Deja Caborca de ser bastión panista y Rodrigo Acuña podría repetir para el PRI


El bastión panista que significo Caborca en otros años, terminó su racha en el 2015 cuando con el arrastre que traía Claudia Pavlovich en su candidatura a la Gubernatura, hizo posible que el PRI recuperara uno de los municipios con mayor producción agropecuaria en Sonora.

Karina García Gutiérrez, apoyada también con el trabajo en tierra de Rodrigo Acuña Arredondo -como candidato triunfador a Diputado Local en aquel tiempo-, consiguió desplazar a los gobiernos panistas que durante una racha de 18 años -es decir, seis administraciones- se mantuvieron en el poder de la Administración Municipal.

Ahora que se aproxima la elección del domingo 1 de julio, tal parece que el partido tricolor ganará por segunda ocasión consecutiva la ciudad conocida como “La Perla del Desierto”, la cual se ha hecho grande gracias al esfuerzo de esos emprendedores del campo que han podido derrotar los inconvenientes del clima caluroso y seco que se vive en los alrededores del Río Asunción y que hace más de 300 años recorrió y fundó el Padre Francisco Eusebio Kino.

Rodrigo Acuña Arredondo, diputado local con licencia, es quien encabeza la fórmula rumbo a la Presidencia Municipal de Caborca, haciéndose acompañar para la Diputación Local por la Alcaldesa (también con licencia) Karina García Gutiérrez.

Aunque al principio del trienio 2015-2018 se había mencionado la polarización entre Karina García y Rodrigo Acuña, las cosas no resultaron como se habían dicho, ya que se ha visto en infinidad de ocasiones coordinándose en sus respectivas campañas y también con la candidata a diputada federal por el Distrito O1, la sanluisina Gabriela González Navarro, además del acercamiento con los aspirantes al Senado, Sylvana Beltrones Sánchez y Manuel Ignacio Acosta Gutiérrez.

En sus recorridos por las colonias y los ejidos de Caborca, Acuña Arredondo ha consolidado su presencia con los votantes, ya que desde hace mucho tiempo y en su calidad de empresario y agricultor, ha estado cerca de la gente atendiendo sus necesidades.

Karina García, por su lado, con la experiencia de haber sido Diputada Local del 2012 al 2015 y en el siguiente trienio Presidenta Municipal de Caborca -como dijimos anteriormente-, conoce el oficio político y ha sabido cómo promover el voto a su favor.

Pero curiosamente este año en Caborca, han surgido al menos tres personajes políticos que tienen nombre y partido en busca de la Alcaldía.

El primer perfil que salió a la luz pública manifestando sus intenciones a través del partido Movimiento Ciudadano, fue la abogada Patricia Ascagorta, quien en un principio llamó mucho la atención por su belleza física.

De hecho y en un acto lamentable que fue considerado como violencia de género -y que dio pie a una denuncia a principios de este 2018-, fue la “clonación” en redes sociales de un video en el cual -supuestamente- la joven Ascagorta realiza bailes eróticos.

Posteriormente se demostró que ese audio visual corresponde a una edecán brasileña que incluso estaba bailando otra melodía de zamba; y no la cumbia de “Movimiento Naranja” que tanto le ha pegado al partido que dirige en el país Dante Delgado y que en Sonora lo hace María Dolores del Río.

Otro candidato que surgió de última hora y con los colores del nuevo partido Morena, es Librado Macías González, quien durante la presente Administración Municipal se desempeñó como Regidor propietario.

Se trata de otro agricultor, pero no de tanto arraigo, ya que este es originario de otro estado pero que ya ha hecho un regular capital político y de amistades en esta región.

Finalmente y en la lucha por la Presidencia Municipal de “La Perla del Desierto”, aparece el también ex alcalde y ex diputado local, Darío Murillo Bolaños, quien también fue duramente cuestionado luego de haber trabajado como funcionario de primer nivel en los últimos tres años del gobierno de Guillermo Padrés.

Aunque el último presidente municipal panista que tuvo Caborca fue Francisco Jiménez Rodríguez, les comento que al entrar al poder Karina García Gutiérrez, las irregularidades más frecuentes que encontró correspondían a la Administración Municipal anterior que encabezó Murillo Bolaños.

Un ejemplo de los innumerables actos de corrupción que se descubrieron durante de esa administración, fue la adquisición de seis cámaras de seguridad que se instalaron por toda la ciudad y que al poco tiempo dejaron de funcionar por el simple hecho de que a la empresa proveedora se le quedaron debiendo 4 millones 200 mil pesos, de un total de 4 millones 500 mil pesos.

Es decir, se le pagaron solamente 300 mil pesos.

Sin embargo la empresa, en su lucha por recuperar su dinero, demandó por la vía mercantil y al emitirse el laudo éste indicaba que se le tenía que pagar; por lo que las autoridades congelaron las cuentas bancarias para liquidar ese adeudo.

Otra situación extraña pero que fue motivo de actos de corrupción, fue la autorización que se brindó mediante Cabildo para que una empresa hiciera préstamos personales a los empleados del Ayuntamiento y que su pago se descontara a través de la nómina.

Al solicitarse una gran cantidad de préstamos y al acumularse 4 millones 500 mil pesos entre todos los empleados que ocupaban dinero, la Dirección de Recursos Humanos se los descontó vía nómina pero jamás le pagó a la empresa y al demandar ésta lo hizo por una cantidad de 10 millones de pesos, ya que incluía los respectivos intereses.

De acuerdo a las declaraciones de Karina García, todas las denuncias se pusieron ante la Fiscalía Anticorrupción de Sonora (FAS), pero hasta el momento no se ha sabido nada.

Y así como ese tipo de irregularidades cometidas durante el período de Murillo Bolaños, también hubo otras estando a la cabeza Francisco Jiménez Rodríguez que gobernó del 2012 al 2015.

Un ejemplo de estas irregularidades fue la retención del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que nunca se pagó ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda Federal , pese a que ese dinero le había descontó a los empleados -también vía nómina- por un monto global de 4 millones 500 mil pesos.

Ahora que se aproxima el día de decidir por los buenos gobiernos, Rodrigo Acuña se mantiene como el perfil más completo y honesto para encabezar el esfuerzo de los caborquenses que curiosamente es uno de los pocos municipios en los que su gente no emigra a buscar trabajo o a estudiar a las grandes ciudades como Hermosillo, Ciudad Obregón o Nogales.

 Y esto se debe por un solo motivo:

Porque Caborca es tierra de oportunidades.

De concretarse el triunfo de Rodrigo Acuña, y de acuerdo a sus declaraciones, pugnará para que se siga mejorando la calidad de vida de sus habitantes con traer inversiones y generar más empleos; pero sobre todo, que se consolide la conectividad de una de las plazas más alejadas de la capital sonorense.

Porque independientemente de la extracción partidista de los Alcaldes que ha tenido Caborca, ninguno de ellos ha pugnado por tener un aeropuerto, o simplemente mejorar la red ferroviaria y la carretera por la cual se transporta la producción agrícola de la región.

                                           000000000000000000000000000000000000000000000

En la política hermosillense, ya son varias empresas que aseguran que de las seis diputaciones locales en competencia, al menos cinco ganará el PRI frente a sus otros adversarios.

La única demarcación que podría perder el partido tricolor, es el Distrito VIII que corresponde a un sector popular de nuestra ciudad y en donde andan varios candidatos en busca del voto.

Vicente Solís Granados, de extracción cetemista y llevando los colores del PRI, es quien pretende llegar al Congreso del Estado por segunda ocasión.

Lamentablemente para él, las cosas no le favorecen porque tiene un rival muy duro en la persona de Javier Neblina Vega, quien a golpe de calcetín y platicando con la gente, ha logrado mantener en buen nivel las preferencias de los electores.

A este Distrito también se suman otros candidatos en busca de la aceptación del respetable.

Ellos son la actriz María Antonieta Rosas Saavedra, conocida como “La Güilochis”, de Movimiento Ciudadano; Miroslava Luján López, de Morena; Claudia Guadalupe Valdez Amaya, de Movimiento Alternativo Sonorense (MAS); y Miguel Darío Burgos Matrecito, candidato independiente.

En caso de confirmarse los pronósticos de las empresas encuestadoras (donde se incluye el potencial triunfo de Javier Neblina), es muy probable que la 62 Legislatura del Congreso del Estado sea un colegiado muy plural, debido a que en otras regiones de Sonora hay presencia de muchos partidos distintos a los que siempre han dominado en las votaciones.

Seguiremos al pendiente.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *