Trato inhumano de CFE a víctima de explosión del transformador


Como inhumano se podría calificar el trato que le están dando los funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) al joven Luis Fernando Payán Pérez -de apenas 15 años de edad-; luego de sufrir múltiples quemaduras en su cuerpo y rostro al explotar un transformador subterráneo en el centro de la ciudad de Hermosillo el pasado 27 de noviembre.

En la información que pudimos apreciar en las redes sociales de internet, aparecen las declaraciones preocupantes de la señora Beatriz Elena Pérez Córdova -madre del adolescente-, quien ha tenido que brindarle atención personalizada y sin descuidar a sus otros dos menores de 9 y 11 años de edad.

La señora ha dejado de trabajar para acompañar durante semanas completas a Luis Fernando en su rehabilitación en el Hospital Shrinners de Sacramento, California en Estados Unidos; dejando la responsabilidad de la casa a su esposo que se dedica eventualmente al oficio de soldador.

Para hacer el primer viaje al hospital de especialidades en rehabilitar quemaduras, la familia contó con el apoyo de la Secretaría de Salud en Sonora que por instrucciones de su titular, Enrique Claussen Iberri, el traslado se hizo en la ambulancia aérea la noche del 28 de noviembre.

Como se ha publicado recientemente, los léperos abogados y/o la aseguradora contratada por la CFE, están ofreciendo apenas 2.5 millones de pesos de indemnización total como pago de los gastos médicos a futuro.

Esto a cambio de que la señora Beatriz firme un papel de desistimiento, el cual libraría de toda responsabilidad a una de las paraestatales que más corrupción ha registrado en toda su historia.

(paréntesis para decirles que CFE es junto a Pemex una de las entidades de gobierno que más prestaciones y sueldos elevados brinda a sus trabajadores; amen de las remuneraciones a jubilados y pensionados, de las cuales muchas de ellas también superan los 100 mil pesos mensuales. Con lo cual hasta le podrían hacer competencia a la corrupción que ha imperado en el Isssteson, ya que Wenceslao Cota y compañía también “ganan” pensiones sumamente elevadas)

Pero bueno.

No sabemos si hasta la tarde-noche de este lunes 17 de febrero, había otra instancia oficial u organización que se ofreciera a apoyar legal o económicamente a Luis Fernando y que asegurara una atención médica de calidad por el resto de su vida.

Lamentablemente los daños que sufrió en su cuerpo y cara (40% y 80%, respectivamente), serán motivo de múltiples operaciones, tratamientos sumamente caros y traslados constantes a Sacramento, California.

Menos mal que para el viaje que harán de nueva cuenta para finales de febrero, el joven Luis Fernando contará con el apoyo de la alcaldesa Célida López Cárdenas.

Otra de las afectadas por la explosión, fue la jovencita Clarisa Bencomo, también de 15 años de edad, quien resultó con lesiones menores por el fuego que salió desde lo profundo de la banqueta.

Ella, representada por su familia, sí accedió hace días a firmar el desistimiento a los léperos de la CFE y de la aseguradora.

Igualmente hubiera estado -en las mismas posibilidades de firmar el desistimiento, por supuesto- un supuesto tercer afectado por la explosión del transformador, de quien se dice se trata de un joven que al no sufrir ninguna lesión de consideración, prefirió trasladarse por sus propios medios a recibir atención médica al Hospital General del Estado.

Sin saberse más sobre su paradero.

Debo decirles que aunque no es santo de mi devoción (ni yo tampoco de él, seguramente), hay que reconocer la disposición del licenciado Héctor Contreras Pérez para defender legalmente la causa de la familia Payán Pérez.

Nos imaginamos que al ser el presidente de la Barra Sonorense de Abogados, el también ex Procurador General de Justicia en Sonora (Contreras Pérez), contará -aparte de su capacidad profesional- con la asesoría de los expertos del Derecho en la entidad.

Por tal motivo, no creemos que alguno de los abogados se vaya a querer prestar para “voltearse” y persuadir a que la familia Payán Pérez se anime a desistir de la demanda legal en contra de CFE.

A cambio de algún arreglo en lo oscurito con la parte acusada, por supuesto.

Lo que sí podríamos criticar de Contreras Pérez, es que al igual que otros abogados del pasado reciente, ya se ha puesto a litigar en los medios de comunicación.

Prueba de ello lo vimos ayer con la extensa entrevista en Proyecto Puente de Luis Alberto Medina, además de otros espacios informativos.

Con la racha de lluvias que tuvimos recientemente -y ante la aglomeración de tantos hermosillenses al centro de la ciudad-, todos los días, la CFE le puso ganas y supuestamente ya reparó los casi 20 transformadores que están instalados por las diferentes banquetas.

Tenemos confianza, pues, de que no vuelvan a suceder este tipo de infortunios.

Ya para despedirme hoy martes, quiero mandarle de todo corazón mis mejores deseos -y los de mis hijos y de mis papás- a nuestra querida amiga Elsa Villa, quien el pasado domingo tuvo un accidente en su bicicleta de montaña.

Razón por la cual está hospitalizada y nos unimos a las oraciones para que haya mejores noticias sobre su estado de salud.

Seguimos mañana.

 


Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *