Se fregó la cosa

Lapidaria la respuesta de Andrés Manuel López Obrador a gobiernos estatales y municipales que reclaman a la Federación el abandono presupuestal, pero a pesar de que en su retórica centralista subyace monumental mentira, todo indica que la suerte está echada. 

“Sonora tiene presupuesto suficiente… de manera cariñosa, que no nos echen la culpa, y va para todos los Estados; si no están haciendo obras no es porque la Federación no ayuda. Lo que nos corresponde entregarles se les entrega sin regateo”, dijo López Obrador en su verborrea mañanera de este jueves, en respuesta a las reacciones por el recorte de alrededor de seis mil millones de pesos al gasto federalizado en esta entidad para el año próximo. 

Para este presidentito no representa absolutamente ningún problema el cero pesos para el Fortaseg; eliminación del programa de escuelas de tiempo completo; eliminación o reducciones sustanciales a 16 programas de apoyo a la producción agropecuaria; cero pesos para mantenimiento a carreteras; solo 379 millones de pesos para infraestructura para el desarrollo regional y así, en un largo listado que para efectos sonorenses, representa un recorte de más de seis mil millones de pesos, dos mil millones de pesos más a lo recortado en el actual ejercicio 2020. 

Y háganle como quieran, faltó decir al circunstancial inquilino de Palacio Nacional, para luego recurrir a sus perversos sofismas al asegurar queSonora recibe 10 mil millones de pesos en apoyos sociales directos a la población, a través de programas como becas a estudiantes de educación básica y superior, sembrando vidas, jóvenes construyendo el futuro, adultos mayores, producción para el bienestar, entre otras plataformas electoreras asistencialistas. 

Andrés Manuel López

Por supuesto que con esos 800, mil, mil 500 pesos al mes, esos beneficiarios no harán coperachas para pavimentar una calle, comprar patrullas, hacer un puente, rehabilitar una carretera, recuperar superficies agrícolas, construir una estancia infantil o un refugio para mujeres víctimas de la violencia,  o equipar un barco pesquero, entre otras acciones que tampoco podrán realizar el Estado y los municipios, porque con dicha dispersión asistencialista, la Federación justifica sus mezquindades. 

Es que mientras se da el machetazo al gasto federal en los Estados, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF 2021) continúa por el camino de la presunta austeridad y se centra en el aumento de recursos destinados a los programas sociales del gobierno, así como en los grandes proyectos de infraestructura como la refinería Dos Bocas, Tren Maya, aeropista Santa Lucía con incrementos presupuestales de 10 por ciento con respecto al presente ejercicio. 

Por ejemplo, para los programas sociales como Adultos Mayores se destinarán 135.1 mil millones de pesos; para Becas de Nivel Medio Superior, 33.2 mil millones; Becas de Nivel Básico, 31.9 mil millones; Sembrando Vida, 28.9 mil millones; Jóvenes Construyendo el Futuro, 20.6 mil millones; Personas con Discapacidad, 15.5 mil millones; Producción para el Bienestar, 13.5 mil millones, y La Escuela es Nuestra, 12.3 mil millones de pesos. 

Bajo la anterior perspectiva, habrá qué ver que puede hacer la gobernadora Claudia Pavlovich para ser escuchada en la cámara baja del Congreso de la Unión y ante el autor material de los recortes, el titular de hacienda, Arturo Herrera y sabe también para qué sirvan exhortos de la legislatura estatal que solicitan se reincorporen mayores recursos del gasto federal en Sonora. 

Víctor Guerrero

Y con el posicionamiento presidencial sobre el tema, los de por sí sometidos representantes de MORENA en el Congreso del Estado y allá en San Lázaro, les sobrarán pretextos para que así como lo hicieron el año pasado, se crucen de brazos y no le cambien ni una coma a la propuesta o sea, ya nos fregamos todos ustedes. 

A reserva de echarnos una platicada con el titular de la SEC, Víctor Guerrero González, resulta muy ilustrativo ver como opera por ejemplo el programa la Escuela es Nuestra, que vino a suplir acciones de instancias de gobierno mediante la creación de comités escolares para definir y construir obras en los planteles o adquirir equipamiento y para que se den una idea, solo 71 planteles en Sonora están insertos con asignaciones presupuestales de 10 mil a 50 mil pesos al año, en tanto que los cuatro mil 500 planteles restantes no tienen ninguna asignación presupuestal. 

Es más, ya van más de ocho meses del actual ejercicio y nada se sabe del avance de ese programa en la entidad, cuyas asignaciones presupuestales son responsabilidad del super delegado Jorge Taddei Bringas, además que ni siquiera se sabe si han sido constituidos esos comités escolares; a quién o a quiénes se les ha entregado dinero; qué obras se hicieron, cuáles son los avances y demás. 

Y así por el estilo con esta caterva de wevones e incompetentes, quienes desde la hamaca actúan como si fueran dueños de vidas y haciendas; gozan de privilegios aristocráticos y manotean recursos de forma indiscriminada y a placer, satisfechos además de que el gobierno federal sólo haya presupuestado para infraestructura educativa en Sonora menos de dos millones de pesos para el año próximo, sin descontar el manoteo de Taddei y fauna de acompañamiento. 

Jorge Taddei

El otro tema de la verborrea mañanera del presidente, fue a lo que consideró el gran éxito del sorteo del avión presidencial que no se sorteó y como le fue tan bien, hasta anunció que el año próximo habrá otra rifa similar, no descartándose que sea el mismo aeroplano si es que no se vende. 

Sabe de dónde saca López Obrador que la rifa fue un éxito a partir de los números oficiales dados a conocer por el titular de la Lotería Nacional Ernesto Ortega Prieto. Aseguró que se vendieron 4 millones 685 mil 800 cachitos, cifra que representó un 78.09 por ciento del total de los billetes disponibles y una recaudación de dos mil 242 millones 900 mil pesos, los cuales dijo el presidente, serán destinados en su totalidad a la compra de equipo médico. 

Pues sabe qué criterios aplique para concretar su dicho, porque por los 76 premios vendidos, deberán cubrirse mil 520 millones de pesos, además de los 121 millones de pesos de comisión para los vendedores de los premios, saldo al que hay que agregar la autocompra de cachitos que fue poco más de mil millones de pesos, incluidos los 500 millones de pesos que le metió el INSABI. 

De acuerdo a esos números, la mentada rifa fue deficitaria en cuando menos 800 millones de pesos, destacando que de los 100 cachitos premiados, 42 fueron parte del paquete de boletos que empresarios fueron obligados a comprar y que se supone distribuyeron entre sus empleados; 16 de los premios los ganó la propia Lotería Nacional por su autocompra millonaria con supuestos fines de donación; 13 cachitos premiados fueron adquiridos por el INSABI, para también donarlos a hospitales.  

Ernesto Ortega Prieto

Cinco de los premios fueron en paquetes adquiridos por sindicatos y como se sabe, 26 premios quedaron mostrencos, cuyos montos serán destinados al INSABI, para cuando menos recuperar los 500 millones de la compra de boletos y al menos lograr un saldo a favor por 20 millones de pesos. 

No se advierte por ningún lado en dónde está el éxito alardeado por el presidente y que le de motivos hasta para anunciar otro sorteo similar el año próximo y sin duda lo hará porque necesita desplegar protagonismos en el proceso electoral. 

Y esperamos que los capos del crimen organizado cuya base de operaciones está en Hermosillo, entiendan que solo se trató tema de un discurso y sin mayores consecuencias lo manifestado en su II Informe la alcaldesa Célida López Cárdenas, respecto a que los narcos deben ser fusilados. 

Es que coincidimos con amigo nuestro que sin más ni más consideró temerario ese posicionamiento de la primera autoridad municipal, si es que alguien desde las entrañas de esa actividad delicuencial se siente agraviado y reacciona de mala manera. 

Célida López

Por aquello de no te entumas, doña Célida debería de tomar medidas adicionales de protección personal y de su familia, al menos mientras el agua retoma su nivel, y que sus radicalismos pasen al terreno del anecdotario, que para esos efectos, está cuando Enrique Flores López como candidato del PRI a la alcaldía capitalina, anunciaba mano dura contra la delincuencia y hasta proponía la creación de una policía montada, toques de queda y acciones punitivas diversas para combatir el delito. 

Pues esa historia tiene final: postulado por el PAN, Casimiro Navarro Valenzuela le pasó por arriba al ya fallecido y estimado profesional de la arquitectura y tal resultado se atribuye al rechazo de la mayoría de los hermosillenses a ese tipo de excesos discursivos. 

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *