Estas líneas…



+ Pactan CEA y Ayuntamiento encausar inversiones; la desaladora está cerca, pero preocupan las fugas; ya hay responsable de la planta y capacitan a gente para operarla; AMLO deja apoyo como  nunca para las etnias; promete 50 MDP a alcaldes de 9 municipios serranos; Guaymas-San Carlos, en el tianguis de Acapulco

Agustín Rodríguez L.

GUAYMAS, Son.- Interesante el proceso para operar la desalinizadora de agua en “El Cochorit, playa que tantos años quiso Empalme para atraer turismo, pero la volvieron zona industrial y hoy espera que valga la pena.

José Luis Jardines, titular de Comisión Estatal de Agua confirmó terminada la planta y la prueban –serán 40 días continuos—para ver que no falle y no salir con eso de Chuchita y su bolsa del mandado.

El ejecutivo del agua firmó un convenio con el Ayuntamiento que preside la doctora Karla Córdova, para encausar recursos a través de la comuna. Extrañamente, el señor Jardines, técnico muy preparado, deja ver que CEA Guaymas, esquina con David Guillermo Pintor Hernández, no puede con el paquete.

Ha de ser. Administrar un ente como CEA, tronado siempre, pero con administradores prósperos, debe ser harto difícil, sobre todo porque tanto tiempo de rapiña le hizo depender del subsidio estatal y los trabajadores terminaron negándose a cumplir encomiendas y criticando intentos de acabar con el sindicato, no con los recomendados de funcionarios y representantes en turno.

Están por arreglar eso, porque en el segundo semestre del año invertirán 200 millones de pesos en rehabilitar el sistema de agua y drenaje e irán sobre el urgente saneamiento, que desde 2001 ordena la ley y desde entonces la violamos al contaminar todo.

Jardines dice lo mismo que sus antecesores, no hay dinero, y pide “la unión de voluntades” para encontrar soluciones.

Ah, la alcaldesa le pidió incluir tapas de alcantarilla en la necesidad inmediata, pues el “cártel de las tapaderas” desapareció más de 200 en los últimos meses, dejando hoyos donde caen vehículos y gente, con daños que en cuanto los abogados descubran lo que implicaría una demanda, tendrán un lucrativo negocio en perjuicio de las finanzas públicas.

A ver si ahora que le entra la Secretaría de Marina con su presupuesto, también la entra a indagar por qué tampoco se resuelven los delitos contra instalaciones públicas.

De paso, confirman que el responsable de que funcione bien la desalinizadora, es Rubén Darío Moreno Celaya. Supongo que está allí porque sabe de eso; ya pidió apoyo para preparar gente, que será de CEA y los capacita el veterano técnico y exadministrador, Roberto Silva.

Esta planta que desde 2020 debería estar operando, costó más de 800 millones de pesos y traerá 200 litros por segundo a partir del 27 de junio, que se extraerán de pozos de playa perforados a 100 metros de profundidad; se eliminará n sales e irán a un tanque para enviarla a 2 módulos de 17 mil metros cúbicos y luego, dos bombas la conducirán por un tubo de 22 pulgadas y 11,551 metros de largo, para entrega en Empalme.

Allí comienza la distribución para ambas ciudades y el dolor de cabeza planteado por la Asociación de Ingenieros Civiles como voceros de tanta gente que utiliza el recurso: el agua se inyectará a una red anacrónica donde se fugará ¿la mitad? del líquido destinado al puerto.

CEA acepta el pesimismo, pero afirma que en 3 años mejorará la infraestructura, disminuirán las fugas, tratarán las aguas negras y desaparecerá la otra gran preocupación del sector Salud, la contaminación.

Que así sea, CEA.

SEXENIO DE LAS ETNIAS

La enésima visita del presidente López Obrador a Sonora confirmó el nuevo trato a pueblos indígenas, siempre desatendidos en esa normalidad típica de los gobiernos del ayer.

Por supuesto, no todos están contentos por cómo les fue en la feria y algunos tienen razón, pero entre reporteros, entendamos, López Obrador ya no es el candidato eterno que convivía con nosotros, a quien le echábamos la mano porque, carismático que es, nos caía bien y pues ¿qué tiene? Mandábamos las notas a nuestros medios, publicadas siempre, lo cual ya claro, olvidó.

Hoy es el presidente y debe hacer su tarea no como queramos, sino como obligan las circunstancias.

Lo importante, sin embargo, es lo que su visita deja: incorporó al pueblo guarijío a sus planes de justicia, como hizo con los mayos; con los yaquis ni hablar, avanzan cuantiosa inversión; con los seris confirmó más de lo que ya se hizo.

El presidente pidió a Alfonso Durazo hacerse responsable de supervisar esos planes y como ya lo ha estado haciendo, no hay problema.

Sépase que por primera vez un presidente pisa tierra guarijía y, dijo Durazo, estas comunidades “son reflejo del rezago del Sonora profundo que se busca remediar”.

AMLO se comprometió a regresar en 6 meses para supervisar avances.  Bien, pues a ojo del amo, engorda el caballo.

Por cierto, el gobernador y el presidente ya le vieron las orejas al lobo yaqui y pidieron unidad dentro de las comunidades.

Les dijo que se los quería “expresar con toda franqueza”. Es que se han puesto muy difíciles y no hay quién los pare. A ver si hacen caso, pues la verdad, son unos pocos los que les impiden lograr una mejor calidad de vida.

AMLO los escuchó y pidió “no cansarnos de dialogar y de hablar. Aunque no lleguemos a acuerdo en la primera, hay que seguir hablando, no romper”, y les volvió ofrecer acceso a programas de desarrollo y apoyo para comprarles tierras.

También reunió el presidente a alcaldes serranos y a 9 de ellos les dijo que les enviará 50 millones de pesos para mejoras en su suelo. Y encantados.

TIANGUIS TURÍSTICO

En Acapulco, inició el Tianguis Turístico que la pandemia suspendió los últimos dos años.

Guaymas y San Carlos sobresalen en la promoción que lleva la Secretaría de Turismo del gobierno de Sonora.

Comentarios

Comenta ésta nota

Su correo no será publicado, son obligatorios los campos marcados con: *