Diálogo


Por David Figueroa O.

Una dura “prueba de fuego” para los nuevos presidentes municipales

 

Las autoridades municipales, que tomarán posesión a partir de este 16 de septiembre, enfrentarán una “dura prueba de fuego” al recibir administraciones con finanzas en quebranto, endeudadas, la mayoría, con deficientes servicios públicos y, lo peor, algunas con graves problemas de inseguridad.

La nueva composición política, en cuanto a la distribución de los municipios en la geografía sonorense, inédita en la historia del Estado, representa la forma en la que votaron los ciudadanos al elegir autoridades y la esperanza que tienen porque les  resuelvan los problemas en sus comunidades.

Un total de 18 municipios, que representan más del 80 por ciento de la población sonorense, estarán gobernados por presidentes emanados de la Coalición “Juntos Haremos Historia”, de Morena- PT y Partido Encuentro Social, incluidos Hermosillo, Cajeme y Guaymas, donde se han registrado fuertes problemas de seguridad.

En otros 27 municipios más pequeños, serán autoridades emanadas de la Coalición Todos por Sonora integrada por el PRI, Panal y Partido Verde Ecologista de México. Y 9 serán gobernados por la Coalición Por Sonora al Frente, del PAN y PRD.

Serán 6 ayuntamientos encabezados por alcaldes electos en candidatura común, PRI-Panal-PVEM y 3 del PAN-PRD; tres por la postulación única del PRI e igual número de Movimiento Ciudadano, uno de Nueva Alianza, uno del Movimiento Alternativo Sonorense (MAS) y uno independiente en Cananea.

En total son 26 presidentas mujeres electas que encabezarán el destino en igual número de municipios entre los que destacan algunos de los más grandes como Hermosillo, Navojoa y Guaymas; alcaldes hombres gobernarán en los 46 ayuntamientos restantes.

Ejecuciones y asesinatos en Cajeme, Guaymas y Hermosillo, con una percepción de inseguridad a la alza en los habitantes, es el común denominador en estas ciudades en donde ahora alcaldes de partidos diferentes a los que habían gobernado tradicionalmente, tienen la oportunidad de hacer las cosas de otra manera para revertir esa situación negativa.

La violencia con la serie de asesinatos en Cajeme parece imparable y las ejecuciones en San Carlos pusieron en jaque al Municipio de Guaymas en días recientes provocando que las autoridades de Estados Unidos emitieran una alerta para que los ciudadanos de ese país del Norte no vinieran a ese centro turístico.

En la capital sonorense, la delincuencia se ve agravada por las adicciones y el alto consumo de drogas, sobre todo el “cristal” y la proliferación de las llamadas “tienditas”, ante lo cual las autoridades resultan incapaces de combatir y que destruyen a familias enteras.

Otro aspecto que ahoga a las administraciones municipales y que les impide desarrollar obra en beneficio de los ciudadanos es la excesiva deuda pública. Esto frena también la adecuada prestación de los servicios públicos a los habitantes.

En Hermosillo, el monto de la deuda asciende a más de mil 500 millones de pesos –según la alcaldesa saliente Angelina Muñoz Fernández- situación que resulta insoportable y que debe enfrentar la próxima presidenta, Célida López, con el propósito de abatirla porque impide maniobrar de manera eficiente al Gobierno municipal.

De acuerdo al Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, al cierre del primer trimestre de 2018, entre los municipios que presentaban los mayores niveles de deuda, en términos absolutos a nivel nacional, están Hermosillo, con una deuda superior a 1,867 millones de pesos.

Otra medida que permite comparar el tamaño de la deuda entre municipios es el de la deuda per cápita en la que se enlistan varios municipios de Sonora a nivel nacional: Agua Prieta con 3,353 pesos; Puerto Peñasco con 3,026; Nogales 2,192.1 pesos; Guaymas con 2 mil 37.5 pesos y Hermosillo con 2 mil 058.

Al primer trimestre de 2018 eran los municipios con la más alta relación entre la deuda e ingresos.

Los nuevos presidentes municipales deberán, con hechos, ganarse la confianza de los ciudadanos, al atender las necesidades más apremiantes, si quieren que les refrenden el voto, lo cual podrán conseguir sólo si dan resultados.

Porque en la pasada elección del 1 de julio, de los 12 alcaldes que se postularon por la reelección, sólo a 5 la población les refrendó su confianza y su voto, por lo que gobernarán por un segundo periodo.

La esperanza esta fincada en los nuevos alcaldes y será preciso que se enfoquen a resolver ploblemas, de lo contrario terminaran decepcionando al ciudadano que los eligio y en las mismas condiciones de los que hoy se van.

 

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

 

Reseña: David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California;      Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *