Igual que todos los diciembres: la rapiña contra nuestros paisanos



Las fechas decembrinas que generalmente nos traen felicidad y buenos deseos, se han transformado -paradójicamente- en una etapa de preocupación para muchos mexicanos ante la falta de dinero que nos pudiera ayudar a resolver nuestras principales necesidades.

Juguetes electrónicos y uno que otro manual, ropa de invierno, muebles y artículos para el hogar, además de teléfonos celulares y i paids; son los principales productos demandados en estos días en que los buenos sentimientos se estrechan más con la unión familiar que cunde en los hogares de nuestro país.

De igual forma la solidaridad y buenos deseos para con nuestros semejantes.

Sin embargo les quiero comentar sobre algunas cosas malas que suceden en estas fechas. Todo esto derivado por las actitudes deshonestas de empleados de gobierno que lejos de facilitar las cosas, todavía empeoran la imagen de todos los mexicanos que vivimos aquí.

Ahora que llegan nuestros paisanos de Estados Unidos a visitar a sus familias que viven en el centro y sur del país, estamos viendo una serie de injusticias que no tienen nombre.

O más bien dicho: que no tienen madre.

Aduanales que se encuentran en la línea fronteriza al servicio de la población -y contratados por el Gobierno Federal, obviamente-, se encuentran extorsionando y robando a nuestros hermanos que por alguna razón tuvieron que buscar las oportunidades que ahora tienen con los gringos.

El pasado viernes al invitarnos el presidente dela Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) a la caseta de cobro de cuatro carriles -que se encuentra a la salida norte de Hermosillo-, pudimos ser testigos de la indignación, coraje e impotencia de al menos diez paisanos que fueron extorsionados al cruzar la garita “Mariposa” de Nogales, Sonora.

Después de que Raúl Ramírez nos reveló ciertos datos interesantes sobre la octava edición del programa “Amigo Paisano” (el cual trata de evitar los abusos de cualquier autoridad gubernamental contra los migrantes mexicanos) que tiene la CEDH en diferentes municipios de Sonora, pudimos presenciar el “encabronamiento” de algunos compatriotas que fueron extorsionados hasta con 8 mil 500 pesos para cruzar de Estados Unidos a México.

Todo esto con el pretexto de transportar -en sus camionetas- demasiada mercancía gringa que traen como regalo a sus familiares, quienes los esperan ansiosos por verlos y estrenar alguna chamarra o cualquier prenda de vestir importada.

En la plática con los afectados, nos revelaron que mientras les revisaban sus automóviles pick ups con el pretexto de que todo estuviera en orden, los léperos aduanales les prohibieron que grabaran con sus teléfonos celulares por todo lo que movían y escrudiñaban; sin embargo y por palabras del mismo Raúl Ramírez, esta acción sí está permitida para cualquier ciudadano.

Aunque no ha habido ninguna denuncia formal por extorsión en los últimos tres años ante la CEDH -durante estas fechas decembrinas-, la mayoría de los connacionales vienen preparados con una cantidad de dinero para entregarlas como “mordidas” que se requieran en el trayecto a sus lugares de origen.

Esas cantidades pueden ser de 500 a 750 dólares, o lo correspondiente en pesos mexicanos.

Al abundar sobre el tema, el Ombudsman sonorense nos comentaba sobre las peripecias y sufrimientos de nuestros paisanos durante estas temporadas de invierno -o cualquier estación del año-, ya que han sido víctimas del “agandalle” de agentes aduanales, policías estatales y no se diga los municipales.

(paréntesis para aclararles que los policías municipales de Santa Ana, ya no son los únicos que extorsionan a cuanto automovilista foráneo transita por sus principales calles; sino todos aquellos elementos corruptos que trabajan en los diferentes corporaciones locales de nuestro país, principalmente de las poblaciones que se encuentra en las entidades fronterizas con Estados Unidos)

Uno de los detalles que no debemos perder, es que los miles y miles de compatriotas que hacen viajes hasta de cuatro o cinco días por carretera, generan una derrama económica a favor de nuestros comercios locales; principalmente restaurantes, taquerías, gasolinerías, farmacias, tiendas de conveniencia y hoteles.

Lamentablemente también, algunos de ellos han fallecido a causa de los accidentes ocurridos en esta maldita carretera que no tiene para cuando terminarse en su rehabilitación.

Debemos considerar que al transitar por el medio de nuestras ciudades, la mayoría de estos paisanos lejos de ser extorsionados por cualquier pretexto de luz amarilla por parte de los policías municipales, todavía tienen que descifrar los enredos viales a los que ya estamos acostumbrados.

En el caso de Hermosillo, debemos admitirlo, cuando se llegan estas fechas de diciembre, el periférico Oriente -o mejor conocido como boulevard Ganaderos-, se satura de tráfico liviano y pesado; dejando la opción de cruzar por el centro de la ciudad, lo cual en estos días significa un verdadero suicidio por los trabajos que se están realizando por la calle Rosales frente a la Secundaria No. 24.

Aunque menos mal, estas obras son para aligerar la circulación vial.

Si usted tiene la oportunidad de ver transitar a nuestros paisanos con sus carros llenos de mercancías, no crea que se trata de gente pudiente que nos ven por arriba del hombro.

Ellos también son gente que tiene sus necesidades y luchan por el bienestar de su familia.

Ya para finalizar y cerrar con temas positivos en esta época de fin de año, es de reconocerse la labor de algunas instituciones que se esfuerzan por llevar alegría a las comunidades más vulnerables de Sonora.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos a través de su presidente, Raúl Arturo Ramírez Ramírez, hizo entrega de poco más de 10 mil juguetes a los niños que radican en los campos agrícolas de la Costa de Hermosillo, además del poblado Miguel Alemán.

Esta es la octava edición de la campaña “Por mi derecho a jugar”, el cual forma parte de los programas sociales que tiene la institución desde el año 2010; aunque la principal función de la CEDH es la protección y la difusión de los derechos humanos de todas y todos, sin distinción alguna.

Bueno, amigos. Por hoy la dejamos de este tamaño, esperando que tengan una excelente semana.

Facebook Eugenio Madero Samaniego

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *