Una visita que no trajo nada a Sonora


El evento celebrado este jueves por la mañana donde se entregaron algunas propuestas para definir el Plan Nacional de Desarrollo -con las inversiones que deberán ser destinadas a Sonora en este 2019-, resultó igual o quizá peor que lo registrado en la llamada etapa del neoliberalismo que conformaron el PRI y el PAN.

Sin especificar ninguna obra, proyecto o inversión que beneficie a todos los que vivimos en este Estado, se desarrolló esta reunión que organizó en Hermosillo el Gobierno Federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La presencia del titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader, antes Sagarpah), Víctor Manuel Villalobos Arámbula (como máximo representante del Presidente de la República), nos hizo suponer que podría haber anuncios importantes para los sectores productivos primarios de la entidad; sin embargo su intervención al micrófono solamente fue de puro bla, bla, bla….y no se comprometió con nada ni con nadie de los allí presentes.

Y conste que en esa reunión, había representantes de los sectores ganaderos, agrícolas, mineros, pesqueros, forestales, de caza, presidentes municipales, diputados, titulares de universidades públicas, investigadores, de las etnias sonorenses y hasta funcionarios que estaban esperanzados en que la 4T (Cuarta Transformación) iba a ponerle a la bola con la aplicación de recursos.

Lamentablemente, la congregación de tantos personajes de la vida pública y productiva de nuestro Estado, solo sirvió para adornar un “regalo” que resultó muy chafa.

¿Para qué diablos vino?

A estas alturas del partido (o más bien dicho del sexenio), no es posible que nuestras autoridades federales todavía anden preguntando en Sonora qué ocupan los sectores que forman esta economía regional que quiérase o no, es grande y fuerte (por el esfuerzo de sus empresarios y trabajadores); pero que ante factores externos e indicadores económicos se encuentran muy vulnerable en estos momentos.

La gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich Arellano, en su calidad de anfitriona y al abrir el evento en el pódium, reiteró las peticiones que siempre ha pugnado; las cuales ya gestionaba para Sonora desde hace muchos años, cuando era Diputada Local.

De aquellos tiempos, ¿quién no recuerda a Pavlovich Arellano reclamando tener mejores condiciones en la carretera de cuatro carriles?

Comentario que incluso (me refiero a la urgente necesidad de rehabilitar totalmente la carretera) sacó a relucir en su intervención.

Igualmente habló de la necesaria aplicación de la tarifa 1F que también urge, en el advenimiento de este verano, y que se generalice para beneficio de todos los hogares de Sonora.

No es posible, pues, que a menos de 100 días del nuevo Gobierno Federal, nos hayan recortado un aproximado de mil 300 millones para obra pública y se haya destinado una gran parte a las entidades del sureste mexicano, de donde es originario el presidente López Obrador.

Y peor todavía, al estar los sonorenses con la zozobra de que en la posibilidad de que cambien las reglas del juego en el manejo de los recursos del Fondo Minero, también nos vayan a serruchar esos dineros que han servido para hacer la obra pública en los municipios que viven de esta actividad primaria.

En caso de confirmarse este último comentario, Sonora tendría 2 mil 700 millones de pesos menos respecto a lo que recibió y se invirtió el año pasado en todos los municipios.

Yo la verdad no creo, que en el caso de los Estados del sureste como Tabasco, Chiapas y Guerrero (por mencionar solo estos tres), anden todavía las autoridades federales haciendo consultas como la que vinieron a hacer aquí los de Sader y los Delegados de las diferentes Secretarías.

Por aquellos rumbos, ya tienen bien definida toda la lana que se va a invertir en obra pública y programas sociales.

Lo único que no han dicho allá, es si van a fomentar el empleo con inversiones considerables y de largo plazo; ya que esta es la única vía segura y más directa de acabar con la maldita pobreza que ciertamente provocaron los gobiernos corruptos de otros años.

La generación de empleos, precisamente, es lo que ha hecho el Gobierno de Sonora en el presente sexenio, ya que hasta febrero de este año, se han generado 74 mil 400 nuevas plazas laborales de todos los niveles y categorías.

Dichas estadísticas, por cierto, están sustentadas en los registros de la Delegación Estatal del Seguro Social.

El Gobierno Federal, si ya sabe lo que necesitamos aquí en Sonora (terminar la carretera, la tarifa 1F, apoyo a los productores de todos los tamaños, regresar los recursos a las guarderías y aplicar los demás programas sociales, entre otras cosas), ¿para qué viene y nos pregunta?

Que manden el dinero y pidan los proyectos ejecutivos para la inversión, y asunto arreglado.

Ahora otra cosa:

No creo que sea necesario que para todas las decisiones de gobierno se tengan que hacer consultas, plebiscitos y esas cosas.

Ahí se está equivocando el Presidente de la República y sus asesores.

Entonces ¿para qué son funcionarios?

Porque un funcionario, como todos sabemos, debe tener la rectoría de las decisiones que se ocupan para mejorar las condiciones de vida de sus gobernados.

Ya que para eso están preparados.

Se supone.

Resultaría muy fácil, entonces, que cualquier lidercillo de barrio o de cierto sector de una ciudad, estado o del país, para tratar de cambiar las decisiones que realmente benefician a más gente, organizara consultas nomás para dar la contra a las autoridades.

Como ya se ha visto.

¡Qué jodidos estamos!

Seguimos el lunes.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *

Una visita que no trajo nada a Sonora" >