Juana Cuevas, podría ser una verdadera Primera Dama y no un adorno presidencial


Podría decirse que la visita de José Antonio Meade  a Hermosillo el pasado jueves 21 de diciembre, resultó una calificación aprobatoria para los priistas de Sonora y en especial para el presidente del Comité Directivo Estatal (CDE), Gilberto Gutiérrez Sánchez.

De igual forma podría considerarse esta evaluación y activismo político para Edgardo Briceño Hernández, quien como dirigente municipal del PRI ha logrado que muchas de las situaciones locales se canalicen y se resuelvan en esta instancia; y no se vayan directamente a la sede estatal, como sucedía todavía hasta hace poco tiempo.

A casi tres años de haber asumido las riendas del partido Tricolor en la entidad, han sido muchos los retos y encomiendas superadas por Gutiérrez Sánchez; pero el hecho de reunir a los titulares de los sectores y organizaciones priistas -para apoyar a un Pre candidato Presidencial prácticamente desconocido para la militancia y población en general-, es algo que realmente tiene sus méritos.

Con más razón porque lejos de tener asegurada la asistencia de militantes que actualmente detentan una responsabilidad gubernamental (en este caso Senadores, Diputados Federales y Locales, además de Presidente Municipales, Regidores y demás servidores públicos), todavía trajo desde sus lugares de origen a la gran mayoría de los integrantes de los Comités Directivos Municipales que acaban de ser reestructurados.

Encuentros entre personajes que no se veían desde las piscas electorales del 2015 (y de otros políticos que se frecuentan demasiado porque “les hizo justicia la revolución” al contar con un trabajo en algún gobierno priista), coincidieron en los diferentes eventos públicos que tuvo Meade con la clase priista estatal, sector que lejos de brindarle su apoyo, también refrendó su lealtad al partido más antiguo de México.

Tal y como se anunció días previos a ese jueves 21 de diciembre, el ex Secretario de Hacienda y otros puestos a nivel federal, arribó a Hermosillo desde muy temprano para encabezar varios eventos públicos y privados en los cuales la expectativa era saber quién se veía más cercano a él, por aquello de las aspiraciones de los perfiles políticos sonorenses más sonados y que buscan afanosamente nuevos puestos de elección popular.

Entre ellos podríamos incluir a los senadores Anabel Acosta y Ernesto Gándara; los diputados federales Ulises Cristópulos Ríos, Abel Murrieta Gutiérrez, Próspero Ibarra Otero y Susana Corella; los legisladores locales, Epifanio Salido Pavlovich, Flor Ayala Robles Linares, Rodrigo Acuña Arredondo, Iris Sánchez Chiu, Kitty Gutiérrez Mazón, Kiri Díaz Brown y muchos otros que hasta se tomaron “selfis” con el Pre Candidato.

¡Vaya!, hasta David Palafox “se coló” por allí.

Quiero decirles que a diferencia de otras ocasiones, las espectaculares y nutridas afluencias de las bases y de los seccionales de la ciudad, no se dejaron ver como esperábamos.

Aunque no sabemos si fue planeado o no.

La muchedumbre, la raza, el volumen, los que realmente logran que los eventos sean multitudinarios, no estuvieron en esta gira del casi Candidato priista.

¿Quién no recuerda, por ejemplo, el arribo de Luis Donaldo Colosio a la sede estatal del PRI como Candidato Presidencial en 1994?

Para la celebración de ese evento, las calles contiguas al “ex invencible” y al propio Parque Madero, fueron insuficientes para albergar a tanta gente que quería saludar al que inminentemente iba a ser el Presidente de México.

Más reciente, usted lo sabe bien, la entonces senadora Claudia Pavlovich Arellano también fue recibida con grandes ovaciones por parte del respetable (término muy beisbolero que se refiere al público presente), cuando fue ungida como candidata a la Gubernatura que actualmente detenta.

Lo cierto es que después de tantas reacciones y comentarios que se han vertido sobre la visita de Meade a Sonora -y su inminente enfrentamiento en las urnas electorales contra Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya de los partidos Morena y PAN, respectivamente- quedó claro que el PRI ha echado a andar toda su maquinaria para refrendar en este 2018 el triunfo que obtuvo en el 2012.

El trabajo de campo hecho por los dirigentes priistas (ya sean de orden estatal y municipal), será determinante en la intención del voto de los miles de electores sonorenses -y millones de mexicanos- que desean un mejor porvenir propio y también de sus familias.

José Antonio Meade, como usted se ha enterado a través de los medios de comunicación, lo manejan hasta ahora como un político considerado serio, preparado y con mucha vocación por el servicio público.

Pero yo les voy a decir una cosa:

Al menos por lo que duren las campañas políticas -y también en esta etapa de pre campaña-, Meade seguirá sufriendo (en lo particular) los señalamientos de haber sido parte del Gabinete Presidencial cuando el mandatario nacional, Enrique Peña Nieto, decidió incrementar paulatinamente -y también de golpe- los precios de esa gasolina corriente que utilizamos a diario.

Y así habrá muchos otros señalamientos.

No solo para el inminente Candidato priista; sino también para los otros abanderados a la Presidencia de la República de los diferentes partidos que hasta el cierre de este 2018 serán subsidiados por el dinero que usted y yo pagamos vía impuestos.

También habrá señalamientos para todos los candidatos a diferentes puestos de elección popular.

Pero volviendo a los eventos del 21 de diciembre en Hermosillo, quiero añadirles que los militantes de a pie y representantes de las bases sectoriales del PRI en la entidad, destacaron -en el auditorio Plutarco Elías Calles de la sede estatal- la presencia de uno de los amigos sonorenses más cercanos a Meade Kuribreña y que podría ser uno de los elegidos para el Senado de la República en las elecciones de este 2018 y también para la candidatura a Gobernador en el 2021:

Antonio Astiazarán Gutiérrez, tuvo que haber contado con la “bendición” de alguien para recibir, saludar y tomarse una foto prácticamente familiar en el aeropuerto internacional de Hermosillo junto al inminente abanderado Presidencial priista.

Y precisamente debido a que la visita de Meade Kuribreña tuvo reacciones y señalamientos a nivel estatal y nacional (principalmente de los partidos de oposición al PRI), tengo más reflexiones que me gustaría compartirlas con ustedes:


1)      Así como fue elegido como candidato del PRI a la Presidencia de la República, José Antonio Meade también pudo haber sido invitado para lo mismo por el PAN o por otros partidos de oposición; aunque lo que no se sabe, es si hubiera aceptado participar con otra marca política.

 
2)      Pese a que esta es la primera experiencia de Meade en competencias electorales, se tiene una buena opinión de él como candidato, ya que durante las entrevistas contesta exclusivamente lo que se le pregunta y sin sobresaltos. Tampoco cae en provocaciones de parte de periodistas que incluso hacen preguntas sesgadas a cierta afiliación partidista.

 
3)      En caso de que Meade fuera un mal candidato, no creo que sea tanto (guardando las debidas proporciones) como resultó Alfredo del Mazo Maza, quien aprovechando la estructura de planificación y territorial que tiene el PRI, se quedó con el triunfo en la lucha por la Gubernatura del Estado de México.

 
4)      Del párrafo anterior, por cierto, quedó comprobada la excelente coordinación que tiene la maquinaria del PRI cuando se logran los acuerdos entre sus cúpulas, ya que a pesar de que del Mazo fue un pésimo candidato, consiguió la victoria para detentar actualmente la Gubernatura del Estado de México, contando incluso con la ayuda de algunos priistas sonorenses, entre ellos Ulises Cristópulos Ríos, quien debe tener asegurado un buen lugar ya cuando termine su período como Diputado Federal.

 
5)      Esa misma estructura del PRI (pero más grande), es la que podría ayudar a que Meade Kuribreña consiga el triunfo el próximo domingo 1 de julio; sin menospreciar a las “maquinarias” de otros partidos, por supuesto.

 
6)      Por lo que se vio durante su gira por Hermosillo, José Antonio Meade tendrá que utilizar mucho la presencia de su esposa, Juana Cuevas Rodríguez, quien también es titulada de la Licenciatura en Economía por el ITAM, además de ser una exitosa pintora y activa integrante del voluntariado del Seguro Social en la Ciudad de México; ya que quienes hemos tenido la oportunidad de escucharla hablar, nos hemos dado cuenta que no se trata de un artículo decorativo dentro de la pre campaña Presidencial, pues se nota inmediatamente que es una mujer muy preparada y segura de lo que habla.

 
7)      Hasta el momento lo único que se ha difundido de las esposas de Andrés Manuel López Obrador y de Ricardo Anaya Cortés, es que la primera, de nombre Beatriz Gutiérrez Müler, es egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación y también cantante, cualidad que aprovechó para interpretar un tema del compositor cubano Sylvio Rodríguez, respecto a la lucha que emprende el “Peje” por la Presidencia de la República. Mientras que la esposa del candidato panista, Carolina Martínez Franco, es egresada de la Licenciatura en Administración de Empresas y lo único que se sabe de ella es que ha trabajado en los negocios de su papá en el Estado de Querétaro.

 
8)      Luego de este análisis escrito en los dos párrafos anteriores, y por lo que me informan asesores políticos del PRI y hasta de la oposición que no acostumbran los reflectores -pero que toman decisiones determinantes-, es muy probable que las intervenciones al micrófono y acercamientos que tenga Juana Cuevas con la población mexicana durante la campaña, le podrían dar los votos que marquen la diferencia en un virtual triunfo el próximo domingo 1 de julio. Porque se habla de la posibilidad, incluso, de que Cuevas Rodríguez emprenda una campaña alterna a la de su marido, con el fin de cubrir más terreno.

 
9)      Mientras el Candidato priista nutre sus spots de radio, televisión e internet promoviendo los valores que deben cundir en las familias mexicanas (los cuales se supone también practica); sus principales adversarios utilizan estrategias diferentes. Ricardo Anaya Cortés -del PAN-, por ejemplo, presume en un comercial hablar inglés y francés porque visitó Estados Unidos y Canadá (en lugar de enseñar a nuestros indígenas para que hablen español); y Andrés Manuel López Obrador -de Morena- continúa con su mismo discurso anticorrupción y mostrando un virtual Gabinete Presidencial con personajes ilustres en ciertas áreas del entorno mexicano, incluyendo al sonorense Alfonso Durazo que sería el titular de Seguridad Pública Nacional (pero sin explicar el "Peje" de dónde ha obtenido los ingresos para vivir durante los últimos 18 años que lleva en campaña).

Sabedor de que estos análisis son muy extensos y que todavía le falta mucho a este proceso electoral, mejor la dejamos de este tamaño.

Nos vemos en la próxima.

Facebook Eugenio Madero Samaniego 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *