Psicosis por violencia en Hermosillo


La desaparición de una estudiante de idiomas de la Universidad de Sonora, aunado al secuestro express de una familia y el intento de secuestro de una señora, así como otros hechos de violencia en la capital sonorense, generaron una psicosis en la sociedad hermosillense, aterrada además por los actos vandálicos de mujeres en el edificio del Poder Judicial cuando protestaban por los feminicidios.
La gente vive con miedo en la capital sonorense y teme lo peor, ya nadie está a salvo de un levantón, o de ser víctima de un fuego cruzado, como se vio en el asesinato a balazos de un bebé de tres meses en la colonia El Ranchito cuando estaba en su portabebé arriba de un auto.
Este martes pasado la Alerta Amber se activó cuando unos padres angustiados denunciaron la desaparición de su hija, a quien habían dejado en la Facultad de Lenguas Extranjeras de la Universidad de Sonora, y desde ese momento ya no se supo nada de la estudiante universitaria.
Cerca de las 21:00 horas del martes pasado, sus amigos y compañeros universitarios empezaron a difundir la fotografía de María del Socorro Burrola Salazar, en redes sociales, debido a que los padres de la joven se encontraban en la escuela en busca de cualquier información que los llevara a conocer su paradero.
Por fortuna, la Fiscalía General de Justicia de Sonora a través de su Departamento de Personas Desaparecidas de la AMIC, informó este mismo miércoles que ya se habían puesto en contacto con la joven universitaria María del Socorro Burrola Salazar, reportada como extraviada, agradeciendo a todos los que colaboraron para lograr su localización sana y salva.
La Fiscalía estatal no dio más información sobre la localización de la joven universitaria ni de las causas de su extravío, pero al señalar que la encontraron sana y salva deja muchas interpretaciones, y la más probable es que fue víctima de una privación ilegal de su libertad mediante un secuestro express que ya está de moda por los delincuentes.
De igual forma, por redes sociales circuló el audio de una mujer que denunció que al salir del Restaurant “Chiltepinos” del Bulevard Quiroga la noche del pasado martes 25 de febrero fue objeto de un intento de secuestro por parte de cuatro personas que viajaban en dos vehículos.
La mujer informa en su audio y en la denuncia que presentó en llamada al C5i y a autoridades policiacas que los cuatro secuestradores intentaron sacarla de su auto para llevársela, pero por los gritos que lanzó se acercó un mesero del Chiltepinos para intentar ayudarla pero fue amenazado con pistola por los sujetos, no siendo hasta que un señor llegó a enfrentar a los delincuentes hasta que los hizo huir.
La víctima de intento de secuestro en el estacionamiento de la Plaza donde está el Chiltepinos, a través del audio narró su horror de intento de secuestro luego de cenar con unos amigos, y exhortó a las mujeres a salir acompañadas, cuidarse y tomar toda clase de precauciones, además de considerar que portar gas o pistola no sirve de nada ante la llega intempestiva de los cuatro delincuentes, como fue su caso, donde pretendieron secuestrarla en un lugar público, y casi frente a una patrulla policiaca que estaba estacionado en un Oxxo cercano a la Plaza Comercial.
Otro caso sonado de privación ilegal de la libertad en Hermosillo se registró el pasado 11 de febrero, cuando una familia de la colonia Misión del Sol fue levantada de su domicilio por una banda de delincuentes.
Al tener la denuncia del delito, más de 60 elementos de la AMIC de la Fiscalía General de Justicia establecieron un operativo táctico para ubicar a los secuestradores, y en menos de tres días ubicaron a los delincuentes y a sus víctimas en la población de Suaqui Grande, a 154 kilómetros de Hermosillo, logrando liberar a la familia integrada por tres mujeres y una niña de 10 años y un niño de 6 años, así como la captura de los 5 secuestradores originarios de Guadalajara, Culiacán, San Luis Potosí y Brasil.
La fiscal estatal Claudia Indira Contreras Córdova, informó que no descarta que en el caso de la familia de Misión del Sol pudieran estar involucradas más personas en los delitos de secuestro, robo de casa habitación, asociación delictuosa y robo de vehículos al llevarse una Ford Lincoln Navigator y un auto BMW propiedad de las víctimas.
PERDON POR TRAERTE A ESTE MUNDO DE MIERDA
El hecho sangriento que conmocionó a la capital sonorense, fue la muerte a balazos de un bebé de tres semanas de nacido el pasado domingo en la noche, donde también murió balaceado un joven de 23 años de edad de nombre Elit Gustavo, a quien atacaron tres sujetos haciendo varios disparos cuando estaba en una carreta de venta de Sushi, uno de los cuales impactó un auto lesionando al infante Jesús Humberto, quien dormía en un portabebé en el interior del auto de sus padres quienes se bajaron a comer sushi en una carreta callejera.
El menor recibió el impacto de bala en la frente, y fue llevado por sus padres para que recibiera atención médica en el Hospital Infantil de Sonora, donde horas después falleció.
A través de redes sociales la madre del pequeño, Karina, señaló el desgarrador texto: “Te pido perdón, mi cielo, por traerte a un mundo tan mierda”.
En un mensaje en redes sociales donde aparece la foto del infante cuando estaba vivo, la madre del bebé Jesús Humberto externó: “Siempre serás el Amor de mi vida”, y “Tú no merecías esto, me dejas un gran dolor en el alma; no sé qué haré sin tí, mi pequeñito, mi Siquito. “Te vuelvo a pedir perdón”.
Según la nota publicada por la agencia Proceso, la abuela del menor, identificada con el nombre de Tere, denunció la agresión armada y lanzó varias preguntas: “¿Por qué mi bebé de tres semanas de nacido fue balaceado (sic)?, ¿por qué?, ¿por qué esta vida es una mierda?, ¿pero qué daño hacía este angelito? Nos lo arrebataron de la peor manera, eso no se vale.
Y como dijo la resignada alcaldesa de Guaymas, Sara Valle Dessens, “no se cuando se van a acabar las balas, qué va a pasar, cuántas personas más faltan (de morir) para que se detengan las balas y acabe por completo esto”, en referencia a la ola de violencia en el puerto guaymense que ha costado la vida de cientos de personas y a diez agentes policiacos, siendo el caso más reciente de asesinato el de la oficial Leslie Edith Rico López, quien fue acribillada en el interior de su vivienda.
Y mientras Sonora y México llora a sus inocentes muertos y por la ola de narco violencia, los elementos de la costosa Guardia Nacional pierden su tiempo como escoltas o comparsas, como se vio en Instagram cuando custodiaban al actor Roberto Palazuelos, en el Carnaval de Progreso, Yucatán, generando severas críticas en redes sociales.
O el caso de los agentes policiacos de Nogales, que fueron detenidos acusados de extorsión y probablemente de privación ilegal de la libertad en perjuicio de un médico nogalense que labora en una farmacia local, a quien extorsionaban solicitándole 50 mil pesos para no detenerlo por expedir recetas de medicamentos controlados. El médico presentó la denuncia ante la Fiscalía General de Justicia para detener a los dos agentes, quienes también extorsionaban a otros profesionales de la medicina.
Y de Nogales, el caso del policía de tránsito que fue detenido por el delito de sedición al ser acusado por grabar y difundir en redes sociales un audio sobre la supuesta presencia de un convoy de narcos en la región fronteriza, mismo que generó terror al virilizarse en redes sociales.
En el audio el mal policía alertaba que un grupo criminal realizaría un ataque armado en Nogales, información que fue falsa y generó zozobra entre los nogalenses.
Desde luego que por fortuna son más los policías estatales y municipales buenos que se preocupan por cuidar el orden y garantizar la seguridad ciudadana en Nogales y en todo Sonora, pero es necesaria que se haga efectiva la prometida limpia en las corporaciones policiacas porque a veces ya no se sabe quiénes son los buenos ni quiénes son los malos, y la ciudadanía ya no sabe en quién confiar.
En ese entorno llegará la histórica movilización femenil contra la violencia el próximo 8 de marzo y el paro nacional un día después por los feminicidios o asesinatos de mujeres por cuestión de género que siguen a la alza, generando como bien dice la gobernadora Pavlovich, enojo, frustración e indignación porque no ha sido suficiente lo que se ha hecho desde el gobierno para garantizar los derechos y la vida de las mujeres. ([email protected])

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *