Diputados y Comité Ciudadano, ¿dejaron sola a la Gobernadora?


Como si estuviéramos en una campaña electoral, tomaron fuerza las descalificaciones en contra de quienes buscan la titularidad de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora.

El abogado Antonio Ortega Orozco -que fue el defensor de la trabajadora doméstica Gisela Peraza Villa, quien laboró en la Casa de Gobierno de la Colonia Pitic durante el sexenio del ex gobernador, Guillermo Padrés-, es quien está desacreditando a Víctor Bonillas Murrieta como aspirante a Fiscal General de Justicia del Estado, luego de la convocatoria emitida por el Congreso de Sonora.

Mediante un oficio dirigido a la gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich Arellano, el veterano litigante dio a conocer los pormenores de la actuación de Bonillas Murrieta como funcionario público.

Para quienes no lo recuerden, Bonillas Murrieta fue Sub Procurador en la Fiscalía General -antes Procuraduría General de Justicia del Estado- al lado del ex titular, Carlos Navarro Sugich, y también durante Administraciones Estatales anteriores.

En los señalamientos firmados por Ortega Orozco y Gisela Peraza, también acusan al ex secretario particular de Padrés Elías, es decir, a Agustín Rodríguez Torres, como el autor intelectual de estos salvajes hechos; además a un grupo de funcionarios que solaparon estas acciones.

Entre ellos al mismo Bonillas Murrieta, a quien además lo involucran con la nula impartición de justicia que nunca llegó a los 49 niños que fallecieron en la Guardería ABC el 5 de junio del 2009.

Aparte de la tortura que sufrió la trabajadora doméstica, hay que agregarle que todavía la mandaron a cuatro centros penitenciarios del Estado para que purgara -injustamente- una condena superior a los cuatro años de prisión.

Con este tipo de descalificaciones, es probable que sigan apareciendo señalamientos de todo tipo en contra de los aspirantes a suplir a Rodolfo Montes de Oca.

De hecho, ya se ha mencionado algo similar en contra de Abel Murrieta Gutiérrez, quien en su calidad de Procurador General de Justicia en el Estado de Sonora durante el sexenio del ex gobernador Eduardo Bours Castelo, trató y logró de desviar la investigación que le correspondía supuestamente a la instancia estatal.

Esta investigación fue atraída -gracias a la sugerencia de las autoridades estatales- por la Procuraduría General de la República (PGR). Instancia que a más de nueve años no ha hecho algo importante por aclarar esta injusticia.

Igualmente ha habido señalamientos en contra de otros aspirantes a Fiscal, como es el caso de Héctor Contreras Pérez, a quien despidieron de su cargo de Sub Procurador cuando circulaba en una “calentura” que tomó de los corralones de la antigua PEI.

Quiero reiterarles que en estos días -en los cuales ha tomado mayor auge la inminente sucesión de Montes de Oca en la Fiscalía General de Justicia en Sonora-, ha habido infinidad de comentarios y señalamientos en contra de los aspirantes, ya sea en los comentarios de pasillo o simplemente en los medios de comunicación y redes sociales.

La colega Michelle Rivera mencionó en su videocolumna de esta semana, a otro licenciado en Derecho que busca ocupar la oficina principal del edificio conocido como “El Cubo” y que se encuentra detrás del Auditorio Cívico del Estado.

Ariel Gándara Toledo, en su intento por lograr un posicionamiento ante los actores políticos que decidirán este nombramiento, dijo que como prueba de su capacidad está dispuesto a acabar con la inseguridad de Ciudad Obregón en un plazo máximo de 30 días.

Posteriormente, supongo, se ocuparía de acabar con la inseguridad en el resto del Estado.

Lo único cierto que un servidor encuentra con todo este tema, es que los Diputados Locales de la 62 Legislatura no se quieren comprometer mucho con la designación del nuevo Fiscal General de Justicia en Sonora.

Porque si de 40 solicitudes que llegaron a tiempo a la Oficialía de Partes del Congreso del Estado, aprobaron 34 y no 3 o 5 -como usted elija-, es que están pensando que por más esfuerzos que haga el Poder Ejecutivo para acabar con la inseguridad, ellos están seguros que no lo lograrán.

Y por ese motivo, precisamente, es que no quieren involucrarse demasiado, ya que están tratando de que la ciudadanía no los culpe por no tener la capacidad de acabar con tanto desorden público que provocan los malandros en todas sus manifestaciones.

 En pocas palabras, pues, están dejando sola a la Gobernadora.

Pero lo que no esperaban, quizá, es que la Claudia le iba a entrar de lleno al asunto.

¿Y el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública en el Estado?

Bien, gracias.

Igualmente cuando recibieron su lista de 34 aspirantes aprobados por el Congreso de Sonora, simplemente la pasaron directamente al escritorio de Claudia Pavlovich Arellano.

Revisando precisamente cuáles nombres podríamos identificar como miembros de este comité, nos encontramos al menos un nombre muy reciclado en otro tipo de consejo o patronatos supuestamente honoríficos que trabajan para contribuir con nuestra sociedad.

Ajá.

Y por más que revisé los archivos donde pudiera encontrar algunos integrantes del Consejo de Seguridad Estatal, no hay información completa que nos dé una orientación correcta.

De los únicos dos personajes que me acordé, uno es del súper reciclado -por panistas y priistas- Jorge Cons Figueroa; además del de Manuel Emilio Hoyos Díaz.

Pero aún me faltan 16.

El resto de los miembros son representantes de algunas cámaras empresariales de Sonora como Coparmex, CMIC, Canacintra, Canaco Servytur, Canadevi, Aoans, Amda, Canirac, Canacope, AMS-Asoc, Maquilas de Hermosillo, Asociación de Acuicultores Privados de Sonora y USEM.

Participan además representantes de organismos civiles como Banco de Alimentos, Agrupación George Papanicolaou, Patronato Cruz Roja, Fundación del Empresariado Sonorense, Patronato de Bomberos, Fundación Esposos Rodríguez, Cepase, Instituto Kino, Visión 2025 e Instituto Iris Sonora.

Qué lástima que de tanta gente involucrada en un tema tan sensible y sumamente grave que estamos viviendo, dejen sola a la gobernadora Claudia Pavlovich para que tome una de las decisiones más difíciles de su administración.

Sin duda alguna.

Y de acuerdo a lo que ha trascendido, es probable que esta semana se envíe el filtro que habrá de hacer la Gobernadora para que el Congreso tome la decisión si acepta o no su propuesta.

Lo bueno para todos los sonorenses, es que tenemos una Mandataria Estatal que tiene -literalmente- bien puestos los pantalones a la hora de tomar la decisión que considere más correcta para todos los sonorenses.

Prueba de ello -y para cerrar con otro tema esta columna-, lo pudimos constatar ayer al mediodía, luego de que la Gobernadora solicitó al que será el nuevo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Spriu, que ¡por el amor de Dios! terminen de construir la maldita carretera que el pasado domingo por la noche cobró tres víctimas más en el tramo de Ciudad Obregón a Empalme.

Seguimos en la semana.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *