Diálogo

Diálogo


Por David Figueroa O.

Privatizar el servicio ¿Opción? Ante la crisis en la recolección de basura en Hermosillo

 

Siempre que se presenta un colapso en algún servicio público municipal como el que se dio en Hermosillo con el sistema de recolección de basura, surge la pregunta si resulta necesario la privatización como solución.

 

El descuido en los servicios, por la falta de mantenimiento de la administración municipal, provocó una crisis y la desesperación de los hermosillenses que vieron amontonarse los desechos en sus hogares sin que los recogiera el servicio de limpia en el transcurso de una semana.

 

No hace mucho, Hermosillo se caracterizaba por tener un excelente servicio de recolección de basura, incluso ha sido de los mejores evaluados.

 

La capital se distinguía por la calidad en ese rubro y era algo de lo que podíamos presumir hasta hace poco.

 

En la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (Encig) 2017 del Inegi, estudio en el que fue considerado Hermosillo, un 81.9 de los ciudadanos en Sonora,  refería, en relación con el servicio de recolección de basura de su ciudad, que es oportuno:                                 

http://www.beta.inegi.org.mx/contenidos/proyectos/enchogares/regulares/encig/2017/doc/encig2017_principales_resultados.pdf   Y un alto porcentaje, el 83 por ciento, se mostró satisfecho porque está libre del cobro de cuotas o propinas que traería una posible privatización.

 

Pero el deterioro, por el abandono presupuestal de parte del Ayuntamiento, originó que la situación hiciera crisis precisamente la semana siguiente de Semana Santa provocando un verdadero Viacrucis para los hermosillenses que se vieron “ahogar” por la basura acumulada.

 

Evidentemente, la mala administración originó que de los 72 camiones recolectores de los que dispone el Municipio de Hermosillo, sólo operaran 29. Y digo mala administración porque la mayoría presentaba problemas mecánicos por falta de mantenimiento: En los frenos, en el clutch, fallas en el motor, en el radiador, incluso no salieron por ¡falta de diésel!

 

Esto causó, como bien sabemos, que la capacidad se viera rebasada por la demanda y las familias vieran acumularse la basura frente a sus casas, generando un malestar ciudadano que se manifestó en las redes sociales.

 

Producto de la desesperación, se vieron obligados a tener que pagar a particulares para que les retiraran los desperdicios que ya olían mal, cuando los recursos que genera el cobro por el predial es precisamente para que el Gobierno Municipal cumpla con éste y otros servicios.

 

Escenas como los botes de basura llenos en exceso, las bolsas colgadas de cercos y de postes las vimos durante días, la recolección de desechos se incrementó un 70%, por lo que los vehículos recolectores tenían que hacer doble viaje y decenas de colonias quedaban pendientes de que les recogieran la basura.

 

Cada vez que se presenta una problemática de este tipo, surge la tentación de preguntar si se deben privatizar los servicios públicos, como el de la recolección de basura, pero es un error que hoy sufren varios municipios de Sonora, como Agua Prieta y Guaymas, que a pesar de esa decisión no han visto resuelta la situación.

 

Por el contrario, esos municipios han entrado en conflicto con la empresa a la que le otorgaron la concesión, por la falta de capacidad presupuestal para pagar las altas cantidades en las que han comprometido los recursos públicos -generados por el ingreso de los contribuyentes- y el futuro de la ciudad.

 

Incluso al inicio de la presente administración municipal en Hermosillo, se pretendió concesionar el servicio de recolección en beneficio de algunos particulares y de intermediarios, pero no procedió la intención.

 

Pero ya vemos, conforme a los resultados de la encuesta del Inegi, sobre el sentir de los ciudadanos que no están de acuerdo con una posible privatización.

 

Por la experiencia en municipios como Agua Prieta, donde la empresa encargada llegó incluso a suspender el servicio por falta de pago metiendo en problemas al Gobierno municipal y a los ciudadanos, provocando una verdadera crisis que derivó en demandas, que la privatización no es lo más recomendable. Igual situación pasó en Guaymas.

 


David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y  en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *