Militarizado inicio

A la toma de protesta de Alfonso Durazo Montaño la madrugada del lunes le dimos seguimiento a través del canal del Congreso del Estado, luego de que desde la media tarde del domingo nos dimos cuenta de la imposibilidad de una cobertura a nuestro gusto, dado el férreo control militar y policial en torno a todo el Centro Cívico de Hermosillo.  

Es que no nos ocupamos en conseguir la acreditación correspondiente, y tal omisión nos persiguió esta mañana, al enfrentar fuerte resistencia de policías municipales y de severos militares apostados en los accesos, calles y bocacalles, como refuerzo a las vallas metálicas que impedían en tránsito vehicular y que operaban como filtros para impedir que los ociosos en auto o a pie, deambular por los alrededores de los palacios, estatal y municipal, Congreso del Estado, Plaza Zaragoza, Plaza Bicentenario, Poder Judicial y demás.  

Tuvimos que hacer gala de convencimiento para poder acceder a nuestras oficinas, desde donde constatamos el militarizado ambiente, con abundante personal de la armada de México e incluso perros detectores de explosivos, toda vez que en el Palacio de Gobierno se llevaba a cabo la Instalación de la Mesa Estatal de Seguridad.  

Dados sus antecedentes como secretario de Seguridad Federal, fue evidente al gran aparato de seguridad que lo protegió a lo largo de la campaña y ya como gobernador seguramente tal blindaje se reforzará, porque no es cualquier cosa correr riesgos ante la actuación desbordada de bandas del crimen organizado de los últimos meses y que seguramente no las frenará el cambio de gobierno.  

Militares empoderados

Esperemos que ese cerco militarizado en torno a los más importantes edificios del gobierno en Sonora solo sea por la jornada inaugural del sexenio; que los trabajos de la Mesa Estatal de Seguridad que se dice serán a diario no sean en el Palacio de Gobierno y que la necesaria seguridad física que debe tener Durazo Montaño, sea lo suficientemente estricta, pero sin afectar a ciudadanos comunes y corrientes.  

No sería nada extraño que si se trata de implantar a cabalidad la 4T en Sonora la tónica sea exacerbar la militarización, de hacer de los soldados en las calles una imagen a la que hay que acostumbrarnos, con la esperanza de que así se inhiba la violencia criminal y no solo sea para cuidar la seguridad del gobernador y de su gabinete.  

En fin, hay que esperar que se les serene la hormona y se asiente la euforia para poder determinar si lo que pasa en este arranque es sólo circunstancial o será la constante, a partir de que nunca será buena noticia ni generador de buenos sentimientos el actuar prepotente y soberbio, ni creemos que sea positivo que tales conductas sean la marca de la presunta “Nueva Grandeza Sonorense” que dice encabezar el recién estrenado gobernador.  

Por ejemplo, no tenemos idea si los invitaron y no quisieron asistir o que no los invitaron, que para el caso es lo mismo, ya que sumamente extraño el que en la toma de protesta no hayan estado los exgobernadores Manlio Fabio Beltrones, Armando López Nogales y Eduardo Bours Castelo, que en el caso de Guillermo Padrés se entendería, asistiendo solamente para mención honorífica, Samuel Ocaña.  

Eduardo Bours Castelo

Un evento republicano no debe organizarse desde una perspectiva patrimonialista ni lo cortés quita lo valiente, si es el caso de que no fueron invitados, que si así fue, pues toda esa retórica incluyente que se escucha por esos rumbos es mera demagogia, porque vamos, ni siquiera fueron invitados por ejemplo el alcalde electo de Hermosillo, Antonio Astiazarán y sí otros de MORENA y aliados.  

En fin, tampoco cuadra con el discurso políticamente correcto que desde el 6 de junio expresó el ahora gobernador, sus primeras declaraciones este lunes al expresar que Sonora “Fue un rancho manejado por un voraz caporal; ayer terminó su tiempo; se pueden retirar y nadie los va a llorar; encontré un Estado arrastrado por malos y voraces gobiernos”. Y si por la víspera se saca el día, a lo mejor y al estilo, ya entraron en la ruta de la confrontación con el pasado, no faltando quienes consideren innecesario llegar haciendo frentes de discordias de forma tan rupestre.  

Por lo pronto y en función de la emergencia sanitaria que enfrentamos, en la Secretaría de Salud José Luis Alomía Zegarra llegó tomando decisiones y entre las primeras están los nombramientos de Andrea Enríquez Quintana como coordinadora general de Administración y Finanzas de los Servicios de Salud de Sonora; Gabriela del Carmen Nucamendi Cervantes; coordinadora general de Servicios y Proyectos Estratégicos de Salud; Christhian Alejandro Sozaya Meza, director general de administración de los Servicios de Salud de Sonora.  

También a Francisco Ramón Encinas Leyva como director general de la Unidad de Asuntos Jurídicos Sergio Sánchez Ordoñez, director general de Promoción a la Salud y Prevención de Enfermedades; Sebero Castro Paz, director general de servicios de salud a la persona; Eva Moncada García directora general de enseñanza y calidad de los servicios de salud de Sonora; Luis Mario Villela Martínez, director ejecutivo de la Comisión Estatal de Bioética; Sergio Morales García, comisionado estatal de Protección Contra Riesgos Sanitarios, y Abel Puentes Camacho director general del Centro Estatal de Trasplantes.  

José Luis Alomía

Por lo pronto, en el Congreso del Estado ya se registra la primera baja, toda vez que la diputada plurinominal del Partido verde, Lirio Anahí del Castillo Salazar, solicita licencia para separarse de su cargo luego de menos de dos semanas de rendir protesta, para presuntamente asumir una posición de muy buen nivel en el gabinete estatal, que bien podría ser la titularidad de Comisión de Ecología y Desarrollo Sustentable del Estado de Sonora.  

Damos por descontado que la solicitud será aprobada y con ello se da el caso que una militante de muchos años del PAN, Brenda Lizeth Córdoba Búzani, suplente de la diputada ecologista, pase a formar parte como propietaria de la 63 legislatura de la entidad, ya que renunció al blanquiazul y a su suplencia de la diputada federal Madeleine Bonnafoux, en rechazo a la alianza Va por Sonora.  

Pues vaya fortuna la de esta dama que también fue regidora del ayuntamiento de Hermosillo por el PAN y que ahora pasa a ser parte de la alianza legislativa que tiene MORENA con sus verrugas, no descartándose que haya otros movimientos similares por rumbos del Congreso del Estado.  

Lirio Anahí del Castillo

La sesión de este martes sólo trae ese punto relevante, ya que los otros son relativos a posicionamientos, uno de MORENA para elucubrar sobre la importancia del arribo de Durazo a la gubernatura y el otro sobre la Conmemoración del Día Nacional de las Mujeres con Discapacidad, por parte del Panal.  

Por lo demás, resultó impecable el ceremonial protocolario de la toma de protesta ante el pleno legislativo y tan exclusiva asistencia monocromática, sin que se advirtiera públicamente ni un detalle fuera de lugar, llevándose su buen cacho de gloria el presidente Jacobo Mendoza Ruiz.  

Por cierto, lo que son las cosas con el buen Jacobo ahora en los cuernos de la luna luego de aquella feroz campaña en su contra al interior de MORENA por haber asistido a un evento del entonces alcalde Manuel Ignacio Acosta, por lo cual no solo se pretendió vetarlo para ser dirigente estatal, si no que hasta su expulsión de ese partido fue exigida.  

Jacobo Mendoza

Luego de la toma de protesta, el ya gobernador se fue a Palacio de Gobierno, donde para hacer lo propio, ya lo esperaban los integrantes del gabinete legal y ampliado cuyas posiciones ya habían sido anunciadas, agregándose a ese grupo de notables María Dolores del Río Sánchez, quien quizás mediante un trámite abreviado en el Consejo Ciudadano, vino a quedar como secretaria de Seguridad Pública, posición a la que ya la habíamos perfilado.  

La también expanista y exdirigente de Movimiento Ciudadano viene a pasar a la historia como la primera mujer a cargo de esa delicada responsabilidad, prospectándose que la concordancia de género permita una muy buena relación con la fiscal General de Justicia, Claudia Eréndira Contreras, en tanto se le construye el cerco para obligarla a renunciar, si es que esa fuera la intención. 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *