Me declaro populista, pero en reversa: El Polacas


 

Inspirado por las ideas políticas de don Trini, su maestro de primaria, y del filósofo argentino Ernesto Laclau, el licenciado Óscar “El Polacas”© Holguín, candidato independiente sin registro a la alcaldía de Hermosillo, se sumó a la petición empresarial de que en estas elecciones los mexicanos debemos razonar el voto.

 

Acusado de ser “carritoteniente” por la exagerada cantidad de carritos de hotdogs que nunca ha puesto en sus declaraciones patrimoniales, el empresario de los dogos señaló que sus dos carritos de hotdogs (“No las decenas que me han achacado… ¡amalayón!”, puntualizó sin levantar el brazo por aquello de los tufos) no han sido producto ni de compadrazgo ni de corrupción, como afirman los perversos.

 

“La corrupción nunca ha sido ni es ni será ni habrá de ser (‘pa que vean que también sé conjugar el antefuturo o futuro perfecto del verbo ser’, subrayó) práctica de mi negocio. Y cuando digo nunca es NUNCA, ni en los tiempos más difíciles, que son los de Cuaresma… bueno: apenas que me lleguen con un buen mochadón entonces sí me hago como que la Virgen le  habla”, precisó el ex abanderado del Partido de la Unidad Social (PUS) en aquellos tiempos de los tandeos.

 

“Mis carritos de dogos han sido producto del trabajo y confianza de todos, de fuertes inversiones de capital prestado por unos amigos que tienen unos amigos que andan por ahí, escondiéndose, y de una visión de generación de empleos (aunque pague una miseria), bienestar (aunque no tenga asegurados a mis perrones) y crecimiento durante algunos años (sobre todo de la panza)”, añadió en la mesa 6 de su casa de campaña, ubicada en Yáñez y Colima, Centro.

 

“Nadien me ha regalado nada —puntualizó el Licenciado Holguín—, lo que tengo lo he logrado gracias al esfuerzo y trabajo de cada uno de los integrantes de esta compañía que no opera ni mineras ni cosas ferroviarias ni carreteras ni cines ni nada de eso, sino una concesión de carritos de hotdogs. Y quiero dejar bien claro que el término “concesión” no es sinónimo de corrupción ni de compadrazgo, aunque el sustrato semántico de esas palabras las hermane y signifiquen lo mismo en la práctica… en otros casos, no en el mío”, indicó raudo y veloz el candidato a la alcaldía al darse cuenta de que se estaba mordiendo la lengua, como dicen en la colonia Modelo.

 

“Hoy, México, y también Hermosillo, enfrenta un momento importante de incertidumbre con motivo de las próximas elecciones, donde claramente vemos dos propuestas de modelo económico y político, totalmente diferentes y opuestas: la mía y la de los demás”, mencionó el independiente con una gallardía propia de abanderado de escolta en pleno 24 de febrero, como a las 8 de la mañana. Y luego pidió “algo para beber porque… iren: tengo la garganta seca seca”, e hizo como que escupió pero nada salió de su boca de arrabal.

 

“Recientemente —agregó “El Polacas”© después de darle un largo trago a un envase de los denominados cahuama que sudaba como albañil bajo el sol de agosto—, hemos escuchado con preocupación propuestas de estatización de empresas y la derogación de las reformas energética y educativa (que no han servido más que para maldita la cosa, concretó), entre otras ideas que supuestamente significarían un retroceso de décadas y el regreso a un modelo económico que está más que probado que no ha funcionado en varios países, y nos han dicho que Venezuela, Argentina, Cuba, la extinta Unión Soviética, entre otros países y naciones, son testigos de ello… y eso por no hablar de algunas entidades de nuestro país donde las mineras y los grandes consorcios de coyotes hacen de las suyas”, señaló el aspirante a munícipe de la capital sonorense.

 

“¿Pero saben qué? —azuzó el Licenciado Holguín— A nosotros eso no nos debe preocupar porque eso no pasará en México por una simple razón: porque, nos guste o no nos guste, al gobierno gringo acá enseguidita no le conviene que en Hermosillo o en México, pues, se desate una inconformidad creciente como en los países con los que pendejamente nos quieren asustar. Así que nada de eso: acá los mexicanos y también los hermosillenses somos estoicos e impertérritos, no nos arredra el porvenir ni nos arredra el más allá… ni el más acá… y no nos ponemos a chillar ni cuando vamos a echar gasolina, y dejen ustedes lo caro… ¡lo corriente que está y que no dura nada!”, replicó.

 

Por supuesto que nos enoja y nos ofende la corrupción… de otros, la impunidad y la falta de seguridad. Es imperativo corregir estos problemas, dijo el former candidato del PUS, por eso nos pronunciamos por un país donde el Estado de Derecho prevalezca como valor fundamental para impartir la justicia por igual. “Dejemos atrás la política del “laissez faire, laissez passer” y demos paso a un nuevo país y un nuevo Hermosillo donde todo sea transparente… de la puerta pa’fuera”, dijo guiñándole el ojo a Porfirio “La Jacaranda” Jiménez, presidenta de su club de fans, guía espiritual y masajista personal en las noches de frío o de calor, y luego se empinó otra vez esa como cahuama.

 

Salgamos libremente a votar con inteligencia y no con el enojo que hoy todos compartimos. Nuestro país y municipio requiere de un voto razonado, inteligente y a conciencia, del México que queremos para nuestras familias y nuestros hijos. Cualquiera que sea el resultado, los empresarios tenemos como responsabilidad seguir construyendo y generando empleos y riquezas para el país, arengó, como Aquiles ante los mirmidones, a la raza que la calurosa tarde de ayer libaba como cosaco en la casa de campaña del Licenciado Holguín.

 

Yo no sé si un modelo populista 2.0 sea la solución para nuestro municipio y/u país, subrayó el capo del hotdog hermosillense: “he visto que todos los candidatos prometen hasta los calzones con tal de que les den el voto: una tarjetita tricolor por aquí, una becota por allá, una estafa maestra más acá, una despensa a la raza de los blichers, materiales de construcción para todos los que su apellido empiece con W… o sea: populistas son todos y, claro, nadie”.

 

“Y en ese marco, yo me declaro populista, pero populista en reversa, o sea: échenme calzones, tarjetas, becas, estafas, despensas y todo lo que se les ocurra, dijo el candidato independiente sin registro, y voten por el que les dé la gana, pero que les dé la gana votar por mí, aunque yo lo único que les puedo dar es amor y más que amor, añadió “El Polacas”© polarizando una cahuama gélida y helada. “¡Salud, cochitos!”, le gritó a los gaviotones y columpios que empezaron a aplaudirle sin saber por qué… y después emitió su clásica risa de hiena…

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *