La violencia puede tumbar candidaturas…y que se pierdan puestos públicos


Cuando el partido Morena lanzó como candidatos al Senado de la República por Sonora a la periodista Lilly Téllez García y al político Alfonso Durazo Montaño, llamó la atención -y se criticó mucho- la afirmación de este último, en el sentido de que una vez ganando los procesos electorales del 1 de julio del 2018, le dejaría su curul al empresario cajemense Arturo Bours Griffit.

Manifestó que una vez sentado en su curul del Poder Legislativo durante uno o dos meses (a finales del 2018), se levantaría para después irse al Gabinete Federal del presidente Andrés Manuel López Obrador a ocupar el puesto de Secretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana.

A más de un año en que Durazo reveló esas intenciones a varios de sus amigos, las cosas le resultaron tal y como lo planeó.

Se debe recordar, sin embargo, que en su momento -y para sus detractores- esa idea parecía imposible de hacerla realidad.

Motivo por el cual fue blanco de escarnio por parte de los politólogos y “opinócratas” que deambulan por los cafés de Hermosillo y de otros puntos de Sonora.

Ahora que Durazo Montaño se encuentra -agridulcemente, aclaro- en las nubes de la política nacional y considerado por muchos como el segundo hombre más fuerte del Gabinete Presidencial (luego de López Obrador, por supuesto), hay personajes que con sumo interés tratan de acercarse a él por lo que representa actualmente y porque podría ser el candidato a la Gubernatura de Sonora en el 2021.

Si no es que, podría ser el “bueno” para la Presidencia de la República para el 2024.

Dicen algunos.

Lamentablemente para Durazo y sus seguidores, las cosas no están tan bien como ellos quisieran.

El asesinato de nueve integrantes de la familia Le Barón en los límites de Sonora con Chihuahua por parte de un grupo delincuencial, no solo pone en aprietos su futuro político; sino hasta el puesto que actualmente tiene.

Aunque se entiende que López Obrador no hará cambios en su Gabinete (menos entre sus más cercanos colaboradores), en estos casos no faltan compromisos con gente que podría pedir el cese de quien no convenga a sus intereses.

Obvio que debido a la situación actual (ya que el horno no está para bollos, dice el refrán), no creo que algún funcionario federal o estatal de Sonora se distraiga pensando en su futuro político.

Por lo que ha trascendido en las noticias, no solo los presidentes Donald Trump y López Obrador están preocupados por este problema.

La gobernadora Claudia Pavlovich Arellano ha estado atendiendo directamente esta situación, y ha dado la orden para que se aceleren las investigaciones y se detenga a quienes cometieron estos abominables crímenes.

La fiscal sonorense Claudia Indira Contreras también ha estado concentrada en su trabajo, con el fin de dar con los responsables y tratar de evitar que se sigan presentando estas desgracias.

Porque así como ayer se informó de la detención de uno de los sicarios que provocó la muerte de un niño en Empalme, la Fiscalía General del Estado también está concentrada en dar resultados por los hechos registrados hace días en las inmediaciones de Bavispe.

Tierra natal, precisamente, de Alfonso Durazo Montaño.

Al igual que la gobernadora Pavlovich, un servidor piensa que esta acción es monstruosa y alentada (esto lo digo yo) por el consumo de drogas entre los mismos sicarios que apretaron el gatillo en contra de mujeres, niños y bebés.

Sobre este tema, precisamente, al clausurarse este miércoles la reunión plenaria de la Comisión Sonora/Arizona -mejor conocida en los últimos años como “Megarregión”-, la Mandataria Sonorense reafirmó ante su homólogo, Doug Ducey, mantenerse unidos y fuertes para enfrentar juntos este tipo de actos delictivos.

Mencionó que en ambos lados de la frontera hay mucha gente comprometido por hacer el bien, porque “lo que tenemos que hacer es seguir trabajando, es seguir siendo fuertes y fortalecernos cada día más, porque somos muchos más la gente de bien, somos muchos más la gente que queremos vivir en paz, somos muchos más los que tenemos valores y principios y lo que queremos es vivir con tranquilidad y paz, y lo vamos a conseguir”, asentó.

Presentes en esta clausura muchos empresarios, productores, equipos de trabajo de ambos gobiernos y sociedad civil, ante quienes aseguró que seguirá dando la batalla y luchando por Sonora.

Doug Ducey, por su parte, al tomar la palabra en  la plenaria, pidió un minuto de silencio por las víctimas de la familia Le Barón, porque “como líderes tenemos la opción de correr por cobardía o de confrontar y de destruir esta situación”, explico, “estoy aquí para mandar un mensaje: Arizona ya tomó su decisión, no somos cobardes, no correremos ni toleraremos la muerte de inocentes”.

Y siguió:

“Quieren dividirnos, quieren que nos fracturemos, quieren que nos desesperemos, quieren que neguemos nuestro deber sagrado de cuidar a nuestros ciudadanos, nuestras familias y nuestras comunidades. Por eso ahora, más que nunca, Arizona y Sonora deben mantenerse unidos y fuertes”, concluyó el mandatario de Arizona.

                                             0000000000000000000000000000000000000

 

Mucha razón tienen los defensores de los Derechos Humanos en Sonora, al señalar al estúpido disque periodista y/o conductor chilango Eduardo Videgaray, quien en su programa de la televisora Imagen de la Ciudad de México, se burló de las declaraciones del diputado guaymense Rodolfo Lizárraga, luego de que este volviera a decir en el pódium su inclinación sexual gay.

Acompañado de otra muchacha conductora que le sigue el rollo en cada uno de los programas, el idiota éste empezó a escurrir una bola de tonterías que se le fueron ocurriendo cuando el Legislador trataba de impulsar las iniciativas que le darían equidad a esta comunidad que merece respeto por parte de toda la población sonorense.

Nos vemos mañana.


Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *