Lilly Téllez, ¿único “chapulineo” que ha funcionado?


Cuando se cumplieron 20 años del programa televisivo “Beisbol al Día”, el personal encargado de ese festejo en Telemax tuvo la preciosa atención de invitar a quienes en ciertas épocas recibimos la oportunidad de participar -a cuadro y con temas hechos previamente en el terreno de juego- con nuestro trabajo periodístico.

Al celebrarse en el 2013 ese merecido reconocimiento en el estudio más grande del canal, la conductora Katy Amavizca le preguntó más o menos al titular del programa, Oscar Soria, ¿qué te ha enseñado a ti, trabajar por tantos años en Telemax?

A lo que el popular “Buky” -explícito y humilde como siempre- respondió que toda persona que trabaja en Telemax asimila muchos conocimientos y experiencia; lo cual hace posible que cualquier conductor, reportero o productor tenga la capacidad de trabajar en cualquier canal televisivo del mundo.

Versión a la cual un servidor le añadió en lo corto que, también se obtiene la capacidad de saber expresarse o desenvolverse en cualquier escenario.

Bueno.

Cuando escuché esa opinión de Soria Noriega en el aglomerado estudio, inmediatamente me vino a la mente Lilly Téllez, quien para ese entonces ya acumulaba triunfos como conductora titular de los noticieros de TV Azteca y otros medios nacionales; pero que muchos sonorenses sabíamos que tiempo atrás se formó como comunicadora en todas sus facetas en Telemax.

Aunque a un servidor no le tocó coincidir con ella.

El caso es que, el pasado lunes que se realizó en el Senado de la República la comparecencia del sub secretario federal de Salud, Hugo López Gattel, nuestra paisana tuvo una excelente intervención y manejo del micrófono como ninguno otro Senador que se haya visto en años recientes.

Y con ese magistral desempeño de Lilly en el pódium, también me vinieron a la mente las palabras de hace siete años de Oscar Soria.

Sin embargo lo que me resultó más sorprendente de la magnífica intervención de la hoy Senadora del PAN -luego de su renuncia a la bancada de Morena-, fueron esas cualidades histriónicas a la hora de estar en el pódium y que sin decir ningún improperio, le hizo saber sus verdades a quien debió haber aplicado una mejor estrategia para evitar la propagación del coronavirus que tantas desgracias nos ha provocado en el país.

Verdades que seguramente compartimos muchos mexicanos que hemos tenido familiares contagiados y fallecidos; y que al enfrentar esos golpes tan duros, todavía sufrimos la prohibición legal de despedirnos de ellos (como tradicionalmente se ha hecho).

Aparte, también, que debemos seguir cuidándonos y cuidar a nuestras familias para no enfermarnos.

Incluyendo a nuestros papás e hijos, por supuesto.

Haciendo historia, les recuerdo que las comparecencias de los funcionarios del Poder Ejecutivo ante su contrapeso el Legislativo, siempre han tenido episodios polémicos en cualquier parte del mundo, incluyendo México.

Porque hasta golpes ha habido.

En los tiempos del reinado priista en nuestra nación, había uno que otro Diputado Federal o Senador de izquierda que le gritaba y se la hacía de pedo a Gustavo Díaz Ordaz, a Luis Echeverría Alvarez y al mismo Carlos Salinas de Gortari en sus comparecencias dentro del Congreso de la Unión; pero que nunca tuvieron el impacto como el de este lunes.

Según mi punto de vista.

Obvio que en los congresos locales también ha habido escenas de este tipo, incluyendo Sonora.

¿Cómo no recordar, por ejemplo, al famoso “Chilero” de Cananea que a grito abierto criticaba las acciones del Gobierno Federal, prediciendo incluso la militarización de nuestra seguridad pública y hasta la desaparición de la Policía Federal que en aquellos años estaba bien coludida con el narcotráfico aquí en la entidad?

Pero insisto:

Eran gritos en el desierto.

Ahora no.

Lo importante en la actualidad, es que esos reclamos del pasado -y los que están haciendo los políticos de oposición a Morena- provoquen verdaderos cambios para que mejoren las condiciones de salud y se resuelvan las necesidades en la vida de los mexicanos.

En las variadas intervenciones que se vieron en la comparecencia de este lunes, otra Senadora del PAN le preguntó a López Gattel ¿cuántas muertes más se necesitan para que renuncie usted a su puesto?

Porque de acuerdo a las cifras que se dieron a conocer, se afirma que de los más de 800 mil contagiados en el país, hay más del 10% de mortalidad; lo cual es muy superior a la media mundial que apenas ronda del 2 al 5%.

Y esta última cifra, la verdad, es mucha.

Aunque sea exageradamente menor a la que tenemos en México.

Era de esperarse que la intervención sublime de Lilly Téllez en contra de López Gattel, provocaría muchas reacciones a favor, las cuales apabullaron a las que se hicieron en contra.

Una de esas opiniones que me llamó la atención, fue la del maestro periodista Francisco Javier Ruiz Quirrín, quien en un twitt escribió: “Lo voy a decir porque coincido con muchas voces: Si Lilly Téllez aceptara buscar la gubernatura de Sonora…Cómo provocaría dolores de cabeza al proyecto del Presidente López Obrador…Y hasta podría ganar la elección…pero no quiere”.

Lo cierto es que después de tantos “chapulineos” que se han visto en el terreno “democrático” de México (cuando los políticos cambian de partido), pudiéramos decir que el de Lilly Téllez ha sido uno de esos cambios que sí ha funcionado en el ejercicio del Poder.

Ahora nomás falta que atiendan las demandas que hace a nombre todos los mexicanos.

Ya por la tarde y en la conferencia vespertina que le inventaron exclusivamente, López Gattel dio un enredado discurso (¡qué flojera estarlo escuchando!) donde trató de borrar la paliza que le dieron las Legisladoras en el Senado de la República.

Con su contextualizado mensaje definió que las Senadoras panistas que lo increparon tenían disonancia cognitiva, que según la psicología “es un término que hace referencia a la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas y emociones que percibe una persona que tiene al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto”.

Ufff!...parece que el texto que tomé del internet lo escribió López Gattel.

Dicho con un ejemplo y para que se entienda más claro, pues, es cuando sabes que el tabaco es malo para la salud y de todas maneras fumas mucho.

Nos vemos en la siguiente.


Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *