Estas líneas…


+ La “debatitis”, el lado oscuro de los candidatos; todos coinciden: corrupción acaba con los partidos; sigue el rescate de escuelas; Lorena Garibay: ser diputado no es entregar carritos de hot dogs


Agustín Rodríguez L.

GUAYMAS, Son.- La “debatitis” integrada a las campañas saca lo peor de cada participante, en un fenómeno pasional donde los aspirantes a cargos de elección lo menos que dicen es cómo cumplirán sus ofertas.

Dicen saber de problemas, pero no cómo los resolverán. Igual que en campañas previas, pero entre tanta discusión de los candidatos a alcalde –son 6 y algunos ni siquiera debieran estar allí—, la lección que dejan es, de nuevo prometen con escasa oferta.

El último evento del tipo lo promovió la radio de Mario Astiazarán, hermano de Toño, y fue un éxito didáctico. Exhibió a quienes carecen de estrategias y capacidad para emprenderlas. Peor, confirma la tesis ciudadana de que los partidos caminan hacia la historia.

Ya no hay candidatos de partidos, solo de alianzas. Luego, golpes a discreción. Lorenzo de Cima fue el “punching bag”. Debe serlo, es el alcalde –va por su reelección-- y si recordamos la historia, los mandatarios son enemigos del pueblo. Por algo.

Los escuché. Reitero mi reconocimiento al independiente Ernesto Uribe. Como excepción, sabe de qué habla y cómo hacer las cosas. Hace años a su padre, don Germán, le ofrecieron las “fuerzas vivas” de Guaymas ser el próximo a alcalde. En esa época ganaba todas el PRI y por allí caminaría.

No quiso. Lo que le pagaban al alcalde no le alcanzaba para sostener a su familia. Ernesto lo menciona y pocos entendieron. La explicación es, el viejo Germán, respetado empresario acostumbrado a poner puntos sobre las íes, no iría a robar. Su hijo tampoco va a eso.

Sergio García, candidato de Movimiento Ciudadano, lo ironiza y hace reir: “yo no sé que tiene el presupuesto que quienes están dentro no quieren irse y los que salieron quieren regresar”. Eso, tras acusar que la desviación de recursos es práctica común, raspando a la “ineficiente actual administración”.

Al despedirse, Uribe fue el primero y llamó a no pelear; pidió usar el tiempo para explicar cómo harán en el remoto caso de que ganen –porque yo vengo a ganar, dijo con aplomo-- para cumplir su pobre oferta.

El “Gato” Luis Felipe Bárcenas, prefirió proponer y mostrar músculo. Pero en el ring de la batalla campal, su capacidad no le funcionó. Los grupos de aplaudidores oficiales fuera de la sede lo vieron perder.

Siguió Sergio García y les dijo que no saben de qué hablaban. Criticó errores desde la oferta, del “Gato” y de Sara Valle, el primero apartidista llamado por el PRI para que lo propusiera el Partido Verde; la segunda, petista contratada por Morena.

Lorenzo de Cima esquivó la machacante artillería enemiga señalando que Guaymas es más que un mitote, una intriga o una infamia y “ocupamos gente seria y responsable para recuperarlo”.

Porfirio Villa Brito ha sido regidor varias veces y por eso lo criticó la aspirante del PT, pero su cierre fue que por esa experiencia sabe lo que hará: actuar siempre en defensa de la gente a partir de “un gobierno transparente”.

Sara Valle “quemó” su salida atacando a Porfirio –si se ríe se lleva --, y en el lanzamiento de obuses resaltó, “Porfirio no tiene vergüenza” y “muerde la mano que le dio de comer”.

Fue reiterativa en que Villa Brito muerde manos. Quedó en el ambiente algo así como que lo hicieron regidor y no hizo caso a los alcaldes, pese a autorizársele “aviadores” y otras lindezas.

Me quedé helado: ¿negociaciones oscuras? El pueblo vota por alcalde y colaboradores que cuiden sus intereses. Seríamos cínicos si las aceptamos en lugar de exigir respeto a la ley.

En política no se debe ser ingenuo, pero tampoco cínico. Sigamos pensando que ellos tampoco lo son. Eso sí, cuando llegue quien tenga la mayoría de los votos, debe aclarar estas cosas que corrompen las buenas costumbres y llamar a cuentas a quien tenga que llamar.

Si nos acostumbramos a la leperada, al manoteo, no reclamemos nada a los políticos cuando se vayan y nos dejen el tiradero que padecemos.


ISSSTESON: CON RAZÓN

HERMOSILLO.- El ISSSTESON explica el inicio de negociaciones con pensionados para lograr una nivelación justa.

De entrada, choca con mi manera de pensar eso de meterse con los pensionados y jubilados, que reciben apenas para comer.

Avanzo en la lectura y entiendo lo que el director Pedro Contreras dice entre líneas, para no herir “susceptibilidades” de los aludidos. Un 20% de jubilados y pensionados “tal vez por un error de cálculo o porque quizá no se sumó algún ingreso, reciben un pago menor al que les corresponde”.

Luego explicará qué hará para poner orden en las otras pensiones. Las que reciben quienes se cobijaron a la sombra del árbol del poder en el cercano pasado. Ejemplo: el temporal secretario de Infraestructura José Inés Palafox. A ver si obtengo la lista, aunque será difícil, porque hay otros políticos conocidos que siguen en el pandero.

No culpen pues, a los trabajadores de la tronada circunstancia que vive el ISSSTESON.


DE SALIDA:

1.- Aplaudo los 150 millones de pesos gestionados por la gobernadora Claudia Pavlovich para mejorar escuelas. Tras la reunión de trabajo de Escuelas al Cien, confirman que 156 planteles de educación Básica y Media Superior, se rehabilitarán para beneficio de 30 mil 400 estudiantes.

Cuando asumió la gobernadora había 100 escuelas cerradas por Protección Civil, por ser un riesgo para los estudiantes. Qué distinto hoy. Se le apuesta a la educación, porque es el futuro.


2.- Esto dijo la candidata a diputada local por Guaymas, Lorena Garibay:

“El trabajo de un diputado local no es andar regalando carritos para vender hot dogs. Su tarea debe enfocarse siempre a buscar los recursos necesarios para llevar soluciones a los problemas de las comunidades que representan”.

Aludió a Manuel Villegas, diputado actual por el PAN, pero ¿regresó? al PRI, al ofrecerle coordinar campaña de la alianza PRI-Verde.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *