¡Se los dije!

El Serrucho
Por Víctor Mendoza Lambert

Hace un par de semanas les comentaba la crisis por la que están atravesando los gringos en materia de productividad y desarrollo.

Los hoteles con pésimo servicio dejando de atender los cuatros con el pretexto de evitar contagios de COVID, cuando el problema es falta de personal y por lo mismo ni cambio de sábanas, ni limpieza de cuartos y lo cotidiano es reciclar las toallas mojadas.


Los restaurantes de buena parte de los Estados Unidos lentos, muy lentos en su atención, falta de productos básicos y en algunos casos cierre temporal de negocios de cadenas de prestigio.

En efecto, el cierre de su frontera no sólo sirvió para intentar detener la pandemia, sino que les afectó en sus actividades diarias, les hizo daño en su calidad de atención, y por supuesto les ha generado un bajo rendimiento en su servicio.

Es por eso qué el próximo 8 de noviembre de nuevo se abren las puertas para todos y todas, una vez más los mexicanos en la parte sur y los canadienses en la parte norte podremos pasar a actividades no prioritarias a los Estados Unidos de Norteamerica.

¡Claro!, no solamente se trata de cruzar la frontera para visitar centros comerciales o turísticos, sino que miles de mexicanos de nueva cuenta estarán ofreciendo su mano de obra calificada y nuevamente se podrá ver un eficaz y eficiente servicio en esos negocios donde hoy tienen problemas serios.


Más de 20 meses donde se perdieron miles de empleos y los que se salvaron están con enormes deficiencias, a los gringos les urge que se regularice el paso de mexicanos. La construcción ha tenido un lento avance, la agricultura con problemas para cosechar sus productos, el transporte sin choferes que lleven de norte a sur y este a oeste los productos perecederos que se cultivan y que urge ubicarlos.

Y así pudiera seguirle con todo lo que están batallando los vecinos del norte, haber cerrado la frontera tenía como principal propósito evitar contagios y por consecuencia enfermos y muertes. Pero a pesar de todo ello, nunca se pudo detener la ola de mortandad, pues los gringos han sufrido más que ningún país en el mundo, ya van más de 720 mil muertes y siguen contándose por cientos día a día.

Así que ya lo decidieron y ya pusieron fecha, será el próximo lunes 8 de noviembre cuando se podrá cruzar como lo hicimos toda la vida. Muchos pasarán o pasaremos al acostumbrado “shooping” otros buscarán reactivar su fuente de trabajo y van por la sobrevivencia.

La única recomendación que se me ocurre decirles es… no se aceleren, no se desborden, allá siguen y seguirán muchas de las tiendas y sobre todo, existirá tiempo para ello, los que tienen que trabajar, adelante, los están esperando.

De ida
Aprovechando el momento subí a mi cuenta de tuiter un sondeo donde pregunto a los sonorenses ¿cuando tienen pensado viajar a las ciudades de Tucson o Phoenix? Lugares visitados con mayor frecuencia por miles de hombres y mujeres de nuestro estado.

La respuesta fue:

a) En cuanto abran un 21%

b) Finales de noviembre un 20%

c) En diciembre un 19%

d) Hasta el próximo año un 40%

Partiendo de este ejercicio vemos qué un 60% de los que acostumbran visitar el estado de Arizona estará por aquellos rumbos y eso para los vecinos es muy bueno, por ello el comercio local, me refiero al sonorense está preocupado pues se dejarán de recibir muchos millones de pesos.

Solo como referencia les puedo recordar qué Sonora y Sinaloa tan solo ellos gastan alrededor de mil millones de dólares anualmente en Arizona, así que ya se imaginarán lo que puede suceder.

De vuelta
El Presidente López Obrador no quiso dejar pasar la supuesta solicitud del alcalde de Hermosillo Toño Astiazaran de pedir 6 mil millones de pesos para acabar con los baches en las calles. La respuesta fue: “de qué quiere su nieve el alcalde”, un comentario poco apropiado para la ortodoxia política que tuvo como respuesta, “pues mi nieve es de pitaya”.

Así que lo sucedido lo podemos considerar como una de las acostumbradas burlas del Presidente a quien no es de su partido o de su grupo político y la respuesta la podemos entender como momento de debilidad de Toño, alguien lo convenció fácilmente de dar una respuesta que algunos la tomaron como un reto, otros como algo chistoso y los más analíticos como una confrontación.


Lo que haya sido no es bueno para el alcalde hermosillense y mucho menos para los que aquí vivimos. Pues esa “nieve” al final de cuentas afecta a todos los involucrados.

Aserrín
Pues no, ni tregua, ni calma, ni firma de convenio alguno puede detener la violencia en el sur de Sonora, Ciudad Obregón, la ciudad mejor planeada de México, la ciudad que todo sonorense presumía hace algunos años, el granero de México, la ciudad de las grandes y limpias calles, siguen derrabado sangre.

No se ve cuando ni cómo podrán ponerle un alto a esas agresiones, tampoco se puede entender que un mando único pueda controlar el problema.

Ciudad Obregón dejo de ser el orgullo de Sonora para convertirse en el municipio de las tragedias y las balas perdidas.

Víctor Mendoza Lambert director de Grupo Entre Todos.

Correo: vmendoza1@hotmail.com

Twitter: @VictorMendozaL

Facebook: Victor Mendoza Lambert

WhatsApp: 6624335077

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *