Los dos aliados de Morena en Sonora


Mensajes

Gilberto Armenta

 

Lunes 08 de enero de 2018.- El Partido del Trabajo en Sonora habla por si solo. Propiedad de Jaime Moreno Berry no tiene nada que presumir electoralmente, salvo aprovechar las prerrogativas anuales para pagar sueldos, rentas, servicios y demás prestaciones.

 

En el 2015 no hubo quien quisiera representarlo rumbo a la gubernatura de Sonora, por lo que Moreno Berry se candidateo él mismo.

 

Ese mismo año y en una extraña jugarreta que el Partido Movimiento Ciudadano y el de la Revolución Democrática le hacen a las instancias electorales federales, logran traspasarle votos al PT, para que este pudiera conservar el registro como partido, cuando ya todos aplaudían su desaparición.

 

En ese mismo 2015, Alejandro Moreno Esquer, representante del PT ante el Instituto Estatal Electoral en Sonora, protagoniza una serie de sainetes en ese órgano electoral, que van desde escandalosas comparecencias como tal, hasta una ridícula pelea contra Pedro Pablo Chirinos, en ese tiempo representante del PAN ante ese mismo organo.

 

Luego, Moreno Esquer le da la espalda al PT ante su inminente desaparición en ese año, para luego aparecer como asesor y compañero de Pedro Pablo Chirinos, quienes hacen llegar a la diputación local a Carolina Lara Moreno del PAN.

 

Alejandro Moreno Esquer es hijo de Jaime Moreno Berry.

 

Ya en el 2017, y en la ultima gira de Andrés Manuel López Obrador por Sonora, se observó al papá caminando al lado de Andrés Manuel López Obrador sin pronunciar palabra.

 

Serio, cabizbajo, sin ánimo evidente, incómodo y dubitativo, Moreno Berry medio sonreía ante el anuncio de que se tomaría una imagen fotográfica. Y es que, en esa gira por la sierra sonorense, ya Andrés Manuel había anunciado que el PT se unía a Morena rumbo a la presidencia por la presidencia.

 

Los petistas de Nacozari, Agua Prieta y Cananea negaron rotundamente que en lo local irían junto a Morena, se desgarraron vestiduras, y juraron que el PT podría ganar espacios por si solos, sin necesidad de disputar carteras electorales con Morena, que en ese momento aun no anunciaba su alianza futura con el Partido Encuentro Social.

 

Y hablando del PES, sepa usted que este partido dio sus primeros pasos en Sonora por allá en el 2010, o un poco antes, cuando un puñado de lideres cristianos de varias iglesias protestantes, ante los acercamientos que tenían con el PES de Baja California, habían decidido levantar a ese partido en ese estado.

 

Muchas fueron las reuniones, los planes, las estrategias de posicionamiento y el ímpetu por formar un partido político cuya ideología cristiana permeara a su plataforma política electoral.

 

Así, la familia como institución primordial de la sociedad era el lema. Ir en contra del aborto, la legalización de las drogas y la instauración del matrimonio igualitario, así como la adopción de menores por parejas de homosexuales, se coinvirtió en su bandera de propaganda política inicial.

 

Luego, ante el triunfo de EPN en el 2012, muchos de esos primerizos fundadores obtuvieron espacios en la nómina federal, y el proyecto del PES se guardó en el cajón de algún escritorio.

 

De ese escritorio, el ex alcalde priista de San Luis Rio Colorado, y miembro de una influyente congregación cristiana de ese municipios, Manuel de Jesús Baldenebro Arrendo; rescata ese  olvidado legajo, y negociando con los lideres del PES de BC, logra llevarse la dirigencia estatal del mismo a ese alejado y fronterizo puerto de SLRC.

 

Desde esa aparatada esquina del estado, Baldenebro Arredondo se impone como candidato del PES a la g8ubernatura de Sonora en el 2015, y tras retirarse de manera anticipada de la contienda, el PES vuelve a guardarse en algún escritorio, pero ahora de SLRC y no de Hermosillo.

 

De ahí mismo sale el PES de nuevo para presumir su alianza con Morena, que al igual que el PT, no definen bien a bien si irán a la contienda electoral local en Sonora compitiendo con Morena.

 

El PT existe gracias a la voluntad del MC y del PRD en el 2015. Pero en Sonora le dieron la espalda a los dos partidos. El PES existe gracias a una benevolente mezcla de política y principios morales, que ahora enfrentaran su propio infierno cuando se trate de hablar de drogas, homosexualismo y derecho de la mujer a disponer de su cuerpo como mejor le parezca.

 

¿Qué le ofrecen, el PES y el PT a Morena? Nada.

¿Qué les ofrece Morena a ellos? Nada.

¿Qué ganan en Sonora formando una triada electoral nonsense como está? Nada.

 

Estos tres partidos, que no tienen absolutamente nada en común, fueron succionados por ese remolino de intereses que en lo nacional decidieron signar sus respectivos comités, sin impórtales la opinión de los mismos a niveles estatales.

 

Que cada uno agarre sus piedras. Las van a necesitar.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *