Lapidario

Contundente y hasta intimidante el lapidario mensaje que representa el retrato donde aparecen sonrientes y pegaditos Ernesto Gándara Camou, Onésimo Aguilera, Iris Sánchez Chiu, Jorge Meade, Rosario Rodríguez y Martín Gándara, éste último, eventual relevo de Ricardo Mazón como una de las fuentes de financiamiento del PRI en Sonora. Es sarcasmo.  

Pero más allá de ese tipo de chunga, concretada la imposición del CEN de ese partido para instalar a la nueva dirigencia, la imagen adornada con el logo que lleva los tres colores patrios, confirma la percepción que divulgamos en este espacio respecto a que la integración de Sánchez Chiu a la fórmula patrocinada por la cúpula priista, fue producto de una concertación, conciliábulo o contubernio, con el excandidato de la Alianza Va Por Sonora a la gubernatura.  

Como sea, su aval implícito a la falta de decoro con que resolvieron el relevo de Ernesto de Lucas y Kitty Gutiérrez, deja muy endeble la rebelión que encabezan Zaira Fernández y Pascual Soto para que el diferendo se resuelva en las urnas, toda vez el indiscutible capital político que mantiene en el PRI “El Borrego”, aunque formalmente ya no sea militante de ese partido.  

Acelerado el proceso de blindaje en torno a la dirigencia espuria, que incluyó, además de muestrearse con Gándara Camou, anunciar la renovación del Consejo Político Estatal, órgano de autoridad partidista que por lo regular se encarga de elegir dirigentes y que deberá estar debidamente actualizado antes del resolutivo que emita la sala Guadalajara del TRIFE, que eventualmente podría ordenar reponer el procedimiento de elección y que sea dicha instancia la que elija.  


Nueva funcionaria del PRI
Y como pilón, está la toma de protesta de Kiki Díaz Brown como secretaria de Gestión Social del CDE del PRI estatal, nombramiento que desmiente la elaborada trama descrita por el ideólogo e intelectual del tricolor, Bulmaro Pacheco Moreno, quien como se sabe, asegura que el arribo de la nueva dirigencia representa el desplazamiento del grupo de la exgobernadora Claudia Pavlovich, a quien responsabilizó de dividir tres veces a ese partido en los últimos años y que ahora está temeroso porque no tienen con qué negociar con el gobierno de Alfonso Durazo.  

Muy intrincada, muy truculenta la elucubración de quien ha abrevado de logros de los distintos grupos priistas incluido el de la exgobernadora, y también ha sido víctima del desplazamiento que alude, que en el caso de la dama de tanta alcurnia ahora alta funcionaria del CDE, fue la administración sexenal anterior la que la sacó de la socialité y la hizo diputada local y luego subsecretaria de la SEDESSON, además de alardear su compromiso “claudillero” a la menor provocación.  

No se requieren de retorcidos razonamientos para entender que en el PRI de antes y de ahora, en los partidos de antes y de ahora, los relevos de dirigencias implican acuerdos internos para construir proyectos comunes y en esas anda el delegado Jorge Meade para estabilizar condiciones de gobernabilidad al interior de ese partido y si para lograr esa meta deben de otorgar cuotas, pues a darle, sin importar que esa cuota sea para supuesto grupo desplazado, el que dicen por ahí que representa Manlio Fabio Beltrones  

No crean que nos agüitamos, pero tarde nos dimos cuenta, que en la convocatoria a una comida con representantes de medios de comunicación el pasado martes, la flamante dirigencia priista no nos incluyó, sin que haya menor problema porque de todas formas no íbamos a ir, dado el severo cuadro de conjuntivitis que nos trae en convalecencia, pero de todas formas nos enteramos de las tradicionales muletillas ahí vertidas sobre una operación cicatriz, convocatorias a la unidad y demás simpladas.  


Bulmaro Pacheco
Así a ojo de buen cubero, sabe qué quedaría de ese partido si los padrinos y titiriteros de Onésimo e Iris le entran en serio a la depuración de militantes “que representan a grupos políticos que han sido hegemónicos en los últimos 12 años” y sí, a ojo de buen cubero, dicho propósito resulta una soberana estupidez y que lo publiciten, pues más estúpido.  

Se nos figuran descabelladas las elucubraciones y condenas porque los órganos de representación al interior del PRI, en los ayuntamientos y en el Congreso del Estado, estén ligados a la exgobernadora Claudia Pavlovich, como si les resultara extraño o no natural que así sea y no solo eso, que en lugar de procurar los reacomodos y adecuaciones de los nuevos tiempos como siempre ocurre, publiciten intenciones de rompe y rasga, tal como lo propone Bulmaro.  

Desde este desordenado escritorio, la perspectiva no es nada buena para los nuevos tiempos que vienen para ese partido, al menos en el corto y mediano plazo, independientemente de que las cosas quedan como están ahora o haya cambios o no por orden del TRIFE, ya que la mesa está puesta para que reciban el desprecio social, incluida buena parte de su militancia, gravitando además del poco o nulo respeto de parte del gobierno estatal y del partido oficial, que en todo caso ha logrado una interlocución de alto nivel y de óptima calidad con la bancada del Congreso integrada por los desplazados aludidos.  

Como sea, hay muchas expresiones de la nueva casta dirigente del PRI en Sonora que muestra supina ignorancia de las realidades que persisten en ese partido a lo largo de muchos años y resulta lógico, toda vez que el que opera las cosas es un político totalmente ajeno a dichas realidades y que ejecuta lo que le ordenan desde el CEN en función de que posicione al efebo de Alito, y si el nombramiento de la señora Díaz Brown pone su parte, pues hay que entregar esa parte del acedo pastel y así repartirán otros, como debe ser.  


Ernesto de Lucas
Por lo pronto, el lapidario mensaje de “El Borrego” avalando la imposición, sabe que reacciones haya generado en Zaira Fernández y Pascual Soto, sí, a ese par que sin el menor respeto político los etiquetaron como parte de los grupos que deben ser depurados del PRI y que lo único que les queda es que el TRIFE se apiade de ellos y les dé la oportunidad de competir en las urnas.  

Y de igual forma la bancada del PRI en el Congreso del Estado, la cual ha sido tildada también como representantes de esos grupos que le estorban a la nueva dirigencia y al mismo PRI, de acuerdo a la hipótesis de Bulmaro, aunque como se sabe, en el caso de Ernesto de Lucas la relación con la exgobernadora no fue la mejor en los últimos años y la gestión de Natalia Rivera fue meramente institucional.  

En fin, las calabazas en la bamboleante y destartalada carreta priista distan mucho en estar acomodadas y por más descalificaciones grupales o prisas que le pongan los desplazadores, por más anuncios sobre la renovación del Consejo Político Estatal; nombramientos en carteras del CDE y presentación en el IEES, todo quedará en nada si en la sala regional del TRIFE en Guadalajara les da un palo similar al que se aplicó en la elección de dirigencia en Chiapas.  

Pero mientras eso ocurre, la tendencia es que los presuntos desplazados y los desplazadores se están dando hasta por debajo de la lengua, con filtraciones de videos, audios e historias que dejan muy mal parados a unos y otros, que en lo que a nosotros respecta, sólo vamos a expresar nuestra extrañeza por la inesperada catilinaria de Pacheco Moreno, quien por lo regular emite razonamientos prudentes y mesurados y más cuando sus nuevos amiguichis pontifican sobre la necesaria unidad, de operación cicatriz, de convocatorias a la inclusión y ese tipo de demagogias.  


Héctor Larios
Pues fíjense que de esos temas y más nos tocó platicar con Héctor Larios Córdoba en inesperado y fortuito encuentro, teniendo tiempo suficiente para hacer un recuento desde hace casi 30 años, cuando desde un puesto gerencial en empresa hermosillense, ganó una diputación local y luego la federal, y de ahí para el real, mantenerse como integrante de la bancada del PAN, tanto en San Lázaro como en el Senado de la República durante 21 años, además de ser influyente integrante de la cúpula nacional de ese partido y secretario de gobierno de Sonora.  

Aunque lo percibimos distante de asuntos del PAN, tuvo muy buenos comentarios sobre el dirigente Gildardo Real; defendió su paso como secretario de Gobierno durante la administración de Guillermo Padrés, posición a la que renunció a causa de las intromisiones y desaseos de Roberto Romero; justificó además que Francisco Búrquez haya desplazado a Florencio Díaz Armenta del primer logar de la fórmula al senado en la elección del 2012, toda vez la cercanía de las familias Búrquez-Padrés, aunque reconoció la buena la labor de “El Chito” como Secretario del Ayuntamiento, aunque él hubiera preferido estar al frente de Agua de Hermosillo.  

Mediante un rápido ejercicio enumeró las obras distintivas de los últimos gobiernos estatales y consideró que la única que no dejó nada tangible ha sido Claudia Pavlovich; hizo alusión al difícil carácter y limitaciones de Oscar Ochoa Patrón, que a la postre llevaron a su destitución de la SEC o a las broncas y agravios de David Galván contra la ahora diputada Alejandra López Noriega, además de calificar como extraordinaria la gestión de Antonio Astiazarán como presidente municipal.  


Antonio Astiazarán, excepcional
De muy buen pelo el platique sobre aquel mítico y legendario Club del Hoyo, cuya mayoría de sus integrantes ya fallecieron y de igual forma, el recuento de integrantes de la LIV Legislatura, varios de los cuales también ya murieron, como son los casos de Alonso Márquez, Benito Flores, Marco Antonio Cubillas, Julio César Rodríguez, Leopoldo Egurrola, entre otros, y ni modo, es que ya han pasado 28 años desde entonces.  

De muchos temas más platicamos, y ya en otros Entretelones daremos cuenta de ellos. 

Y tal como se esperaba, la exgobernadora Pavlovich fue expulsada de las filas del PRI, cerrando así el círculo de ajustes en ese partido donde las exclusiones se han convertido en norma y no es que creamos que la ahora cónsul de México en Barcelona no lo mereciera, si no que ese sello no creemos que sea el más conveniente para un partido político, en donde las traiciones en temporadas electorales son tan comunes como aquella del 2009 con personajes muy empoderados actualmente que entregaron las plazas al PAN solo para darle la contra a Eduardo Bours Castelo y a Alfonso Elías.  

Pero dicho tema da para mucho más y lo dejaremos para después.  

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *