Vecindad y tiranía geopolítica


Héctor Rodríguez Espinoza

“Con los americanos hay tres reglas: decirles la verdad, cumplir lo pactado, y golpearles sobre la mesa; de otra manera no nos respetan”.

Emilio Rabasa, ex Embajador en Estados Unidos y Canciller.

I. La histórica y pesada vecindad con Estados Unidos, desde la guerra desigual e injusta de 1847, ha sido oscilante y proverbialmente desventajosa.

Querámoslo o no, seguimos siendo su mal y necesario back yard, su patio trasero.

Además, somos su socio comercial, así sea como el patito feo de la relación trilateral; y ambos, cada vez más INTER DEPENDIENTES.

Pese a que millones de mexicanos odian al presidente estadounidense Donald Trump y que no están de acuerdo con su política hacia México, lo cierto es que, entre todas sus deslices, este presidente del país más poderoso del mundo, dijo algunas palabras muy ciertas. (Entrevista que la periodista Bárbara Walters le hizo, en Julio 2017.):

“Voy a construir el muro para obligar al gobierno mexicano a trabajar en serio, porque un país inmensamente rico en recursos naturales y humanos, no necesita exportar trabajadores ilegales a Estados Unidos.

Es una aberración saber que políticos de ese país tienen cuentas millonarias en dólares y son dueños de grandes empresas a costa de los impuestos de los obreros mexicanos. Es triste y lamentable que a la mayoría de los mexicanos se les pagan los sueldos más bajos del mundo. Qué lamentable que en México sólo existan dos clases: la clase alta que corresponde al 7% de los mexicanos, y la clase baja que corresponde al 93% de los mexicanos, la clase media no existe en México.

Conozco a muchos políticos y empresarios mexicanos en el mundo de los negocios que tienen penthouses en la zona más exclusiva de New York y otros con Chalet en París o castillos en Europa; y eso a base y gracias de los impuestos y de los bajos sueldos que se le pagan al obrero mexicano.

México es uno de los cinco grandes países petroleros a nivel mundial y pagan las gasolinas más caras del mundo y eso no puede ser.

Quiero que el gobierno de México se ponga a trabajar en serio y deje de exportar trabajadores ilegales a Estados Unidos.”

II. ACOTACIÓN

Habría qué observar que, en lo que no tiene razón, es en lo de las dos clases económicas. En México sí existe una clase media, que es el 27% de la población.

III. El presidente Donald Trump firmó una proclama el miércoles 5 de abril para enviar, a la Guardia Nacional, a la frontera con México.

El mandatario dijo en un memorándum a sus secretarios de Defensa, de Seguridad Nacional y de Justicia, que la “situación en la frontera ha llegado a un punto crítico”.

En el documento se le ordena al secretario de Defensa que respalde al Departamento de Seguridad Nacional para proteger la frontera sur con el fin de detener el flujo de drogas y de gente, y le ordena a los directores de las dependencias que le presenten un informe en 30 días en el que propongan otras medidas.

El presidente, junto con los gobernadores de estados fronterizos trabajan para desplegar “inmediatamente” a la Guardia Nacional en la frontera con México para detener la inmigración ilegal, afirmó el miércoles Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Nacional.

Las leyes federales prohíben el uso de soldados en servicio activo para labores policiales dentro de Estados Unidos, a menos que el Congreso lo autorice específicamente. Pero durante los últimos 12 años, los presidentes han enviado tropas de la Guardia Nacional a la frontera para incrementar la seguridad y para que apoyen en la vigilancia y de otras formas.

Los gobernadores republicanos de Texas y Arizona elogiaron la medida, mientras que Susana Martínez, que gobierna Nuevo México y también es republicana, no hizo comentarios. Es probable que el gobernador de California, el demócrata Jerry Brown, se oponga.

IV. A esto se suma el Vía crucis de migrantes centroamericanos. 1,200 de ellos, mujeres, varones y niños. Huyen de bandas criminales de sus pobres y violentas naciones, subidos peligrosamente en “La bestia” de Ferromex, que ya están en la ciudad de México.

Estarán del 21 al 25 de abril en Caborca, luego a Mexicali y hasta Tijuana.

Una tormenta perfecta, cuando se unen dos lógicas geo políticas y campañas electorales …

Bien por el presidente Peña Nieto, al negarse a negociar con el miedo.

La cobardía es el veneno contra nuestra sufrida soberanía nacional.

V. ¿QUÉ SIGUE?

Sin embargo, no hay mucho que darle vuelta para entender que las relaciones México-Estados Unidos están en un punto crítico, obligan a un replanteamiento más allá de lo retórico. En lo coyuntural, el arribo de Trump ha supuesto una hostilidad exacerbada.

En algunas de sus medidas no difiere mucho de lo ejercido por gobiernos demócratas, si bien hablaban suavecito a México, igualmente recetaban tropas de Guardia Nacional y deportaciones masivas en la frontera norte. El presidente Obama deportó a 300,000 mexicanos por año, 2, 400, 000 en sus dos mandatos.

“Los mexicanos podemos tener diferencias entre nosotros, y más aún en tiempos de elecciones, pero estaremos siempre unidos en la defensa de la dignidad y la soberanía de nuestro país”, señaló el presidente Enrique Peña Nieto en un mensaje a la nación.

El sentimiento de unidad nacional crece de forma paralela al rechazo de Trump y podría convertirse en un motor para impulsar posturas más firmes por parte del gobierno mexicano y, por qué no, para sentar las bases para el replanteamiento de la relación con Estados Unidos, tanto en materia comercial como de cooperación con base en los mejores intereses para el país.

No hay duda que un ambiente de unidad nacional es indispensable para proteger los intereses de México frente a la amenaza que supone el gobierno del presidente Donald Trump.

Para el Doctor José María Ramos, investigador del Colegio de la Frontera Norte, uno de los mayores espacios de oportunidad que tiene México para mejorar las condiciones de la relación bilateral es el cabildeo con los actores políticos y económicos en los Estados Unidos que comulgan con los intereses mexicanos.

El especialista en temas transfronterizos está convencido de que tanto en el Capitolio y en el gobierno de algunos estados fronterizos están conscientes de la importancia de mantener una relación sana con el vecino del sur, incluso por intereses comerciales y de inversión.

“En esta agenda, es donde yo planteo la importancia de generar mayores espacios de intervención en los distintos círculos que toman decisiones en Estados Unidos. México tiene que fortalecer sus acciones de cabildeo, pero un cabildeo que esté muy focalizado en función de los grandes temas que nos preocupan”, señala.

VI. TIEMPOS DE TURBULENCIA

En los tiempos de Trump, una época de turbulencia político diplomática y de proteccionismo comercial, México podría convertirse también en el país que encabece en la región la oposición a las políticas agresivas de los Estados Unidos.

Precisamente esta misma semana se llevará a cabo la Cumbre de las Américas en Perú, una nueva oportunidad para que el gobierno mexicano pueda hacer una denuncia pública ante los embates de Trump, ya que hasta el momento no ha utilizado los espacios internacionales para posicionar la problemática y generar la empatía de otras naciones.

El inquilino de la Casa Blanca parece estar logrando algo que no habían podido lograr los actores políticos en México, un sentimiento de unidad -aunque sea por el rechazo a Trump- que pocas veces se ha visto en el país.

Sin embargo, tras el firme posicionamiento y respuesta por parte del gobierno mexicano, subyace de igual modo una demanda para pasar del terreno del discurso patriótico hacia las acciones de defensa de la soberanía, y a su vez la firmeza para negociar los temas de interés común.

La tensión en la relación bilateral desde la llegada de Donald Trump parece estar marcada por las necesidades de Estados Unidos y los caprichos del mandatario, pero no se ponen sobre la mesa los intereses de la agenda mexicana en materia de migración, de combate conjunto al crimen organizado o del establecimiento de las políticas comerciales más favorables para el país.

México podría convertirse en el país que encabece en la región la oposición a las políticas agresivas de los Estados Unidos

Esta inédita unidad que parece extenderse a todos los sectores del país, es también una oportunidad para poner todos estos temas sobre la mesa de relación bilateral, pues más allá de la renegociación del TLCAN, hay otros aspectos en que México podría buscar un equilibrio más provechoso.

El Doctor Ramos asegura que el gobierno mexicano podría aprovechar el rechazo casi unánime que generan las políticas de Trump en México y en un sector importante en los Estados Unidos para posicionar sus propios intereses y con ello obtener una importante herramienta en las negociaciones para avanzar su propia agenda.

“Aquí lo importante es la inteligencia y la capacidad de utilizar esas agendas de posicionamiento, pero también el cabildeo de visibilización paralelamente a esta polarización política, porque también ayuda para presionar y para negociar”, apunta.

Para Sergio Aguayo (Tema Ignorado, Reforma, 11 abril 2018), sabemos poquísimo de los acuerdos concretos que hay entre los dos países. Lo ejemplifica:

1. El 15 de marzo, diez ex comandantes del Comando Sur y del Comando Norte de Estados Unidos enviaron una carta a Donald Trump para apoyar la continuación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Dijeron que el TLCAN ha permitido una "estrecha colaboración en torno a asuntos bien importantes que incluyen el tráfico de drogas, el terrorismo, la ciberseguridad, el crimen organizado y la migración". Para ellos, México es parte de su "arsenal estratégico". Peña Nieto reconoció esta cercanía al recordar, en su discurso de respuesta a Trump, que "en ningún momento hemos escatimado nuestra cooperación".

2. En materia de seguridad, los dos países tienen intereses compartidos y hay asuntos que deben manejarse con discreción. No obstante, es indispensable exigir información sobre lo que hacen. La opacidad empobrece el debate y las políticas públicas.

Concluye que para que mejore la comprensión es indispensable transparentar el contenido que tienen dichas intensas relaciones de seguridad. No dejemos que nos distraigan con los fuegos de artificio de su retórica; exijámosles que revelen lo sustantivo de lo que pasa en el submundo de la seguridad.

VII. ¿POBRE MÉXICO …?

No deja de llegar a la mente esa conocida frase, que se le atribuye a Porfirio Díaz: “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. En realidad –sostiene Ángeles González Gamio- fue escrita por Nemesio García Naranjo, intelectual regiomontano.

Una de las imágenes del Zócalo más dolorosas, es en la que aparece la bandera estadunidense ondeando en Palacio Nacional, durante la artera invasión tras la cual perdimos la mitad del territorio.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *