Violencia política y ella si va de frente


Antonio Aztiazarán Gutiérrez, ex priista y ahora candidato del PAN al senado de la República, enfrenta una crisis que, de no aclarar apropiadamente, podría salírsele de control.

Primero, y para poner el tema en contexto, en una pasada conferencia de prensa, la presidente del PAN en Sonora, Alejandra López Noriega dijo que, ante las reiteradas acciones de críticas y denuncias ante diferentes órganos electorales de la diputada local, Carolina Lara Moreno, está corría el riesgo de ser expulsada de ese partido.

Y es que Lara Moreno ha sido profundamente critica de lo que ella llama “una irregular forma de designar las diferentes candidaturas, y del actuar de la autoridad panista local, estatal y nacional”.

En esa misma conferencia, Aztiazarán Gutiérrez retó a la prensa presente a que dijeran si, en alguna ocasión, habían escuchado a la diputada panista externar intenciones de contender por el senado representando a ese partido. Luego dijo que “curiosamente”, la base de una reciente demanda en su contra (con la que el CEN del PRI busca inhabilitarlo como candidato), era justamente esa aspiracion de Carolina Lara, de la que nadie sabía nada.

En ese momento, no fue la declaración del candidato panista lo que llamó la atención, sino como dice el dicho popular: “la risa fue la que molestó”. Y es que la intención de Antonio Aztiazarán fue mas burlesca y peyorativa, que explicativa o aclaratoria.

Y como remache del tema, habría que aclarar que, si bien es cierto no se había escuchado, al menos de manera directa, que Carolina Lara Moreno pretendiese contender por el senado representando al PAN, tampoco se había escuchado al propio Antonio Aztiazarán Gutiérrez decir lo mismo, hasta el momento en el que el PRI le negó la oportunidad de representarlos como candidato.

Aquí, una pregunta: Quien tiene más derecho a pretender una candidatura de ultimo momento dentro del PAN, ¿una panista como Carolina Lara o un priista como Antonio Aztiazarán?

Luego de estos hechos, se pegan unas aparentes intenciones de Conchita Aztiazarán, hermana del candidato ex priista, que arremete contra Sylvana Beltrones, candidata del PRI también al senado, tomando como base de esa intención imágenes fotográficas familiares de la candidata. También se incluyen duras y recientes declaraciones del mismo Antonio Aztiazarán, pero esta vez en contra de Lilly Téllez, candidata de Morena a la misma posición.

Y ya en conjunto, toda la serie de declaraciones, forman una inminente actitud misógina y de franca violencia política. Alguien debe decirle al “toño” que compite contra mujeres, y que por eso su lenguaje corporal y verbal hacia ellas debe ser moderado y sumamente cuidadoso. Alguien debe aclararle que establecer una campaña de critica hacia las mujeres, terminará por convertirse en una campaña negra donde él saldrá perdiendo.

Por lo pronto, el “toño” positivamente se refirió a Carolina Lara Moreno con socarrona risa, cuando ella tendría más derecho de representar al PAN como candidata que él.

Bien valdría la pena saber si el Toño, en un ánimo conciliatorio, defendería a Carolina Lara Moreno de esa amenazante expulsión.

Quien no se pierde en temas escabrosos, y sigue caminando de frente, y ella si que no se quita y se mantiene de frente, es la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, convirtiendo a Sonora, en el segundo estado en el país que generó más empleos en marzo de 2018, de acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social.

En total, 19 mil 741 nuevos empleos de enero a marzo de ese año han sido activados, siendo marzo el mes más productivo en ese sentido, imponiéndose sobre los números de los últimos veinte años.

Claudia Pavlovich Arellano ha pugnado intensamente por los sectores agropecuario, el de transporte y comunicación, y finalmente el de la construcción. Y en estos tres en donde se concentra la mayor generación de nuevos empleos, porque es justamente ahí donde está sentado el crecimiento del estado, con los distintos proyectos y obras que se concretan en el estado.

La generación de casi 20 mil empleos representa, además, un intenso “circulante” en el estado, que impulsa el comercio en pequeño e informal en gran medida, generando así ingresos extraordinarios para miles de familias en Sonora. Entre el circulo que frecuenta Juan Pueblo, la generación de empleos va más allá de las cifras. Para ellos, los sonorenses de la calle y de la banqueta, esos sueldos representan una mejor calidad de vida.

Lo dicho, Claudia Pavlovich Arellano es la que realmente sigue de frente.

Gracias por la lectura. Puede seguirme en @mensajero34 y en facebook.com/gilberto.armenta.16

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *