Despertar Ciudadano


 

Existe un despertar ciudadano que está convulsionando al sistema político actual, como fenómeno social, porque los partidos no representan los intereses de la mayoría y, por el contrario, obstaculizan el desarrollo en todo el ámbito nacional.

La decepción que están ocasionando los partidos políticos, por ser excluyentes, está provocando que los ciudadanos estén volteando hacia otro lado.

Hoy, ese ente ciudadano, que está emergiendo con fuerza en la sociedad, exige otras formas de participación política que lleven a un verdadero crecimiento.

Y es ese factor, el que está empujando hacia la transformación, en la sociedad y en el régimen político actual.

Los ciudadanos se están dando cuenta de que no necesitan de los partidos políticos para impulsar la vida democrática del País.

Esto se debe a que los partidos están ensimismados en pleitos cupulares que tienen detenida la vida nacional.

Por eso vemos, tristemente, que por obedecer a los intereses de las dirigencias de los partidos, hoy no tenemos un Fiscal Especializado en Atención a Delitos Electorales, porque Santiago Nieto Castillo fue destituido, lo que representó un atentado contra la democracia en México.

También podemos ver, lamentablemente, que por estar los partidos atrincherados en pleitos de cúpulas, México enfrenta una crisis institucional en materia de Estado de Derecho, quizá la más aguda de la historia reciente del país.

En medio de una crisis de derechos humanos y de acusaciones de corrupción, que se presentan a diario, México no tiene ninguna de las tres fiscalías que podrían hacerle frente al problema.

No tenemos hoy procurador ratificado por el Senado sino un "Encargado de Despacho", tampoco tenemos Fiscal Anticorrupción designado y, para completar esa triste realidad, no hay Fiscal para Delitos Electorales.

Los partidos en lugar de ver la forma de ponerse de acuerdo, están pensando en sus propios intereses, pero no de sus militantes, sino de las cúpulas; olvidándose del sentir ciudadano, del cual se encuentran cada vez más alejados.

Es precisamente, ese despertar ciudadano, el que hoy se da cuenta de que las organizaciones políticas no son más la vía para atender sus necesidades, tampoco la forma para solucionar las demandas de una sociedad en crecimiento.

Por eso, el régimen de partidos políticos está siendo rebasado, lo que genera todo un movimiento, una convulsión social, en México y en los estados, que empuja a una participación de los ciudadanos de manera independiente.

Los partidos, en general, se han alejado del origen ciudadano, para convertirse sólo en instrumentos de poder.

Y hoy no es necesario estar en un partido político para transformar la vida pública de México.

Las nuevas generaciones, sobre todo, así lo exigen, para cambiar el estado de cosas, sin ataduras partidistas, e impulsar el desarrollo a fin de ver por un mejor futuro para todos.

Al igual que a nivel nacional, Hermosillo está deteriorado por pleitos partidistas que impide recuperar la grandeza de esta ciudad como capital del Noroeste de México.

 

Agradezco sus comentarios y retroalimentación a través del correo electrónico davidfigueroao@me.com; y en redes sociales: Twitter @DavidFigueroaO /Fb David Figueroa O.

David Figueroa Ortega es empresario, Ex Cónsul de México en Los Ángeles y San José California; Ex Diputado Federal; Ex Alcalde de Agua Prieta; Ex Dirigente del PAN en Sonora.

 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *