Justicia versus impunidad


“Padrés no debe salir de la cárcel, saqueó el patrimonio de los sonorenses. Se presentarán denuncias contra los responsables de omitir las acciones correspondientes”: David Palafox

Desde el preciso momento en que reventó en los medios nacionales, regionales y locales la noticia de que Alberto Roldán Olvera, Juez Quinto de Amparo y Juicios Federales en Toluca, había resuelto poner en libertad Guillermo Padrés Elías, ex gobernador de Sonora, declarándolo absuelto en forma definitiva del delito de delincuencia organizada, único que le impedía llevar en libertad los procesos que se le siguen por diversos actos ilícitos presuntamente cometidos por el susodicho personaje, a consecuencia de que la PGR de manera inexplicable omitiera impugnar en el plazo legal de 10 días hábiles el amparo de primera instancia donde se cancelaba dicho cargo, sentí en lo personal la necesidad imperiosa de que uno o varios de los personajes políticos de primer nivel en nuestra entidad levantaran su voz a manera de protesta por lo sucedido.

Pasaron los días y fuera de un escueto comentario expresado por la gobernadora Claudia Pavlovich en una de esas entrevistas “banqueteras” -que muy lejos de ser entrevistas serias son auténticos asaltos a mano armada con cámaras y micrófonos- no hubo ningún posicionamiento al respecto. Probablemente la consigna fue de mantener un perfil bajo y lo más alejado posible de los medios, en tanto se aclaraba el panorama y se obtenía información dura y confiable de parte de las entidades oficiales involucradas, por los canales adecuados. Lo anterior, si bien por un lado mantuvo en un puño cerrado la natural tendencia reporteril de buscar comentarios y declaraciones sobre un asunto de esta gravedad, por otro lado dejó el espacio abierto para que se desgranaran toda clase de conjetures y especulaciones, tanto en los medios impresos y electrónicos, como en las redes sociales que se convirtieron en un Vesubio en plena erupción.

Por fin, el lunes 27 de este mes que ya termina David Palafox Celaya, diputado por el X Distrito electoral local en la LXI Legislatura estatal, decidió ponerse de pie y convertirse en portavoz de la inconformidad de los ciudadanos sonorenses, desconcertados e irritados por la absurda negligencia, cuando no complicidad, de la PGR al nadar de muertito haciendo mutis a la hora de impugnar la resolución del juez Roldán Olvera. La actuación de la PGR, o más bien la falta de ella, dio lugar a toda clase de especulaciones, desde las acusaciones de complicidad, hasta las de corrupción y tráfico de influencias al más alto nivel. Nadie en lo absoluto dejó de recibir su parte de la carga negativa que se generó.

Por elemental lógica al ser presidente de la Comisión Anticorrupción en el Congreso Local, a David Palafox Celaya le correspondía asumir una posición firme y decidida sobre este caso que se relaciona directamente con una variedad de actos de corrupción. Al respecto fue emitido por su oficina un comunicado oficial en el que se señala el dudoso actuar de la Procuraduría General de la República (PGR) en el caso de Guillermo Padrés, a quien le fueron retirados los cargos por delincuencia organizada por no haber interpuesto la autoridad un recurso de revisión en contra del amparo que extrañamente obtuvo la defensa del ex mandatario estatal. Por la importancia y trascendencia de su contenido, me permito reproducir en forma íntegra el texto del comunicado fechado el 27 de Noviembre próximo pasado, para conocimiento del lector.

“No lo permitiremos. Aún y cuando la defensa del ex gobernador obtuvo un amparo por uno de los delitos que se le persiguen, la PGR debió impugnar dicho recurso. Los sonorenses exigimos que se mantenga la prisión preventiva para que siga enfrentando el resto de las acusaciones tras las rejas”. “La exigencia de los sonorenses es ahora que la que PGR aclare las omisiones que cometió en este proceso. Si fue un descuido sería imperdonable, pero si fue intencional entonces sería inaudito e inadmisible. De cualquiera de las dos formas, exigimos se abra una investigación y se castigue a los responsables que dan la oportunidad de llevar sus juicios fuera de la cárcel y con gran ventaja para seguir corrompiendo, este personaje no debe estar con un pie fuera de la cárcel, un delincuente que saqueó a los sonorenses durante 6 años”.

“Es inconcebible, inaudito, ésta es una prueba de fuego para el Sistema Nacional Anticorrupción y los equivalentes estatales, se debe actuar para velar por el presente y el futuro, que tomen como ejemplo este antecedente de cómo Guillermo Padrés se aprovecha de lo podrido que está el sistema, y juega con las leyes de este país, buscando salir impune del saqueo al patrimonio público de los sonorenses y la quiebra en la que dejó al Estado”.

David Palafox consideró que los sonorenses merecen tener la información clara sobre lel comportamiento de la PRG en el caso de Guillermo Padrés, y en forma rotunda y determinante agregó que “en un momento dado, si no quedamos satisfechos, presentaremos denuncias ante quienes fueron los responsables de esta imperdonable omisión”.
El diputado Palafox aseguró que desde el Congreso del Estado se defenderá el correcto devenir del proceso y sobre todo el interés de los sonorenses, y prometió que “no olvidaremos la corrupción del gobierno de Padrés, el robo a los pensionados del ISSSTESON, las escuelas abandonadas, los caminos destrozados, los hospitales en completo deterioro, la venta de niños en el DIF, los casos de tortura, y tantos agravios que sufrimos”.

Si algo ha distinguido a David Palafox a lo largo de su carrera política es su combatividad y su lenguaje llano y sin florituras. También lo distingue la seriedad con que asume los compromisos que contrae de cara los ciudadanos, y la forma como se mantiene siempre cercano a la gente, vistándola en los barrios y colonias de la ciudad para escuchar sus planteamientos, sus problemas y sus demandas insatisfechas. Es por ello que no me extraña que haya sido el primero en dar un paso al frente, ante la necesidad de brindar una respuesta clara y directa ante la incredulidad y el pasmo en que quedó el pueblo de Sonora por la actitud de la PGR que es, y debo recalcarlo y jamás debemos olvidarlo, la responsable de las acusaciones que pesan sobre Guillermo Pasdrés, y del encarcelamiento primero, y luego de la inminente liberación que hoy nos llena de indignación. Es la PGR y nadie más, de manera que está por demás el tratar de culpar también a la Fiscalía General de Justicia de Sonora, y en particular a su Fiscalía Anticorrupción por esta falla garrafal e imperdonable en que ha incurrido el aparato judicial federal.

Por lo tanto, me parece oportuno e importante repetir lo que dije en una entrega reciente: De cara a los tiempos que vienen, dígase lo que se diga y véasele por donde se le vea, por razones fácilmente entendibles este asunto se ha convertido en una carga de nitroglicerina pura arrojada en el mero corazón del ya de por sí alterado y enrarecido clima político sonorense. Paralelamente al gigantesco proceso de reconstrucción de la profundamente lastimada infraestructura pública del estado, que fuera uno de los grandes compromisos de Claudia Pavlovich al asumir su cargo en septiembre de 2015, quedó firmemente asentada su promesa de acabar con la impunidad, y desde luego con su consecuencia directa, la corrupción. Ningún sonorense, bien o mal nacido, ha olvidado ni olvidará jamás la promesa y el compromiso asumidos por la gobernadora en el CUM aquella mañana, y es por ello que lo sucedido le afecta a ella y a su gobierno en forma incuestionable y directa.

Sonora fue la primera entidad del país en implementar un Sistema Anticorrupción Estatal, en correspondencia natural con el equivalente federal. A jalones y empujones este Sistema ha empezado a funcionar y a producir resultados, si bien es cierto que esos resultados no han satisfecho a cabalidad las expectativas del exigente y furibundo pueblo sonorense que sabe muy bien quienes fueron los que nos la hicieron, y no deja de exigir la retribución total de los brutales daños patrimoniales, y la penalización rigurosa de los culpables de los delitos cometidos.

La forma omisa y sospechosamente irresponsable como se comportó la PGR ante la resolución judicial que amparaba a Padrés, abre un boquete en la credibilidad prácticamente inexistente del sistema judicial del país, convertido desde siempre en un hilacho lleno de agujeros y desgarrones por los que se cuela incontenible la nefasta impunidad. Y no olvidemos jamás que en la inmunda matriz de la impunidad es donde se gesta el tumor canceroso de la corrupción que, totalmente desencapsulado, infecta ya todo el organismo de esto que llamamos México.

Espero su comentario en oscar.romo@casadelasideas.com
En Tweeter soy @ChapoRomo

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *