que lo más importante es la motivación que genera a los miles de aficionados locales que desde hace muchos años está esperando la consolidación de peloteros mexicanos que brillen en nuestra pelota de paga.

Este tipo de espectáculos que tenemos en Hermosillo (así sea el futbol soccer con Cimarrones, el futbol de sala con Soles o el basquetbol con Rayos), mitiga las preocupaciones por tanta ruina, inseguridad y demás problemas que no solo se viven en nuestra ciudad y en Sonora, sino en el resto del país y del mundo.

Decíamos que las actuaciones de peloteros mexicanos (la mayoría originarios de nuestra región) en el equipo de casa, confirma que la directiva naranjera tiene buen criterio para seleccionar a sus jugadores.

Alejandro Flores Carrillo, un joven hermosillense de apenas 21 años de edad, está convertido en una realidad en la posición de cátcher; además de estar entre los mejores bateadores del equipo y de toda la Liga Mexicana del Pacífico.

Sus orígenes son de una familia humilde, netamente hermosillense y heredero de una tradición beisbolera que inició con su bisabuelo Antonio “Tukas” Carrillo, pero que continuó su abuelo Don Guillermo Carrillo Pacheco que falleció recientemente.

Desde su llegada a Naranjeros hace dos temporadas (2015-2016), cuando solamente tuvo un turno al bate, Flores Carrillo ya había demostrado excelentes cualidades a la defensiva.

Por lo que hemos visto en su trabajo detrás de home, tiene un excelente mascoteo, un disparo de aproximadamente 86 millas hacia la segunda base con tiempos que van de 1.80 a 2.0 segundos de guante a guante (del cátcher a segunda).

Las estadísticas indican que cuando Flores Carrillo se encuentra detrás del home, son más constantes las victorias del equipo dirigido por Lorenzo Bundy, quien cuenta con la ayuda de algunos couchs como Maximino León, Dereck Bryant, Cornelio García, Adulfo Camacho, Ricardo Solís, Juan José Robles y otros.

Quiero comentarles, sin embargo, que debido a las tres series perdidas de manera consecutiva hasta el pasado domingo, la directiva tuvo que hacer algunos ajustes muy importantes en su plantel.

Los ajustes fueron tan buenos que se trajeron la serie de media semana desde  Culiacán, al quedar con récord de dos juegos ganados contra uno perdido.

Carlos Alberto Gastélum, segunda base conocido como “La Chispa”, fue enviado a los Venados de Mazatlán.

Lamentablemente el originario de Huatabampo bajó su rendimiento de bateo y al darle -el alto mando del equipo- la oportunidad al joven Fernando Pérez, éste ha bateado de manera espectacular como segundo en el line up.

A raíz del cambio de “La Chispa” a los Venados de Mazatlán y de los reclamos -en contra de la directiva local- a través de las redes sociales de internet, me hizo recordar otro movimiento similar que sucedió hace aproximadamente 20 años, cuando el también segunda base, Miguel Flores, se fue al equipo del bellísimo puerto sinaloense.

Una anécdota -que en su momento me platicaron peloteros que jugaron en esos años con los Naranjeros-, en una gira por gira a Mazatlán, al ver el mánager Dereck Bryant corriendo en el campo del Estadio Teodoro Mariscal a Miguel Flores, le gritó: “¡Hey, Mike!...¿qué haces aquí?”; por lo que el regiomontano simplemente agachó la cabeza como acusando al moreno de haber sido el culpable de su cambio.

Este tipo de cambios no es el primero que hacen los Naranjeros o cualquier otro club de beisbol.

Amigos muuuy, pero muuuy veteranos que vivieron de cerca con el equipo local a finales de los 50’s y principios de los 60’s, me han platicado de las grandes cualidades que tenía a la defensiva el primera base zurdo Rubén Esquivias.

Cuando llegó Héctor Espino en la temporada de 1960-61, inicialmente lo mandaron a fildear al jardín izquierdo, donde no era tan bueno.

Al percibir el mánager Virgilio Arteaga que Espino batallaba mucho para atrapar los elevados (debido a que siempre había una corriente de aire que cruzaba por todo el Estadio Fernando M. Ortiz), decidió mandarlo a la primera base y Esquivias a los jardines.

Cuando terminó la temporada con todo y el primer campeonato, las perspectivas de Naranjeros ya estaban más que definidas.

Héctor Espino sería el primera base del futuro; y debido a esa decisión, Rubén Esquivias decidió no regresar nunca al equipo de casa, ni a otro club de la liga.

Más tarde, a finales de los años 70’s, el cátcher originario de Estación Zamora (municipio de Hermosillo), Fernando Camargo, estuvo con los Naranjeros como suplente de Sergio “Kalimán” Robles.

Pero debido a que “Cananea” Reyes había decidido seguir contando como titular con el “Kalimán” Robles, mandaron a los Mayos de Navojoa al joven Camargo, quien hizo una excelente carrera en Liga Mexicana del Pacífico y también con Sultanes de Monterrey en Liga Mexicana de Verano.

Otro dato que me viene a la mente, se registró en la temporada de 1980-81, cuando Donald Cañedo inició jugando las paradas cortas con el equipo de casa, que en aquel tiempo era dirigido por Tom Harmon.

Cuando reportó Mario Mendoza -después de otra temporada exitosa en Grandes Ligas-, era obvio que al “Manos de seda” lo iban a ocupar como titular.

Tan buena fue la decisión de Naranjeros, que resultaron campeones de la Liga Mexicana del Pacífico al ganarle en la final a los Aguilas de Mexicali y disputar en enero la Serie del Caribe de 1982 que se celebró en el Estadio Héctor Espino.

Después de todo esto, quiero decirles que las decisiones de los mánagers o directivos siempre resultan polémicas.

Sin querer justificar a Lorenzo Bundy, a la directiva, a cualquier otro mánager u organización, los cambios siempre van a existir en el beisbol; dependiendo de las conveniencias que haya.

Recordemos aquella polémica decisión de Los Dodgers de Los Angeles, cuando en 1991 dejaron en libertad a Fernando Valenzuela, luego de que el gordo barrió fue una gran estrella del pitcheo de Grandes Ligas durante la década de los 80’s.

En el caso de “La Chispa”, simplemente se está prescindiendo de un veterano para darle la oportunidad a un pelotero joven que tiene muchas facultades.

Aunque en otras ocasiones -como fueron los casos de Fernando Camargo y Donald Cañedo-, la directiva decidió seguir contando con los veteranos y deshacerse de los novatos para que recibieran mejores oportunidades en otros equipos.

Como finalmente resultó.

Hay otros peloteros que actualmente tiene Naranjeros, que independientemente si llegan o no a Grandes Ligas, seguramente harán una excelente carrera con el equipo local o cualquier otra organización de la Liga Mexicana del Pacífico.

Y para eso, insisto, habrá que deshacerse de veteranos o tomar decisiones polémicas para que les abran paso.

Uno de los peloteros que más ha llamado la atención por sus facultades, es el jardinero José Cardona, quien aparte de estar bateando muy bien, tiene una gran defensiva porque cuenta con un excelente brazo y piernas muy rápidas para atrapar los elevados o simplemente para correr en las bases.

Norberto Obeso, joven hermosillense, también es otro gran prospecto que ya está dando resultados al equipo de casa.

Lo mismo que el infield Jassson Atondo, el primera base Roberto Ramos y el cátcher Julián León.

Sin embargo, sobre este último, yo les quiero decir algo.

Al tener Naranjeros dos receptores de buen nivel, es posible que se cambien a uno de ellos.

De los veteranos del equipo, es más probable su salida.

Muchos aficionados dicen que la etapa de Luis Alfonso García ya terminó con Naranjeros.

Pero habría que ver qué dice todavía su bat.

Bueno, amigos. Hoy por ser fin de semana, decidí comentar algo de deportes, lo cual espero haya sido de su agrado.

Seguimos a partir del lunes.

Facebook Eugenio Madero Samaniego

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *