Profesor Aureliano Corral Delgado, “Corralitos”.


Héctor Rodríguez Espinoza

“Guardo gratísimos recuerdos de quienes han culminado sus anhelos”.

Aureliano Corral Delgado.

PLANTEL DEMOCRÁTICO, SIN ENVENAMIENTO DE ALMAS

Mis estudios en la Escuela Secundaria, 1956-1959, transcurrieron con normalidad, calificaciones aceptables, con el natural tropiezo en algún curso de matemáticas -futuro abogado, al fin-.

Vale la pena acentuar el carácter saludablemente democrático del plantel, si no el único en su género en esa época -en lo tecnológico existía la Prevocacional federal, Av. Serdán-, donde  después de destruir uno más de nuestros escasos edificios históricos, se  construyó la oficina de Bancomer. Convivíamos en las aulas, pasillos, corredores, canchas deportivas, desfiles -coordinados por el Secretario General de la Universidad, Prof. Rosalío “Chalío” E. Moreno-, honores a la Bandera, Bandas de música y de guerra, prácticas, equipos y porras deportivas, adolescentes de distintos estratos. Bastaría recordar apellidos de las listas de asistencia que nos reunía, lo mismo  a hijos de ricos ganaderos, agricultores, comerciantes, industriales y profesionistas prósperos; a descendientes de la naciente clase media; que a la prole de  honrados artesanos, profesores, obreros, campesinos o pequeños comerciantes, como el autor de estas líneas. Liceo mixto tan sano es difícil imaginarlo en estos tiempos; libre de vicios, drogas y violencia juvenil, sólo inocentes riñas.

Esto se perdió con el tiempo. La ciudad creció y su nueva población, nacida aquí o inmigrada de la sierra, costas y frontera y de fuera del Estado, de las Bajas Californias, obligó al gobierno y a la iniciativa privada a multiplicar sus planteles y opciones, para el bien de la cantidad de educandos, pero rompiéndose ese efímero y quasi utópico encanto que vivimos, sin marcadas diferencias producidas por frívolas razones de clase y posición económicas, que envenenan el alma. Sobre todo el sentirnos parte -a pesar de nuestra corta edad y de carecer de los requisitos según las normas nacionales- de la Universidad de Sonora, llenándosenos la boca y la de nuestros padres, con todo el orgullo que significaba.

Son tantos los recuerdos de mis años secundarianos que rebasan el marco selectivo de este testimonio y agotarían la paciencia de los lectores. Los más me los llevaré a la tumba, algunos los relato por su curiosidad.

En Geografía Humana y Económica, Aureliano Corral Delgado, “Corralitos” - el de “de modo y manguera que”, “recapitulando” y dador de ingeniosos sobrenombres a los alumnos -.

CP. MIGUEL ÁNGEL “EL CHERO” PAZ CÓRDOVA. VERDAD Y ÉTICA.

En sabrosa taza de café en el Elvira, me obsequió un ejemplar de su “Anecdotario Universitario”. Comparto fragmentos:

“Hace tiempo y antes que me gane en el peregrinar por alcanzar el mañana, narraré, no sin antes pedir disculpas, parte de la historia universitaria, especialmente de respetables Maestros fundadores, pusieron su saber en manos de los estudiantes, para alcanzar la grandeza que hoy disfruta.

Soy de Baviácora, Son., que me vio salir a mediados de octubre de 1946 para ingresar a la Secundaria de la Universidad. Al llegar, un mes y medio después de iniciadas las clases, me senté donde se me indicó, primer mesabanco fila derecha viendo hacia adelante únicamente al maestro y el pizarrón pared a pared, sin contacto por días con mis compañeros, la mayoría también de pueblos serranos y se conocían. Se creían citadinos sin ocultar la cruz de su parroquia. Me apoderaron el "chero Paz". El tiempo cambia, llegué a ser “chero” citadino: Presidente de la Sociedad de Alumnos de la Normal (al terminar Secundaria, recibiendo el título), fundador y editor de "La Voz Estudiantil", presidente de la Federación de Estudiantes de Universidad (FEUS), me titulé de Contador Público. Pertenecí al Colegio de Contadores Públicos, que eligió mi lema: "Verdad y ética, nuestro destino."

Ofrezco este anecdotario sin orden cronológico ni alfabético. Si el Maestro ya no se encuentra entre nosotros, que el Creador lo tenga en su gloria y que le haga llegar estas anécdotas como un justo y merecido homenaje.

...        Aureliano Corral Delgado, "Corralitos". ¡Qué clase de Maestro!, ¡cómo exponía Geografía Humana, de espaldas al pizarrón te dibujaba el mapamundi, siempre al iniciar la clase, empezaba: "¡Recapitulación!", para resumirla, usando los brazos, las manos siempre llenas de gis. Como si fuese ayer, recuerdo -como muchos- las famosas pruebas de rellenamiento en sus exámenes finales: "Los creadores de la Geografía Humana fueron: Ratzel, Richter y ______". Si en la raya se escribía Humbolt, ya la tenía correcta.”

DR. MARIO PADILLA CHACÓN. IMPRESIONADOS.

Escribió, al fallecimiento de este mentor, un artículo:

“Aureliano Corral Delgado, "Corralitos",  no llevaba mapas, los dibujaba. Un mapamundi no le tomaba más de un minuto. Cuando pasaba a alguno a dibujar un mapa de México en el pizarrón, invariablemente decía: ‘parece talega para colar café’. Tengo en mi memoria fragmento de su dictado descriptivo de la espesura amazónica: “...cubierta de enredaderas y lianas, donde los rayos del sol jamás llegan a tocar el suelo. Allí reina un imponente silencio, sólo interrumpido a veces por el ruido de los insectos y el chillido de los monos”. Nos quedábamos impresionados.”

CP. ANTONIO NEVÁREZ ABRIL. SIEMPRE EN NUESTRA MEMORIA.

“… Corralitos" fue un maestro fuera de serie, se hacía querer y respetar por todos sus alumnos, sumamente inteligente y con gran sentido del humor. Amenizaba sus clases con dichos y refranes. Exponíamos la clase al frente al grupo -ahora lo entiendo por qué-, para que nos desenvolviéramos mejor y perdiéramos el miedo.

Eran tan amenas e ilustradas sus enseñanzas que, hasta la fecha (50 años despues), aún recuerdo algunas de las definiciones de sus diferentes asignaturas, ejemplo, a la voz de: “¡recapitulación!":

“¿Qué es clima? ‘Es el conjunto de fenómenos meteorológicos que caracterizan el estado medio de la atmósfera, en un punto cualesquiera de la superficie terrestre’. Ley de Newton o de gravitación universal: ‘Los astros se atraen en el espacio en razón directa de su masa y en razón inversa del cuadrado de su distancia’. Ley de Keppler: ‘Los rayos vectores de cada planeta  recorren áreas iguales en tiempos iguales’. ¿Qué es el sol?: ‘La cosmografía nos enseña que es una estrella como todas las demás’.            ¿Qué es ósmosis? ‘Es un fenómeno físico químico que consiste en el paso de dos líquidos de diferente densidad a través de una membrana’. ¿Dónde nace el Río Yaqui? ‘En Chihuahua con el nombre de río Papigochi.’ Recorrido del Ferrocarril Mexicano: ‘Desde México, Apizaco, Orizaba, Córdova y Veracruz.’

Dentro de su buen humor, nos cambiaba nuestros apellidos. Por ejemplo, a uno que se apellidaba Corona, le decía ‘negra modelo’; a alumnas que siempre andaban juntas y bien polveadas, les decía: ‘Las tres polveras’. A mí me llamaba ‘mesalina  Nevárez’, pues era muy platicador e inquieto.

Expreso la admiración y cariño que sentíamos por él, los que tuvimos la fortuna de tratarlo: ‘Profesor Aureliano Corral Delgado (‘Corralitos’), Dios te bendiga siempre. Siempre estarás en nuestra memoria.”

“LOS PRIMEROS AÑOS DE LA SECUNDARIA DE LA UNISON” (El Imparcial, 22 abril de 1989).

 Aureliano Corral Delgado, "Corralitos",  publicó: “Ocupó originalmente el pequeño inmueble a la derecha del edificio principal, su primer director el maestro Ernesto Salazar Girón. Como Secretario el profesor Amadeo Hernández Coronado y profesores de tiempo completo Luis A. Peterson, Adalberto Sotelo, Luis López Álvarez, Rafael Víctor Meneses y Aureliano Corral Delgado. Secretarias Laurita Fuentes Frías, Conchita Becerra y Rosita Valenzuela. Conserjes don Pedrito López Vera, el "Chinchas" y el "Perico".

El primer director de la banda de música fue el mayor J. Estrello, al siguiente año fue reemplazado por el mayor Isauro Sánchez Pérez. Recuerdo que tocaban buenos muchachos: Moisés Canale, Pedro Vega, Héctor Rodríguez Espinoza, Ivón Méndez, “el Chino” Medina, los Hermanos Curiel y otros.

Impartieron materias los primeros años prestigiados maestros y profesionistas como los licenciados Enrique E. Michel, Manuel Gándara, Miguel Ríos Gómez, Amoldo Palacios Mendoza, don Lauro B. Quiróz, doctores Hugo Pennock Bravo, Carlos B. Michel, A. Hurtado, profesores Carlos Espinoza Muñoz, Enrique García Sánchez, Eva Dolores I. Loaiza, Luz Martinón Pujol, Miss Acuña, José Sosa Cbávez, Emiliana de Zubeldía, Gonzalo Díaz Karey, María Peterson, Amparo Leyva y Francisco Castillo Blanco.

Entre la "muchachada" guardo gratísimos recuerdos de quienes han culminado sus anhelos desempeñando cargos oficiales y actividades socioeconómicas. Calculo que pasaron por mis clases diez mil jóvenes durante los 35 años ininterrumpidos que serví a la Universidad, especialmente en la secundaria.

En tantos años y con el crecido número de alumnos, es difícil recordar fechas y hechos, sólo someramente: Antonio Silva, Carlos Gámez Fimbres, Roberto Fonllem, Enrique Cifuentes, Porfirio Estrada Arras, Víctor Galindo Sánchez, Benjamín Contreras, Raúl Loustaunau, Francisco Vizcaíno Murray y otros alegres grupos, en juegos y deportes. Más "grandecitos" como Gustavo Hodgers, el “Cochibeto” Healy con su gran amigo Enrique (“Chato”) Corral, Enguerrando Tapia, Rubén Parodi, Eduardo y Roberto Gómez Torres, Casillas, Durán Santeliz, Alberto Rubio, Abraham Katase, Diego Monteverde, “Cuyito” Enríquez Burgos, Oscar (“ciego”) López Vucovich, el siempre atento y circunspecto Moisés Canale, Rafael García Maheda, Arcadio Valenzuela, “Memo” Moreno (con su camarita); a las simpáticas “Tulita” Tapia, “Tichiquena” Montijo, Aída Isibasi y Carmelita Buelna, a la seria y amable "cerebrito" Josefina Ochoa Ruiz. Jugando a Juan Antonio Ruibal, Gloria de la Fuente y Tere López Moctezuma. Los aplicados Delfín Ruibal, Genaro Encinas Ezrré, Alfredo Arellano, Mario Padilla Chacón y Alberto Monteverde Alatorre; traviesos e inteligentes Rubén Gutiérrez, Francisco “Botas” Mendoza, Horacio Rubio, Jorge Estrada, Carlos Peralta Dávila, Virgilio Ríos, Carlos Baranzini, Claudio Solórzano, Arturo Ortega, Manuelito Cubillas, Alberto Gaxiola, Francisco Keith y a las simpáticas Emma Orcí, Guadalupe Gómez y Beatriz Ortiz  Loustaunau. ..”

ENTREVISTA PARA TV UNISON

En 1992, con motivo de los 50 años de la Universidad, el Cuentista, profesor y Lic.  Luis Enrique García Pérez, Director de Extensión Universitaria, me invitó a grabar, para el canal 8 de la TV, en una serie de ese género con la pléyade de pioneros sobrevivientes, una entrevista con el Prof. Aureliano Corral Delgado, “Corralitos”, fundador. Filmada en el antiguo recinto de aquella irrepetible Escuela transcurrió agradable, sin script y con naturalidad y sencillez que le imprimió la humilde y honrada personalidad del Profesor. Recreamos escenas de los años  en que coincidimos como Profesor-alumno, iniciando la plática desde el jardín exterior y continuándola en el primer patio interior.

Recordamos que en esa explanada interna de césped fue donde, una mañana de abril, reunió a toda la escuela el Director Amadeo Hernández Coronado, para que el mejor orador de la planta docente -el mismísimo “Corralitos”-, nos pusiera una elocuente “enjabonada”, media hora, al descubrirse que un mal alumno había descarapelado, con navaja de campo, unos centímetros de la corteza de uno de los naranjos a la entrada de la Escuela, con ruindad ecológica. Fue la primera lección viva de Medio ambiente y Desarrollo sustentable, mucho antes de la preocupación mundial por esta Disciplina.

Seguimos en los pasillos, en los que él acostumbraba saludar a sus colegas y alumnos con su característico ¡jáu! apache, elevando su mano derecha; y la culminamos en una banca de la pared sur del pórtico, frente a la Dirección, espacio de nuestros ensayos musicales a mediodía y donde plasmó un original mural Roberto Peña Dessens. Supongo que de vez en cuando la Televisora de la Universidad trasmite esa serie, en homenaje a quienes sembraron una semilla de una buena calidad moral, predicada con el ejemplo.”

JUEVES SANTO DE 1996

A las 7 hrs., en el Instituto de Ciencias y Educación Superior ICES, Preparatoria en la que Don Aureliano enseñaba -local de lo que fue el Cine Arena, parte de gradas de cemento que se conservan en híbrida escenografía-, se sintió mal, internándolo una hija en el Hospital Chávez, muriendo a los pocos minutos. La tarde del viernes siguiente, sus restos fueron inhumados en el panteón municipal. Le hicimos guardias en la Rectoría, familiares y pocas personas que nos quedamos en Hermosillo. Me enteré, por el Profesor Amadeo Hernández Coronado, que ya sólo quedaban él -a punto de cumplir, el 15 de octubre de 1996, 90 años- y el Lic. Ricardo Valenzuela, de los fundadores, aquel octubre de 1942.

EJEMPLAR AGRADECIMIENTO.

No debo concluir sin divulgar la admirable acción de mi amigo Lic. José Ángel Calderón Trujillo. ¿Sabía usted que tiene en su hogar un altar laico, con las fotos de sus pedagogos favoritos: Luis López Álvarez, Ernesto López Riesgo, Amadeo Hernández Coronado, Rafael V. Meneses y Rosalío E. Moreno?

Esto es gratitud.

Invito a ver mi entrevista con el Prof. Aureliano Corral Delgado en mi cuenta de youtube:  https://www.youtube.com/user/hectorrdz11/videos

(Del libro Evocaciones de un Universitario, 2017)

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *